Su­pe­ra­tó­mi­co

AU­DI RS 4 AVANT

AUTOhebdo SPORT - - AL VOLANTE - Juan Ma­nuel GARCÍA RU­BIO

La ac­tual evo­lu­ción de las si­glas RS en los A4 no es ca­sua­li­dad, sino fru­to de tres ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res con mu­cho pe­di­grí. El RS 2, que par­tía de un Au­di 80 –an­te­ce­sor de los A4–, es­tá con­si­de­ra­da co­mo la pri­me­ra de ellas, su­po­nien­do una im­por­tan­te con­tien­da la que la mar­ca de los aros man­tie­ne en el cam­po de la tec­no­lo­gía, tan­to de cha­sis co­mo de mo­to­res, sin ol­vi­dar l a cru­za­da con­tra el pe­so que man­tie­ne en to­dos sus co­ches, a lo que no es aje­na es­ta cuar­ta en­tre­ga del RS 4, que pre­su­me de so­lo 216 ki­los de pe­so pa­ra el mo­tor.

La nue­va ge­ne­ra­ción no so­lo es­tá aso­cia­da de una ima­gen im­po­nen­te – bas­ta ver los abul­ta­dos pa­sos de rue­da que re­cuer­dan a co­ches de otras épo­cas– y acor­de a los tiem­pos, sino tam­bién a una se­rie de tec­no­lo­gías van­guar­dis­tas que per­mi­ten, por ejem­plo, em­plear el buen ha­cer de la mar­ca en la trans­mi­sión to­tal. Las pri­me­ras uni­da­des lle­ga- rán en oc­tu­bre y su pre­cio se­rá de 85.800 eu­ros.

Co­ti­dia­na­men­te de­por­ti­vo.

De­fi­nir al ac­tual RS 4 de mo­tor V8 at­mos­fé­ri­co y 450 ca­ba­llos so­lo co­mo un fa­mi­liar de­por­ti­vo se­ría que­dar­se muy cor­to. Y no por­que am­bos ad­je­ti­vos –es­pe­cial­men­te el se­gun­do– no los cum­pla con men­ción ho­no­rí­fi­ca, sino por­que ade­más su­ma una im­por­tan­te car­ga tec­no­ló­gi­ca, tan­to me­cá­ni­ca co­mo elec­tró­ni­ca, que le ha­ce ser quien es.

Es­te RS 4 si­gue las pau­tas de Au­di de un co­che lle­va­de­ro pa­ra el día a día por ser có­mo­do de usar, y mar­ca tam­bién la di­fe­ren­cia con sus ri­va­les en BMW y Mer­ce­des, es­pe­cial­men­te con los pri­me­ros, que se dis­tin­guen, en ge­ne­ral, por un tac­to mu­cho más du­ro en sus pro­duc­tos más de­por­ti­vos. El ca­so es que con es­te RS 4, que se ofre­ce aho­ra so­lo en el for­ma­to más fa­mi­liar que tie­ne Au­di –el Avant con 490 li­tros de ma­le­te­ro y am­plia­bles

has­ta 1.430 con los asien­tos aba­ti­dos–, pue­des ir de ca­sa al tra­ba­jo y vi­ce­ver­sa con la sua­vi­dad de cual­quier otro Au­di, pe­ro si un día de­ci­des co­ger el ca­mino a ca­sa que ten­ga más cur­vas, lo vas a dis­fru­tar co­mo un enano. Eso sí, sua­vi­za­do en sus­pen­sio­nes aun­que go­ce de un ta­ra­do du­ro y de una ca­rro­ce­ría más pe­ga­da al sue­lo –20 mm con­cre­ta­men­te– que el res­to de la ga­ma. Ti­ran­do de equi­pa­mien­to, y a tra­vés del Au­di Select Dri­ve y del In­di­vi­dual si lo tu­vie­re, se pue­den va­riar a nues­tro ca­pri­cho co­sas co­mo la du­re­za de la sus­pen­sión, la ac­tua­ción de la di­rec­ción e in­clu­so la del di­fe­ren­cial tra­se­ro. Ope­ra­cio­nes que, pa­ra estar al gus­to del con­su­mi­dor, re­quie­ren un tiem­po de “prue­ba y acier­to”.

Por su­pues­to, es­te V8 va in­de­fec­ti­ble­men­te uni­do al cam­bio S tronic de sie­te mar­chas, en el que, se­gún la mar­ca, se ha bus­ca­do una sép­ti­ma re­la­ción lar­ga pa­ra fa­vo­re­cer ba­jar el con­su­mo. El ho­mo­lo­ga­do de se­me­jan­te es­pe­ci­men es de so­lo 10,7 li­tros a los cien, ci­fra que, da­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de un pro­pul­sor con se­me­jan­te ci­fra de po­ten­cia, par y ci­lin­dra­da – 4,2 li­tros–, es ca­si irri­so­ria, su­po­nien­do un 26%

me­nos que la ver­sión an­te­rior. El ca­so es que con es­tos 450 ca­ba­llos a 8.250 re­vo­lu­cio­nes y los 430 Nm en­tre 4.000 y 6.000 vuel­tas, y sin ayu­da de nin­gún tur­bo, es ca­paz de lan­zar­se des­de pa­ra­do has­ta 100 km/ h en 4,7”, al­can­zan­do los 250 km/h de ve­lo­ci­dad má­xi­ma, am­plia­ble a 280 me­dian­te el pa­go de la co­rres­pon­dien­te op­ción que li­be­ra elec­tró­ni­ca­men­te al co­che. Eso se tra­du­ce tam­bién en que es prác­ti­ca­men­te tan rá­pi­do co­mo un Pors­che 911 bá­si­co y que re­ba­ña 2” al an­te­rior RS 4. No es pa­ra me­nos si pen­sa­mos que se tra­ta de un pro­pul­sor ca­paz de arro­jar na­da me­nos que 108,1 ca­ba­llos por li­tro.

El me­jor sis­te­ma Quat­tro.

La sen­sa­ción de mo­tri­ci­dad es otro de los ele­men­tos cla­ve en es­te co­che. Ar­ma­do con Launch Con­trol, es ra­ro per­der po­ten­cia por una de esas rue­das de 19” de diá­me­tro y 265/35 de an­cho y per­fil, res­pec­ti­va­men­te –las de 20” son una op­ción–. El sis­te­ma quat­tro ha­bi­tual de Au­di se re­fuer­za pre­ci­sa­men­te con el ya co­no­ci­do di­fe­ren­cial cen­tral de co­ro­na con ac­ción au­to­blo­can­te y la ges­tión in­di­vi­dual de par pa­ra ca­da rue­da, todo ello anun­cia­do con un nue­vo soft­wa­re in­te­li­gen­te pa­ra la ges­tión de los fre­nos. Y co­mo op­ción, se pue­de mon­tar con el di­fe­ren­cial de­por­ti­vo tra­se­ro pa­ra ri­zar el ri­zo y al­can­zar la má­xi­ma efec­ti­vi­dad posible en Au­di aho­ra mis­mo.

El ca­so es que, con todo ello, DRC in­clui­do, el mo­men­to de dar gas es­tá siem­pre más cer­ca que en otros co­ches, y las po­si­bi­li­da­des de sa­lir de esas si­tua­cio­nes sin ex­tra­ños y con la má­xi­ma ace­le­ra­ción son mu­cho ma­yo­res. La di­rec­ción de des­mul­ti­pli­ca­ción va­ria­ble, el ESC con pa­rá­me­tros pro­pios y des­co­nec­ta­ble to­tal- men­te, y los fre­nos de gran­des di­men­sio­nes –en op­ción los hay tam­bién ce­rá­mi­cos pa­ra el eje de­lan­te­ro–, cul­mi­nan un pas­tel en­vi­dia­ble­men­te desea­ble y efec­ti­vo en to­dos los te­rre­nos. Tan­to, que es un co­che tre­men­da­men­te efec­ti­vo en un cir­cui­to, co­mo por ejem­plo en el de Red Bull en Aus­tria, don­de he­mos po­di­do pro­bar­lo. No so­lo brin­da un so­ni­do de ca­rre­ras, sino que es ex­tre­ma­da­men­te pul­cro en la ace­le­ra­ción y en el pa­so por cur­va, in­clu­so ha­bien­do ele­gi­do pa­rá­me­tros me­dios con el Au­di Select Dri­ve.

Im­pre­sio­nan­te de­lan­te­ra con esas enor­mes aber­tu­ras de ven­ti­la­ción. Las pres­ta­cio­nes son de pri­me­ra, ca­si las de un Pors­che 911, y su pa­so por cur­va en cir­cui­to

re­sul­ta alu­ci­nan­te.

Co­mo una mo­to. El mo­tor es­ti­ra tran­qui­la­men­te has­ta las 8.250 re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to.

Los de­ta­lles de aca­ba­do en alu­mi­nio o me­tal pu­li­do le dan un as­pec­to real­men­te de ca­li­dad y de buen gus­to.

Cam­bio au­to­má­ti­co de sie­te ve­lo­ci­da­des que dis­po­ne tam­bién de le­vas en el vo­lan­te pa­ra un ver­da­de­ro de­por­ti­vo.

El sis­te­ma de trac­ción quat­tro es muy

so­fis­ti­ca­do y per­mi­te una mo­tri­ci­dad ex­cep­cio­nal; in­clu­so la pue­de mo­di­fi­car el

con­duc­tor.

A sus man­dos rei­na la sua­vi­dad y la fa­ci­li­dad de con­duc­ción. Los fre­nos son del ti­po “wa­we”, que, co­mo pue­de ver­se, ha­ce flo­ri­tu­ras con el con­torno.

4,2 li­tros y 450 ca­ba­llos con­te­ni­dos en es­te V8 at­mos­fé­ri­co de in­yec­ción di­rec­ta que so­lo

pe­sa 216 ki­los.

Los de­ta­lles en alu­mi­nio, las di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des de per­so­na­li­za­ción y un pues­to de con­duc­ción per­fec­to de­fi­nen a es­te co­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.