HA­MIL­TON SE E REIVIN­DI­CA

AUTOhebdo SPORT - - F1 CANADA - Jo­sep VIA­PLA­NA y Juan Ma­nuel FER­NÁN­DEZ PE­LLÓN. Fotos: DPPI y SUT­TON

Le­wis

Ha­mil­ton l ogró un bri­llan­te e i ncon­tes­ta­ble t r i un­fo en el GP de Ca­na­dá, sép­ti­ma prue­ba de la tem­po­ra­da dispu­tada en el siem­pre es­pec­ta­cu­lar Cir­cui­to de Mon­treal. El bri­tá­ni­co, que ya se ha im­pues­to en tres oca­sio­nes en es­ta pis­ta, se con­vir­tió en el sép­ti­mo ga­na­dor di­fe­ren­te de una tem­po­ra­da úni­ca e irre­pe­ti­ble. La vic­to­ria de Ha­mil­ton se ci­men­tó en bo­xes, en ba­se a una es­tra­te­gia de dos pa­ra­das y con un pi­lo­ta­je sin el más mí­ni­mo error du­ran­te las 70 vuel­tas que du­ró es­ta emo­cio­nan­te ca­rre­ra.

Fernando Alonso, que pe­leó has­ta que fal­ta­ban seis vuel­tas por la vic­to­ria, aca­bó quin­to víc­ti­ma de una es­tra­te­gia erró­nea en Fe­rra­ri. So­lo hi­zo una pa­ra­da, en la vuel­ta 19, y los neu­má­ti­cos du­ros no le aguan­ta­ron las 51 vuel­tas que fal­ta­ban, per­dien­do al fi­nal más de 4 se­gun­dos por vuel­ta an­te sus ad­ver­sa­rios. De l uchar por ga­nar, a ter­mi­nar quin­to. Y gra­cias. Si la ca­rre­ra du­ra al­gu­na vuel­ta más se hu­bie­ra que­da­do ca­si sin pun­tos. Fe­rra­ri de­ci­dió mar­car a Se­bas­tian Vet­tel cuan­do se de­tu­vo por se­gun­da vez Ha­mil­ton, ya que le con­si­de­ra­ban el prin­ci­pal ri­val, y se equi­vo­ca­ron. Tu­vie­ron al in­glés con­tra las cuer­das, pe­ro al no en­trar, la di­fe­ren­cia de rit­mo fue tan gran­de que rá­pi­da­men­te se vio que les iba a pa­sar. La du­da era si las go­mas aguan­ta­ban o no. Y no lo hi­cie­ron. La ca­rre­ra se le hi­zo muy lar­ga a Alonso, que al fi­nal no po­día de­fen­der­se de na­die.

Vet­tel, por su par­te, de­ci­dió en­trar cuan­do fal­ta­ban 7 vuel­tas, e ima­gí­nen­se si Fernando era len­to que el ale­mán tu­vo tiem­po de re­cu­pe­rar la dis­tan­cia y pa­sar­le, ade­más de Ro­main Gros­jean y Ser­gio

Pé­rez, que lo­gra­ron un sen­sa­cio­nal po­dio, el se­gun­do del año pa­ra am­bos.

Sie­te de sie­te.

El cam­peo­na­to está tan abier­to que sie­te pi­lo­tos y cin­co co­ches di­fe­ren­tes se han im­pues­to en los sie­te Gran­des Pre­mios dispu­tados. Im­pre­sio­nan­te. Es­pec­ta­cu­lar. To­tal­men­te im­pen­sa­ble. ¿Por qué? Los pro­pios in­ge­nie­ros es­tán un tan­to per­di­dos, aun­que exis­te la con­vic­ción de que des­pués de los úl­ti­mos cam­bios re­gla­men­ta­rios, con ma­yor igual­dad téc­ni­ca al li­mi­tar la ae­ro­di­ná­mi­ca, los co­ches son muy sen­si­bles con las ca­rac­te­rís­ti­cas de la pis­ta y las con­di­cio­nes que la ro­dean. De to­das for­mas, la si­tua­ción se está re­gu­la­ri­zan­do, y los equi­pos bue­nos, los me­jo­res, los que tie­nen ma­yo­res pre­su­pues­tos, ya em­pie­zan a mar­car la pau­ta.

Jen­son But­ton, que pro­ta­go­ni­zó un fin de semana desas­tro­so, ga­nó en el Gran Pre- mio que abría el cam­peo­na­to en Aus­tra­lia. Fernando Alonso to­mó el tes­ti­go con una es­pec­ta­cu­lar vic­to­ria ba­jo el di­lu­vio en Ma­la­sia. En Chi­na fue Ni­co Ros­berg quien re­cor­dó el pres­ti­gio de Mer­ce­des y Se­bas­tian Vet­tel se es­tre­nó en 2012 con su triun­fo en Bah­rein, su­man­do Pas­tor Mal­do­na­do el pri­mer triun­fo de Wi­lliams des­de que Juan Pablo Mon­to­ya se im­pu­sie­ra en Bra­sil en 2004. En Mó­na­co ga­nó el aus­tra­liano Mark Web­ber y en Mon­treal se im­pu­so Le­wis Ha­mil­ton, un pi­lo­to que en las tres pri­me­ras ca­rre­ras ha­bía si­do ter­ce­ro pe­ro que en las tres úl­ti­mas acu­mu­la­ba pro­ble­ma tras pro­ble­ma.

Ha­mil­ton, lí­der.

Las sor­pre­sas es­tán a la or­den del día, y el cam­peo­na­to, que aho­ra li­de­ra Le­wis Ha­mil­ton, está sien­do tre­men­da­men­te es­pec­ta­cu­lar. Pa­ra que se

ha­gan una idea, des­pués de sie­te Gran­des Pre­mios, cuan­do ya se han re­par­ti­do 175 pun­tos, hay cua­tro pi­lo­tos se­pa­ra­dos por 9 pun­tos. Pro­ba­ble­men­te, ya se ha he­cho una pri­me­ra se­lec­ción en cuan­to a can­di­da­tos por el tí­tu­lo. Fernando Alonso está a dos del lí­der tras el tro­pie­zo de Mon­treal, Se­bas­tian Vet­tel uno por de­trás del as­tu­riano y Mark Web­ber a nue­ve del lí­der. To­do ab­so­lu­ta­men­te abier­to.

In­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do, el op­ti­mis­mo ha vuel­to a Fe­rra­ri y, des­pués de un arran­que de cam­peo­na­to muy por de­ba­jo de las ex­pec­ta­ti­vas, hay que creer otra vez en el F2012. Lo que ha he­cho cam­biar el es­ta­do de áni­mo del equi­po ha si­do que, a di­fe­ren­cia de la pa­sa­da tem­po­ra­da, to­das las no­ve­da­des que se in­tro­du­cen en el bó­li­do aho­ra fun­cio­nan, y el co­che me­jo­ra ca­rre­ra tras ca­rre­ra. Pro­ba­ble­men­te no es aún el más rá­pi­do, pe­ro ya está cer­ca y Fernando Alonso pu­do lu­char por pri­me­ra vez es­ta tem­po­ra­da por la po­le po­si­tion.

Los pun­tos dé­bi­les más im­por­tan­tes del F2012 han si­do pa­lia­dos. “He­mos me­jo­ra­do el co­che en to­das las áreas des­de el ini­cio de la tem­po­ra­da, y Ca­na­dá ha si­do una bue­na prue­ba en es­te sen­ti­do”, ex­pli­ca­ba Fernando Alonso. En ca­rre­ra se erró en la es­tra­te­gia, ya que de ha­cer dos pa­ra­das jus­to des­pués de Ha­mil­ton, el po­dio no se hu­bie­se es­ca­pa­do, pe­ro tam­bién hay que re­co­no­cer que es­te año el equi­po ha fun­cio­na­do muy bien en los pit stops y en la es­tra­te­gia, y es­te fa­llo de­be ser una ad­ver­ten­cia pa­ra el fu­tu­ro. Ade­más, el tra­ba­jo en la evo­lu­ción del co­che ha si­do es­pec­ta­cu­lar, por­que no tie­ne na­da que ver con el que em­pe­zó la tem­po­ra­da.

Otro pi­lo­to que sa­có pe­tró­leo de su se­gun­do jue­go de neu­má­ti­cos fue Ser­gio Pé­rez, que se vol­vió a su­bir al po­dio es­te año. En la foto, lu­chan­do con­tra su

com­pa­ñe­ro de equi­po, Ko­ba­yas­hi.

Ki­mi Raik­ko­nen estuvo muy des­di­bu­ja­do to­do el fin de semana.

Fe­li­pe Mas­sa se vio re­tra­sa­do por un trom­po en la pri­me­ra fa­se de la ca­rre­ra. Aun así, pu­do aca­bar en los pun­tos.

Ro­main Gros­jean reali­zó

una so­la pa­ra­da en bo­xes. Su con­duc­ción y las bon­da­des del Lo­tus le per­mi­tie­ron al­can­zar una sen­sa­cio­nal se­gun­da

po­si­ción.

Cuan­do Ha­mil­ton le su­peró en la par­te fi­nal de la ca­rre­ra, Vet­tel op­tó por rea­li­zar una se­gun­da pa­ra­da en bo­xes, lo que le per­mi­tió aca­bar cuar­to, su­peran­do a Alonso.

Tras lu­char du­ran­te to­da la ca­rre­ra por la vic­to­ria, o al me­nos por un po­dio, la es­tra­te­gia de una so­la pa­ra­da de­jó a Alonso en quin­ta po­si­ción.

Los Mer­ce­des AMG

se des­in­fla­ron en Ca­na­dá, aun­que al me­nos Ros­berg pu­do

aca­bar sex­to.

Ven­ce­dor en Mó­na­co, Mark Web­ber no fue ni la sombra de sí mis­mo en Ca­na­dá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.