Prue­bas in­fer­na­les

TEST­CEN­TER JA­GUAR EN NUR­BUR­GRING

AUTOhebdo SPORT - - AL VOLANTE - Ra­fa J. CID

Un día en Nur­bur­gring es un día de fies­ta. Es co­mo un tra­mo del Rall­ye Rías Bai­xas o del Prín­ci­pe de As­tu­rias. De los de an­tes, de más de 20 ki­ló­me­tros. Algo más rá­pi­do, sin pae­llas, con más guar­da­rraí­les, aún más ver­de y fron­do­so. Na­da que ver con un cir­cui­to per­ma­nen­te de los de hoy en día, co­mo Mont­me­ló o El Ja­ra­ma, pues no hay es­ca­pa­to­rias, ni gra­das, aun­que sí mu­chos pia­nos. Y con una ven­ta­ja: está ce­rra­do al trá­fi­co de for­ma per­ma­nen­te, allí so­lo se pue­de pi­lo­tar…

“Nur­bur­gring tie­ne to­das las di­fi­cul­ta­des que un co­che se pue­de en­con­trar en su uso dia­rio”, nos cuen­ta Phill Tal­boys, in­ge­nie­ro je­fe del Cen­tro de Prue­bas per­ma­nen­te que Ja­guar po­see des­de 2002 jun­to al Cir­cui­to de Nur­bur­gring, “por eso, des­de la pri­ma­ve­ra has­ta el oto­ño, es de­cir, en los me­ses de buen tiem­po, ve­ni­mos aquí a tes­tar to­dos nues­tros vehícu­los”.

Pa­ra com­pro­bar­lo, nos subimos a sus co­ches más po­ten­tes, a sa­ber, el XF-R de 510 ca­ba­llos

de po­ten­cia, el XJ de idén­ti­co ca­ba­lla­je y el coupé XKR-S, la fie­ra su­pre­ma, con sus 550 CV. Y ca­pi­ta­nea­dos por el pi­lo­to ale­mán Sas­ha Bert, nos aden­tra­mos en el In­fierno. El In­fierno Ver­de.

To­do en uno.

Sa­li­mos a la pis­ta con un fuer­te agua­ce­ro. Sas­ha li­de­ra un gru­po de tres co­ches con otros tan­tos pe­rio­dis­tas es­pa­ño­les, en­tre los que nos en­con­tra­mos. Te­ne­mos suer­te, to­dos son bas­tan­te rá­pi­dos, to­dos te­ne­mos ex­pe­rien­cia en com­pe­ti­ción. Por eso, si­guien­do al lí­der con fe –aun sin co­no­cer­nos de me­mo­ria la pis­ta– po­de­mos ro­dar ver­da­de­ra­men­te de­pri­sa. Hay muchas cur­vas de 200 km/h, que aho­ra en mo­ja­do “so­lo” to­ma­mos a 180. Ade­lan­ta­mos a un Fe­rra­ri Ita­lia, a va­rios Pors­ches RS. Se­gún as­cen­de­mos, se for­ma nie­bla, y al pa­sar­la, nos en­con­tra­mos con mu­chos ki­ló­me­tros de pis­ta se­ca. En tal es­ta­do, el úl­ti­mo Pors­che ade­lan­ta­do re­cu­pe­ra el te­rreno per­di­do y nos pa­sa con de­ci­sión.

Ya nos lo ade­lan­ta­ba Tal­boys: “En tan­tos ki­ló­me­tros de cir­cui­to las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas cam­bian, hay zo­nas con muy buen as­fal­to y otras ba­chea­das…

Es per­fec­to pa­ra tes­tar la fia­bi­li­dad de los mo­to­res, la re­sis­ten­cia de los fre­nos o los ajus­tes del con­trol de es­ta­bi­li­dad”.

Los “ga­ti­tos” so­bre los que ca­bal­ga­mos se com­por­tan co­mo ta­les en la pis­ta. El XKR- S es el más deportivo con di­fe­ren­cia, va per­fec­to en es­tas cir­cuns­tan­cias, se dis­fru­ta co­mo un co­che de ca­rre­ras. Mien­tras, el XJ, aun­que es el que ma­yo­res ba­lan­ceos de la ca­rro­ce­ría pre­sen­ta, qui­zá es el que más sor­pren­de: gra­cias a su cha­sis de alu­mi­nio so­lo pe­sa 1.600 ki­los, cuan­do lo nor­mal en su ca­te­go­ría son los 1.800 o 1.900. Los Cla­se S de Mer­ce­des o los Se­rie 7 de BMW du­do que pu­die­sen dar­le ca­za aquí. El XK- R, por su par­te, está en un buen tér­mino me­dio.

“Hay que te­ner cui­da­do –con­ti­núa Tal­boys– cuan­do po­ne­mos a pun­to una amor­ti­gua­ción en cir­cui­to, pues sue­len sa­lir de­ma­sia­do du­ras pa­ra la ca­rre­te­ra. Por eso, ade­más de pro­bar en Nur­bur­gring, lo ha­ce­mos en Gay­don, In­gla­te­rra, don­de está nues­tra se­de, en el cen­tro de prue­bas Idia­da, en Es­pa­ña, o en el Ár­ti­co, don­de com­ple­ta­mos las prue­bas de frío. Te­nien­do en cuen­ta los re­sul­ta­dos de to­dos es­tos lu­ga­res con­ce­bi­mos los ajus­tes fi­na­les de nues­tros co­ches”.

Tal­boys ha­ce hin­ca­pié en los ajus­tes de los con­tro­les de trac­ción y es­ta­bi­li­dad. Con ca­da evo­lu­ción pre­ten­den ser más efi­ca­ces, más se­gu­ros y, a la vez, que se no­ten me­nos. Los co­ches que pi­lo­ta­mos cuen­tan con ESP deportivo, que, co­mo sa­bes, per­mi­te cier­to derrapaje pe­ro lo con­tro­la si es ex­ce­si­vo. En mo­ja­do lo de­ja­mos co­nec­ta­do del to­do, y cuan­do lle­ga la zo­na se­ca pul­sa­mos el bo­tón “Ra­ce” –tie­ne una ban­de­ra a cua­dros–, la sus­pen­sión se en­du­re­ce y el ci­ta­do ESP se ha­ce más per­mi­si­vo. Es per­fec­to pa­ra con­du­cir sin mie­do a al­tas ve­lo­ci- da­des y por te­rreno no co­no­ci­do y se­guir di­vir­tién­do­se.

Com­ple­ta­mos cua­tro vuel­tas, ca­si 40 mi­nu­tos con­du­cien­do. Al sa­lir de la pis­ta, efec­ti­va­men­te, la du­re­za del XKR-S se apre­cia co­mo ex­ce­si­va en ca­rre­te­ra, aun­que al des­co­nec­tar el mo­do “Sport” se mo­de­ra bas­tan­te. El XF-R, y so­bre to­do el XJ, nos tras­la­dan con mu­cho más mi­mo. Y nin­guno pier­de el lu­jo y la ele­gan­cia que les ca­rac­te­ri­za en to­do mo­men­to y lu­gar.

“El tiem­po que tar­da­mos en rea­li­zar los ajus­tes no pue­de ge­ne­ra­li­zar­se, hay que de­fi­nir­lo pa­ra ca­da ca­so – di­ce Tal­boys–. Cuan­do desa­rro­lla­mos un co­che nue­vo ha­bla­mos de años, si se tra­ta de un nue­vo mo­tor ha­bla­mos de me­ses”. Aun­que no suel­ten pren­da, en la ac­tua­li­dad es­tán ter­mi­nan­do el tra­ba­jo con el nue­vo Ja­guar F- Ty­pe, que se desa­rro­lla­rá a par­tir del pro­to­ti­po C-X16.

Nur­bur­gring es per­fec­to pa­ra tes­tar co­ches y, ade­más, les im­pri­me ca­ché.

Ro­dar aquí es una ex­pe­rien­cia apa­sio­nan­te, y más con va­rios Ja­guar de más de 500 ca­ba­llos.

Des­de 2002, Ja­guar po­see una ins­ta­la­ción per­ma­nen­te en Nur­bur­gring pa­ra tes­tar sus co­ches. To­dos ellos pa­san por aquí.

En mo­ja­do, la te­rri­ble ra­pi­dez de muchas de sus zo­nas “acon­go­ja”.

Fia­bi­li­dad de mo­tor o fre­nos, ajus­tes del

cha­sis o de la elec­tró­ni­ca… To­dos los pa­rá­me­tros de los co­ches son re­vi­sa­dos

an­tes de lan­zar­lo a la ven­ta.

Tal­boys tie­ne un es­pe­cial in­te­rés en ha­cer los sis­te­mas de con­trol de es­ta­bi­li­dad ca­da vez más pre­ci­sos y me­nos lla­ma­ti­vos al con­duc­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.