Loeb, cin­co de sie­te

AUTOhebdo SPORT - - WRC - Javier BUENO. Fo­tos: SUT­TON y DPPI

En su al­ter­nan­cia en el cam­peo­na­to con Aus­tra­lia, es­te año era el turno Nue­va Ze­lan­da, un rall­ye muy bo­ni­to, rá­pi­do y, da­da la épo­ca del año allí –muy cer­ca del in­vierno–, con un tiem­po to­tal­men­te ines­ta­ble.

An­te ello, te­ner una in­for­ma­ción me­teo­ro­ló­gi­ca pre­ci­sa era tan im­por­tan­te co­mo te­ner la me­jor pues­ta a pun­to del co­che. En es­te as­pec­to, Ci­troën –cu­ya in­for­ma­ción so­bre el tiem­po se di­ce pro­vie­ne di­rec­ta­men­te del ejér­ci­to del ai­re fran­cés– fue de nue­vo el más pre­ci­so, so­bre t odo por l o vis­to en l a elec­ción de los neu­má­ti­cos en una pri­me­ra eta­pa, que era la que más du­das crea­ba al res­pec­to.

Pe­ro eso no fue obs­tácu­lo pa­ra que Latvala em­pe­za­ra mos­tran­do su ar­mas. Ga­nó el pri­mer tra­mo y se si­tuó lí­der del rall­ye, aun­que es­te apun­te le iba a du­rar po­co, pues Hir­vo­nen le qui­ta­ba el scratch en la se- gun­da crono, una de las más lar­gas del rall­ye. A par­tir de ese mo­men­to, y aun­que Latvala se de­fen­día bien, po­co tu­vo que ha­cer an­te la de­mos­tra­ción de po­de­río que da­ba el fin­lan­dés, que a la re­gu­lar es­ta­ba pu­dien­do con el su­per­cam­peón del mun­do Loeb.

Tras el trío de ca­be­za, has­ta pi­lo­tos pri­va­dos co­mo Ta­nak, No­vi­kov y Neu­vi­lle po­dían con un Pet­ter Sol­berg que lo es­ta­ba pa­san­do mal con l a mon­ta de neu­má­ti­cos, pues e l e g í a u n c o mpues­to du­ro fren­te al blan­do que es­ta­ban uti­li­zan­do sus ri­va­les. El no­rue­go pre­ce­día a un Da­ni Sor­do que tam­po­co ha­bía acer­ta­do con su elec­ción, y eso pro­vo­ca­ba que después de cua­tro cro­no­me­tra­das Sol­berg es­tu­vie­ra a mi­nu­to y me­dio de la ca­be­za y Sor­do a dos mi­nu­tos.

Loeb se ade­lan­ta.

El se­gun­do bu­cle de la pri­me­ra eta­pa si­guió mar­can­do di­fe­ren­cias que em­pe­za-

ban a ser abis­ma­les en­tre los chi­cos de Ci­troën Ra­cing y los de Ford M-Sport, que se mag­ni­fi­ca­ron aún más cuan­do en la sép­ti­ma cro­no­me­tra­da Latvala, en un cor­te en una cur­va, se sa­lía e iba a pa­rar con­tra una va­lla de es­pino en la que su co­che se que­da­ba en­re­da­do, te­nien­do que es­pe­rar a que vi­nie­ran a cor­tar los alam­bres. Sea co­mo fue­re, en es­te in­ci­den­te Jari-Mat­ti per­día más de 4 mi­nu­tos, hun­dién­do­se en la cla­si­fi­ca­ción y, aun­que lue­go re­cu­pe­ró, no tu­vo op­cio­nes a un pues­to en el po­dio.

Al tér­mino del pri­mer día, y en la úl­ti­ma prue­ba de ve­lo­ci­dad, Loeb apre­ta­ba a Hir­vo­nen y por 4 se­gun­dos le arre­ba­ta­ba el li­de­ra­to del rall­ye, mien­tras que No­vi­kov, en una ac­tua­ción has­ta ese mo­men­to si n ta­cha, era ter­ce­ro, pre­ce­dien­do a Sol­berg y a un Neu­vi­lle que tam­bién se es­ta­ba en­tre­gan­do, y con­tra el que Da­ni Sor­do, aun­que es­ta­ba cer­ca, no po­día.

En la se­gun­da eta­pa, mien­tras Sol­berg y Latvala se­guían es­ca­lan­do po­si­cio­nes, la lu­cha in­ter­na en­tre los pi­lo­tos de Ci­troën fue una cons­tan­te. Loeb man­te­nía el li­de­ra­to al­can­za­do al tér­mino de la pri­me­ra jor­na­da, pe­ro con una cor­ta di­fe­ren­cia fren­te a Hir­vo­nen,

LATVALA EM­PE­ZÓ MOS­TRAN­DO SUS AR­MAS. GA­NÓ EL PRI­MER TRA­MO Y SE SI­TUÓ LÍ­DER DEL RALL­YE

una vez que tras el de­ci­mo­pri­mer tra­mo el fi­nés se si­tua­ba a 1,7 se­gun­dos del fran­cés. En el equi­po, la si­tua­ción fren­te a es­ta ri­va­li­dad en ca­sa era tensa, y aun­que las con­sig­nas de la je­fa­tu­ra se veían ve­nir, no iba a ser has­ta al fi­nal de la eta­pa cuan­do Yves Mat­ton era ta­jan­te, dan­do ór­de­nes pa­ra que Hir­vo­nen mo­du­la­ra su ve­lo­ci­dad lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra no in­co­mo­dar a su je­fe de fi­las.

Sen­ten­cia­do.

Di­cho y he­cho. Ahí que­da­ba sen­ten­cia­do el Rall­ye de Nue­va Ze­lan­da. De nue­vo Loeb en lo más al­to del po­dio y quin­ta vic­to­ria de sie­te par­ti­ci­pa­cio­nes, con el úni­co aban­dono de Por­tu­gal. Y es que Loeb que­ría ama­rrar el re­sul­ta­do an­te la pró­xi­ma ci­ta en Fin­lan­dia, que siem­pre, y en teo­ría, le se­rá me­nos fa­vo­ra­ble, so­bre todo te­nien­do a Hir­vo­nen y Latvala co­rrien­do en su te­rreno.

De ca­ra a la úl­ti­ma jor­na­da, las po­si­cio­nes en ca­be­za ya no iban a cam­biar. Sol­berg en­ju­ga­ba su re­tra­so y se si­tua­ba en el ter­cer pues­to del po­dio, por de­lan­te de No­vi­kov y Ta­nak, que ha­bían man­te­ni­do una bo­ni­ta pe­lea du­ran­te

todo el rall­ye, aun­que a dos tra­mos del fi­nal Ott se sa­lía, vol­can­do y te­nien­do que aban­do­nar.

Otro de los pun­tos de in­te­rés, so­bre todo pa­ra no­so­tros, fue ver has­ta qué pun­to Sor­do po­día ga­nar­le el pues­to a Thierry Neu­vi­lle, pe­ro no hu­bo for­ma; el bel­ga se de­fen­dió muy bien, y tras el aban­dono de Ta­nak con­se­guía el sex­to pues­to, pre­ce­dien­do a su vez a Latvala.

Que­da­ba por ver cuál era el re­sul­ta­do del Po­wer Sta­ge, y en él los pi­lo­tos de Ford es­tu­vie­ron ex­pe­di­tos: Latvala ga­na­ba por de­lan­te de Sol­berg y Loeb. En esa úl­ti­ma eta­pa, por lo me­nos, a Da­ni le que­dó la pe­que­ña sa­tis­fac­ción de ha­ber ga­na­do las dos pa­sa­das por el tra­mo su­per­es­pec­tácu­lo de Auckland Do­mai­ne.

Pa­sa­do el ecua­dor del Mun­dial 2012, la ven­ta­ja de Ci­troën so­bre Ford en la cla­si­fi­ca­ción de mar­cas es de 73 pun­tos, mien­tras que en la lu­cha por el Cam­peo­na­to de Pi­lo­tos Loeb su­pera por 38 pun­tos a Hir­vo­nen y por 55 a Sol­berg, lo que sig­ni­fi­ca más de una vic­to­ria en el pri­mer ca­so y al­go más de dos en el se­gun­do. Ve­re­mos qué pa­sa en Fin­lan­dia.

Da­ni Sor­do per­dió to­das las op­cio­nes al po­dio tras la mon­ta erró­nea de neu­má­ti­cos el pri­mer día.

La ac­tua­ción de No­vi­kov fue es­pec­ta­cu­lar. El ru­so se po­si­cio­na ca­da vez más co­mo un pi­lo­to a te­ner en cuen­ta.

El bel­ga de Ci­troë­nQa­tar, Thierry Neu­vi­lle, tam­bién vie­ne de­mos­tran­do rall­ye a rall­ye que va a más.

Hir­vo­nen de­mos­tró que tie­ne po­ten­cial pa­ra ra­to, pe­ro ór­de­nes son ór­de­nes… y a ple­gar.

En una tem­po­ra­da ple­na de des­pro­pó­si­tos, Araú­jo con­se­guía estar en­tre los diez pri­me­ros.

A Pet­ter Sol­berg le cos­tó su­pe­rar el mi­nu­to y me­dio per­di­do el pri­mer día, pe­ro to­có po­dio.

El me­xi­cano Ri­car­do Tri­vi­ño, co­pi­lo­ta­do por Álex Haro, con­si­guió el ter­cer pues­to en su ca­te­go­ría.

Latvala, con ese ím­pe­tu irre­fre­na­ble que mues­tra, me­tió de nue­vo la pa­ta y aca­bó

en­re­da­do en una cer­ca.

En Pro­duc­ción, el ar­gen­tino Mar­cos Li­ga­to mos­tró un ni­vel ex­ce­len­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.