Do­ble per­son na­li­dad

AUTOhebdo SPORT - - AL VOLANTE - Ma­nuel DO­MÉ­NECH

Pre­ci­sa­men­te es el cha­sis Fle­xRi­de el que do­ta al As­tra OPC de esa do­ble per­so­na­li­dad a la que alu­di­mos, ya que en el mo­do Nor­mal se com­por­ta co­mo si se tra­ta­se del As­tra GTC que le ha ser­vi­do de ba­se, con un con­fort de mar­cha más ele­va­do de lo que se es­pe­ra en un co­che tan de­por­ti­vo. Lue­go, en el mo­do Sport las ca­rac­te­rís­ti­cas de la sus­pen­sión y de la di­rec­ción se mo­di­fi­can pa­ra que el vehícu­lo ya ma­ni­fies­te una per­so­na­li­dad más de­por­ti­va, en la que aún man­tie­ne al­go de con­fort de mar­cha. Y, fi­nal­men­te, en el mo­do OPC ese con­fort prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ce y el co­che ma­ni­fies­ta una de­por­ti­vi­dad ra- di­cal, la que se es­pe­ra que pue­de al­can­zar un co­che OPC, si­mi­lar a la de sus ri­va­les na­tu­ra­les, el Ford Fo­cus ST, el Re­nault Mégane RS y el Seat León Cu­pra. En todo ca­so, el Opel As­tra OPC se de­ja do­mi­nar con más fa­ci­li­dad y re­sul­ta fá­cil y se­gu­ro de con­du­cir.

To­man­do co­mo re­fe­ren­cia siem­pre el As­tra GTC, la sus­pen­sión del OPC ha ex­pe­ri­men­ta­do mo­di­fi­ca­cio­nes en los mue­lles, un 30% más du­ros; en la ba­rra es­ta­bi­li­za­do­ra de­lan­te­ra, un 5% más grue­sa, y en la al­tu­ra del vehícu­lo res­pec­to al sue­lo, 10 mi­lí­me­tros in­fe­rior. La unión al as­fal­to se rea­li­za me­dian­te unas rue­das de 19 pul­ga­das de se­rie (20” en op­ción) con unas pre­cio­sas llan­tas que de­jan ver el sis­te­ma de fre­nos fir­ma­do por Brem­bo, con dis­cos ven­ti­la­dos de 335 mm de diá­me­tro con pin­zas de cua­tro pis­to­nes (en las rue­das de­lan­te­ras) y neu­má­ti­cos en me­di­das 245/40 R19.

Ade­más de las con­no­ta­cio­nes de­por­ti­vas que de­pa­ra el cha­sis Fle­xRi­de del As­tra OPC en el mo­do OPC, las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce el pro­gra­ma elec­tró­ni­co de es­ta­bi­li­dad ESP tam­bién in­flu­yen de­ci­di­da­men­te en que se pue­dan lo­grar unas cua­li­da­des di­ná­mi­cas de to­tal ra­di­ca­li­dad de­por­ti­va. Al res­pec­to, el ESP ad­mi­te tres mo­dos de uti­li­za­ción: Stan­dard, pa­ra una to­tal se­gu­ri­dad; Com­pe­ti­ti­ve, en el que la ac­ción del ESP se re­tra­sa y so­lo ac­túa cuan­do la con­duc­ción se acer­ca a una si­tua­ción pe­li­gro­sa, y Deac­ti­va­ted, cuan­do pul­san­do el bo­tón de des­ac­ti­va­ción du­ran­te 5 se­gun­dos se eli­mi­na por com­ple­to su ac­ción y el con­trol del co­che que­da so­la­men­te en ma­nos del con­duc­tor. En ese ca­so, la ac­ción del di­fe­ren­cial au­to­blo­can­te

de­lan­te­ro se con­vier­te en un alia­do ne­ce­sa­rio pa­ra el me­jor con­trol del vehícu­lo.

So­me­ti­do a más d e 10.000 ki­ló­me­tros de prue­bas en el Cir­cui­to Nur­bur­gring Nords­chlei­fe y a más de 180.000 km en ca­rre­te­ras de todo ti­po, el As­tra OPC de­mues­tra lo acer­ta­do del tra­ba­jo rea­li­za­do en su cha­sis, ya que cuen­ta con una di­rec­ción muy di­rec­ta (ma­ne­ja­da des­de un vo­lan­te 10 mi­lí­me­tros más pe­que­ño que el del As­tra GTC) y unos fre­nos po­ten­tes y, por lo que pu­di­mos com­pro­bar en el cen­tro de prue­bas que tie­ne Opel en Pferds­feld ( Ale­ma­nia), in­fa­ti­ga­bles.

So­bre­do­sis de po­ten­cia.

El úl­ti­mo mo­tor de ga­so­li­na de Opel, de 2 li­tros de ca­pa­ci­dad y 250 CV de po­ten­cia, ha si­do la ba­se pa­ra que OPC do­ta­ra al As­tra de la me­cá­ni­ca ne­ce­sa­ria pa­ra con­ver­tir­lo en el com­pac­to de tres puer­tas más po­ten­te del mer­ca­do.

Pa­ra lo­grar 30 ca­ba­llos su­ple­men­ta­rios, sus in­ge­nie­ros han desa­rro­lla­do un nue­vo sis­te­ma de ad­mi­sión pa­ra in­tro­du­cir el má­xi­mo ai­re posible en el tur­bo­com­pre­sor, cu­ya pre­sión má­xi­ma es de 1,5 ba­res des­de 1.400 rpm. Ade­más, han op­ti­mi­za­do el sis­te­ma de es­ca­pe pa­ra me­jo­rar el flu­jo de los ga­ses de es­ca­pe y las pres­ta­cio­nes. In­clu­so el tur­bo­com­pre­sor, en sí mis­mo, tam­bién ha si­do me­jo­ra­do uti­li­zan­do nue­vos com­po­nen­tes pa­ra re­sis­tir una ma­yor pre­sión de car­ga del ai­re y, de es­ta for­ma, in­cre­men­tar su fia­bi­li­dad.

De es­ta ma­ne­ra, se ha ob­te­ni­do una po­ten­cia de 280 CV y un par má­xi­mo de 400 Nm, lo que sig­ni­fi­ca una po­ten­cia es­pe­cí­fi­ca al li­tro de 140 ca­ba­llos y un 15% más de po­ten­cia y un 25% más de par que el mo­tor del

As­tra OPC an­te­rior. Aso­cia­do a un cam­bio ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des de re­la­cio­nes bas­tan­te cor­tas, pe­ro de ac­cio­na­mien­to muy po­co pre­ci­so, apor­ta al As­tra OPC unas pres­ta­cio­nes ele­va­dí­si­mas, con un tiem­po de 6 se­gun­dos pa­ra al­can­zar los 100 km/h des­de pa­ra­do y una ca­pa­ci­dad asom­bro­sa pa­ra ace­le­rar des­de las más ba­jas re­vo­lu­cio­nes. Y sin em­bar­go su efi­cien­cia di­ná­mi­ca es ejem­plar. Res­pec­to al an­te­rior As­tra OPC, con­su­me un 12% me­nos de ga­so­li­na (8,1 li­tros fren­te a 9,2) y emi­te un 14% me­nos de CO2 (189 g/km fren­te a 221). Si el ren­di­mien­to de es­te mo­tor es so­bre­sa­lien­te, su fun­cio­na­mien­to, ade­más de equi­li­bra­do, es su­ge­ren­te de­bi­do a los tres ti­pos de so­ni­do con los que le han do­ta­do los téc­ni­cos de OPC, to­dos de una to­na­li­dad gra­ve en au­men­to de­pen­dien­do de la con­fi­gu­ra­ción de co­che ele­gi­da.

Ima­gen im­pac­tan­te.

Si po­ten­te es la me­cá­ni­ca del nue­vo OPC, igual­men­te po­ten­te es su ima­gen ex­ter­na. Una vez más, el be­llo for­ma­to de tres puer­tas del As­tra GTC ha si­do la ba­se pa­ra la crea­ción del OPC, que pue­de pre­su­mir de una ca­rro­ce­ría que, sin per­der la be­lle­za de sus lí­neas y for­mas, mues­tra una se­rie de ele­men­tos que me­jo­ran su ae­ro­di­ná­mi­ca, al tiem­po que apor­tan esa po­ten­cia de­por­ti­va que el co­che pre­ci­sa. Así, los pa­ra­cho­ques de­lan­te­ro y tra­se­ro han si­do es- pe­cial­men­te es­cul­pi­dos, el de­lan­te­ro con unas ge­ne­ro­sas en­tra­das de ai­re la­te­ra­les y el tra­se­ro con un di­fu­sor ae­ro­di­ná­mi­co y dos sa­li­das de es­ca­pe tra­pe­zoi­da­les per­fec­ta­men­te in­te­gra­das en sus es­qui­nas. Su as­pec­to ex­te­rior se com­ple­ta con fal­do­nes la­te­ra­les y un ge­ne­ro­so ale­rón de te­cho, que en op­ción pue­de te­ner dos alas su­per­pues­tas, la su­pe­rior de fi­bra de car­bono.

En el in­te­rior, pre­si­di­do por el pe­que­ño vo­lan­te de for­ma in­fe­rior pla­na an­tes men­cio­na­do, lla­man la aten­ción los dos asien­tos de­lan­te­ros ti­po bac­quet, de pre­cio­so di­se­ño y de for­ma per­fec­ta pa­ra per­mi­tir la me­jor po­si­ción de con­duc­ción gra­cias a las 18 po­si­bi­li­da­des de re­gla­je que ad­mi­te. El am­bien­te que se res­pi­ra en ese in­te­rior es ne­ta­men­te de­por­ti­vo, aun­que no ol­vi­da su ver­tien­te prác­ti­ca, y así, ade­más de dis­po­ner de nu­me­ro­sos hue­cos pa­ra guar­dar ob­je­tos, su par­te tra­se­ra aco­ge a dos ocu­pan­tes adul­tos con bas­tan­te co­mo­di­dad. Y su ma­le­te­ro man­tie­ne una ex­ce­len­te ca­pa­ci­dad de 380 li­tros. Ade­más, es­tá per­fec­ta­men­te equi­pa­do, des­ta­can­do el he­cho de que Opel es la pri­me­ra mar­ca que fa­ci­li­ta da­tos (has­ta 60 di­fe­ren­tes) de te­le­me­tría a tra­vés de la apli­ca­ción Opel Po­we­rApp pa­ra iPho­ne, iPad, et­cé­te­ra.

Las po­si­bi­li­da­des que otor­ga el cha­sis Fle­xRi­de do­tan al As­tra OPC de una do­ble per­so­na­li­dad de­por­ti­va: con­for­ta­ble o ra­di­cal.

Co­mo he­mos po­di­do com­pro­bar, el mo­tor tie­ne más po­ten­cia y par que la ge­ne­ra­ción an­te­rior y un cha­sis

adap­ta­do a las nue­vas cir­cuns­tan­cias.

El fon­do ro­jo del cua­dro

de ins­tru­men­tos re­fle­ja que se ha ele­gi­do la op­ción

OPC del sis­te­ma Fle­xRi­de. Ba­sa­do en el mo­tor de de

4 ci­lin­dros y 2 li­tros de in­yec­ción di­rec­ta y tur­bo más.

de 250 CV, los téc­ni­cos OPC lo han mo­di­fi­ca­do

pa­ra sa­car­le 30 ca­ba­llos Am­bien­te in­te­rior de gran de­por­ti­vi­dad, con un sal­pi­ca­de­ro pleno de in­for­ma­ción pre­si­di­do por un pe­que­ño vo­lan­te con la par te in­fe­rior pla­na.

en­mar­ca­do por las dos sa­li­das El pa­ra­cho­ques tra­se­ro cuen­ta

con un di­fu­sor ae­ro­di­ná­mi­co de es­ca­pe tra­pe­zoi­da­les.

A pe­sar de lle­gar a mos­trar una ra­di­ca­li­dad de reac­cio­nes ple­na­men­te de­por ti­va,

el As­tra OPC es fá­cil de con­du­cir

y se de­ja do­mi­nar.

La pa­lan­ca del cam­bio de

seis mar­chas, bas­tan­te im­pre­ci­sa, es­tá fo­rra­da

con cue­ro con pes­pun­tes azu­les, co­mo las ta­pi­ce­rías

y los re­ves­ti­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.