El mo­vi­mien­to se de­mues­tra an­dan­do

AUTOhebdo SPORT - - POLE POSITION -

RRes­ca­ta­mos es­ta se­ma­na co­mo ti­tu­lar una de las frases más cé­le­bres de Dió­ge­nes de Si­no­pe, tam­bién co­no­ci­do co­mo “el Cí­ni­co”, ilus­tre fi­ló­so­fo de la Gre­cia an­ti­gua. Y lo ha­ce­mos por­que se­gui­mos preo­cu­pa­dos por el fu­tu­ro del Cam­peo­na­to del Mun­do de Rall­yes. Te­nía­mos mu­chas es­pe­ran­zas de­po­si­ta­das en el úl­ti­mo Con­se­jo Mun­dial de la FIA, en el que, en cier­to mo­do, se de­bían tran­qui­li­zar los áni­mos en la pug­na en­tre los or­ga­ni­za­do­res y la pro­pia FIA so­bre esos 100.000 eu­ros ex­tra que de­bían apor­tar pa­ra el cro­no­me­tra­je, y te­le­vi­sión. Si es­te pun­to pa­re­ce que se apa­ci­guó con an­te­rio­ri­dad en la Co­mi­sión de Rall­yes de la má­xi­ma en­ti­dad del au­to­mo­vi­lis­mo, en­tre las con­clu­sio­nes del Con­se­jo Mun­dial, so­bre un asun­to tan vi­tal co­mo el nue­vo pro­mo­tor, so­lo se di­jo que hay va­rias em­pre­sas in­tere­sa­das y que se anun­cia­rá en el pró­xi­mo Con­se­jo, en sep­tiem­bre. Pa­san los me­ses des­de que en enero de es­te año el WRC se que­da­ra sin pro­mo­tor por ra­zo­nes aje­nas a la FIA. Sin em­bar­go, en es­tas lar­gas se­ma­nas de cier­to “des­go­bierno” en el Mun­dial de Rall­yes, el am­bien­te en­tre los equi­pos par­ti­ci­pan­tes, las prue­bas pun­tua­bles, o las que pre­ten­den ser­lo, y las mar­cas con in­ten­cio­nes de des­em­bar­car en es­ta dis­ci­pli­na, ha si­do muy ne­ga­ti­vo. Un cli­ma con­ta­gio­so que es ne­ce­sa­rio dar por fi­na­li­za­do pa­ra afron­tar una nue­va era en el WRC. Hay mo­men­tos en los que las pers­pec­ti­vas son muy ha­la­güe­ñas, co­mo las no­ti­cias con­fir­ma­das de la en­tra­da de nue­vas mar­cas, ca­so de Volks­wa­gen, la con­ti­nui­dad de Ci­troën y Ford y di­ver­sos ru­mo­res de mar­cas in­tere­sa­das en re­gre­sar al cam­peo­na­to. A día de hoy, la vuel­ta de Hyun­dai es ca­si un he­cho, y tan­to To­yo­ta co­mo in­clu­so Re­nault po­drían des­em­bar­car en el cer­ta­men. Es­tos tan po­si­ti­vos se dan de bru­ces con una reali­dad lle­na de ca­ren­cias, co­mo la fal­ta de un pro­mo­tor que dé vi­da al cam­peo­na­to, la au­sen­cia de una ri­gu­ro­sa co­ber­tu­ra te­le­vi­si­va y las du­das que, por es­tas cues­tio­nes, tie­nen to­das las mar­cas que com­pi­ten en él. Por lo que a no­so­tros nos to­ca, todo es­te pa­no­ra­ma tie­ne co­mo rehén a Da­ni Sor­do, pues­to que su equi­po, Mi­ni Pro­dri­ve, el úni­co real­men­te de ni­vel de es­ta mar­ca, tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad si no cam­bian mu­cho las co­sas. Su fu­tu­ro de­pen­de de que el Mun­dial cuen­te con va­rios cons­truc­to­res de ni­vel que pue­dan ofre­cer­le un vo­lan­te com­pe­ti­ti­vo. Sa­be­mos que la FIA es­tá tra­ba­jan­do en las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra re­lan­zar el WRC, pe­ro de­ben ha­cer­lo con ma­yor pre­mu­ra, con ma­yor in­ten­si­dad aún, pues­to que el fu­tu­ro de la es­pe­cia­li­dad es­tá en sus ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.