GOL­PE DE ALON­SO

AUTOhebdo SPORT - - F1 EUROPA - Jo­sep VIA­PLA­NA y Juan Ma­nuel FER­NÁN­DEZ PE­LLÓN. Fo­tos: DPPI y SUT­TON

Fer­nan­do

Alon­so obró el mi­la­gro. El as­tu­riano, bri­llan­te, sa­có a re­lu­cir la má­xi­ma ex­pre­sión de su ta­len­to pa­ra ga­nar en Valencia un Gran Pre­mio que se le ha­bía pues­to muy cues­ta arri­ba el sá­ba­do al que­dar fue­ra de la Q3. He­ri­do en su amor pro­pio, pro­ta­go­ni­zó la ca­rre­ra per­fec­ta, siem­pre al ata­que, y es­ta vez tu­vo la for­tu­na que en otras oca­sio­nes le dio la es­pal­da pa­ra con­ver­tir­se en el pri­mer pi­lo­to que re­pi­te vic­to­ria es­te año.

Fue una ca­rre­ra lo­ca, tre­men­da­men­te emo­cio­nan­te, con cons­tan­tes al­ter­na­ti­vas y re­fren­dan­do al fi­nal que en la Fór­mu­la 1 de 2012 todo es posible. Alon­so su­mó en Valencia l a 29 ª vic­to­ria de su ca­rre­ra de­por­ti­va, pro­ba­ble­men­te una de las más ines­pe­ra­das pe­ro tam­bién una de las más apa­sio­nan­tes y es­pec­ta­cu­la­res, un triun­fo de pres­ti­gio después de una ac­tua­ción im­pe­ca­ble, so­ber­bia, de au­tén­ti­co ge­nio.

Te­nía una es­pi­na c l ava­da. Que­ría ga­nar. El triun­fo, com­bi­na­do con los aban­do­nos de Se­bas­tian Vet­tel y Le­wis Ha­mil­ton, le per­mi­tió re­cu­pe­rar el li­de­ra­to de un cam­peo­na­to en el que ha pre­sen­ta­do sus cre­den­cia­les con sol­ven­cia. No tie­ne el me­jor co­che, es una evi­den­cia, pe­ro en ca­rre­ra tie­ne la vir­tud de sa­car el má­xi­mo ren­di­mien­to al bó­li­do, a la es­tra­te­gia y a las cir­cuns­tan­cias. Sa­ca pe­tró­leo don­de otros se aho­gan, y la com­pa­ra­ción con Fe­li­pe Mas­sa, ab­so­lu­ta­men­te hun­di­do con el mis­mo co­che, lo ha­ce de­ma­sia­do evi­den­te.

Al ata­que.

Hay que re­co­no­cer que na­die es­pe­ra­ba que pu­die­se ga­nar, ni él mis­mo cuan­do la vís­pe­ra des­car­tó in­clu­so

el po­dio tras cla­si­fi­car un­dé­ci­mo, el peor re­sul­ta­do del año en crono tras Aus­tra­lia. Fer­nan­do Alon­so, sin em­bar­go, es un pi­lo­to de ra­za, de aque­llos que nun­ca dan su bra­zo a tor­cer ni arro­jan la toa­lla.

Su ac­tua­ción fue, sim­ple­men­te, per­fec­ta. Des­de la sa­li­da a la ba­ja­da de la ban­de­ra a cua­dros. Ga­nó tres po­si­cio­nes cuan­do se apa­ga­ron los se­má­fo­ros pa­ra si­tuar­se oc­ta­vo, y en el pri­mer pit stop en la vuel­ta 16 ya ha­bía ga­na­do otras cua­tro pla­zas, una en la pis­ta ( Hul­ken­berg) y tres en bo­xes (Raik­ko­nen, Mal­do­na­do y Ko­ba­yas­hi). La sa­li­da del co­che de se­gu­ri­dad en la vuel­ta 29 por una co­li­sión en­tre Ver­gne y Pe­trov le echó una mano. Su­peró a Ha­mil­ton en bo­xes en el enési­mo error de McLa­ren en un cam­bio de rue­das es­te año. Era ter­ce­ro.

El po­dio se abría de­lan­te de él. Em­pe- za­ba a s er una op­ción r eal. No f alló. Cuan­do se fue el co­che de se­gu­ri­dad, en la vuel­ta 34, es­ta­lló el cir­cui­to. Alon­so, muy aten­to y agre­si­vo, ade­lan­tó con una es­pec­ta­cu­lar ma­nio­bra a Ro­main Gros­jean por el ex­te­rior y, sin tiem­po pa­ra re­po­ner­nos, al­can­za­ba el li­de­ra­to en esa mis­ma vuel­ta al aban­do­nar Vet­tel al fa­llar el al­ter­na­dor de su co­che. La som­bra de Ca­na­dá, cuan­do los neu­má­ti­cos le trai­cio­na­ron en las úl­ti­mas vuel­tas, es­ta­ba ahí. El fran­cés le pi­sa­ba los ta­lo­nes.

Tu­vo otro gol­pe de f or­tu­na. En la vuel­ta 41, Gros­jean tam­bién se vio obli­ga­do a aban­do­nar por el mis­mo pro­ble­ma que Vet­tel. La vic­to­ria es­ta­ba a su al­can­ce. De­trás, Ha­mil­ton, Raik­ko­nen y Mal­do­na­do iban a por él. No era pre­sa fá­cil.

Es­ta vez el guión, en cuan­to a sus op­cio­nes de ca­ra a lu­char por el Mun­dial, era

per­fec­to. Sus neu­má­ti­cos aguan­ta­ron y, por el con­tra­rio, los de Ha­mil­ton se vi­nie­ron aba­jo. Al in­glés le pa­só Raik­ko­nen, que su­mó el ter­cer po­dio de la tem­po­ra­da, y se en­zar­zó en una ab­sur­da pe­lea con Mal­do­na­do que les lle­vó a en­gan­char­se en el pe­núl­ti­mo gi­ro, dán­do­le a Mi­chael Schu­ma­cher el pri­mer po­dio des­de que re­gre­só a la F1 con Mer­ce­des. La “ope­ra­ción” fue re­don­da. Fer­nan­do su­mó 25 pun­tos y sus dos di­rec­tos ri­va­les, Vet­tel y Ha­mil­ton, nin­guno, pa­san­do a ser de nue­vo lí­der del cam­peo­na­to, aho­ra con 20 pun­tos de ven­ta­ja so­bre Mark Web­ber (111 a 91). El as­tu­riano, por otro la­do, es el úni­co pi­lo­to que ha pun­tua­do en to­das las ca­rre­ras de una cam­pa­ña en la que ya lle­va cua­tro po­dios, sien­do la vi­gé­si­ma ca­rre­ra con­se­cu­ti­va que aca­ba en la zo­na de pun­tos.

El re­sul­ta­do de Valencia, sin em­bar­go, no pue­de es­con­der que Fe­rra­ri fa­lló en la cro­no­me­tra­da al no usar los dos jue­gos de blan­dos en la ca­li­fi­ca­ción y, so­bre todo, que el Red Bull te­nía un rit­mo su­pe­rior al de sus ri­va­les, tan­to en ve­lo­ci­dad pura en crono co­mo en cons­tan­cia en ca­rre­ra. Se­bas­tian Vet­tel se dis­tan­ció de sus ri­va­les con su­ma fa­ci­li­dad, re­cor­dán­do­nos el pa­seo triun­fal de 2011, pe­ro el co­che de se­gu­ri­dad y la ave­ría aca­ba­ron en­mas­ca­ran­do es­tas pres­ta­cio­nes. Adrian Ne­wey pre­sen­tó un co­che com­ple­ta­men­te re­mo­za­do, es­pe­cial­men­te en la par­te tra­se­ra, mu­cho más com­pe­ti­ti­vo y efi­caz. La­men­ta­ble­men­te pa­ra Vet­tel, y tam­bién pa­ra Gros­jean, un fa­llo en el al­ter­na­dor de sus mo­to­res Re­nault tras el safety car les de­jó ti­ra­dos.

Red Bull, al al­za.

En el po­dio se jun­ta­ron diez

tí­tu­los mun­dia­les.

Ser­gio Pé­rez con­si­guió la no­ve­na po­si­ción en una ca­rre­ra en la que el Sau­ber no dio mu­cho de sí.

Ki­mi Raik­ko­nen al­can­zó la se­gun­da po­si­ción después de des­em­ba­ra­zar­se de Ha­mil­ton, a quien tar­dó

mu­cho en su­pe­rar.

Pe­se a los pro­ble­mas con el DRS del vier­nes y no pa­sar la Q1, Web­ber tu­vo la con­sis­ten­cia pa­ra, re­mon­tan­do, aca­bar cuar­to.

Se­bas­tian Vet­tel es­ta­ba te­nien­do una ac­tua­ción im­pe­ca­ble y era só­li­do lí­der,

pe­ro la me­cá­ni­ca de su Red Bull di­jo bas­ta y na­da pu­do ha­cer pa­ra re­me­diar­lo.

Los For­ce In­dia hi­cie­ron una gran ca­rre­ra. Hul­ken­berg (en ca­be­za en la fo­to) fue quin­to, y Di Res­ta, sép­ti­mo.

Gros­jean se vio fue­ra de ca­rre­ra por ave­ría cuan­do ro­da­ba se­gun­do y po­día ser un se­rio ri­val pa­ra Alon­so.

Ni­co Ros­berg se vio en­vuel­to en el trá­fi­co du­ran­te todo el Gran Pre­mio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.