Da­ni Sor­do

AUTOhebdo SPORT - - WRC -

Tras el pa­rén­te­sis en­tre Ar­gen­ti­na y Gre­cia –un rall­ye es­te que me hu­bie­ra en­can­ta­do co­rrer, ya que fue en el que más cer­ca es­tu­ve de lo­grar mi pri­me­ra vic­to­ria en el Mun­dial–, Car­los y yo lle­gá­ba­mos a Nue­va Ze­lan­da pa­ra re­en­con­trar­nos con el cam­peo­na­to, pe­ro so­bre todo con mi co­che y con mi equi­po. El Mi­ni no te­nía es­pe­cia­les me­jo­ras ni mo­di­fi­ca­cio­nes res­pec­to a la ci­ta por­tu­gue­sa, pe­ro en cuan­to a re­gla­jes de sus­pen­sión, mo­tor, et­cé­te­ra, es­ta­ba todo mu­cho más afi­na­do. Nues­tra in­ten­ción era estar lo más arri­ba posible, aun­que es­te no es en ab­so­lu­to un rall­ye fá­cil. Los tra­mos se al­ter­nan en­tre rá­pi­dos y len­tos –son to­dos muy bo­ni­tos y se­lec­ti­vos–, cti­vos–, al­go que no nos preo­cu­pa­ba sal­vo en la a se­gun­da eta­pa, que eran nue­vos y no los te­nía tan­to por la mano. Lo que más nos in­quie­ta­ba, ya que allí la en­tra­da al in­vierno es­ta­ba cer­ca, era la me­teo­ro­lo­gía, so­bre todo de ca­ra a la pri­me­ra me­ra eta­pa, que es en la que más du­das ha­bía. De mu­tuo acuer­do con el equi­po, op­ta­mos por mon­tar un com­pues­to du­ro o pa­ra la pri­me­ra jor­na­da, y la ver­dad es que no acer ta­mos, pues l a su­per­fi­cie de l os t r amos era más fa­vo­ra­ble a los c o mp u e s t o s blan­dos. Se­gún los cálcu­los que hi­ci­mos, en el pri­mer tra­mo per­día­mos cer­ca de un se­gun­do por ki­ló­me­tro, mien­tras que en el l se­gun­do y ter­ce­ro en­ca­já­ba­mos cer­ca de dos s se­gun­dos y me­dio, con lo cual al fi­nal del día nues­tro re­tra­so era de dos mi­nu­tos y me­dio res­pec­to a Loeb. Un mun­do. Si a ello uni­mos os que el sen­sor del cam­bio em­pe­zó a fa­llar, lo cual afec­ta­ba al mo­tor, el pri­mer r día no fue na­da fa­vo­ra­ble. Ter­mi­na­mos os cer­ca de Neu­vi­lle, que era ya nues­tro ob­je­ti­vo, una vez que Ta­nak ak se iba tam­bién de nues­tro pun­to un­to de mi­ra. En l a se­gun­da eta­pa nos s fue me­jor. No hu­bo erro­res en la elec­ción de neu­má­ti­cos, pe­ro me en­con­tré con tra­mos nue­vos en los que no te­nía mu­cha con­fian­za, de ahí que no arries­ga­ra en n nin­gún mo­men­to. Lo que sí pue­do de­cir es que el Mi­ni, i, en cuan­to a com­por­ta­mien­to y ren­di­mien­to, cum­plía con cre­ces. s. Vis­ta nues­tra po­si­ción se­gui­mos in­sis­tien­do en re­cu­pe­rar po­si­cio­nes, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te Neu­vi­lle guar­da­ba bien la di­fe­ren­cia y tan so­lo el aban­dono de Ta­nak a po­co del fi­nal nos per­mi­tió ga­nar una po­si­ción. No ha si­do un re­sul­ta­do pa­ra ti­rar cohetes de nin­gún ti­po. Pa­ra com­pen­sar en al­go nues­tra par­ti­ci­pa­ción, ga­na­mos las dos pa­sa­das por el tra­mo es­pec­tácu­lo, y cuan­do me­nos me­diá­ti­ca­men­te apor­ta­mos al­go a es­ta vi­si­ta a Nue­va Ze­lan­da, que de ver­dad es un país bo­ni­to, tan­to co­mo su rall­ye, pe­ro es­tá un “po­qui­to” le­jos. En Fin­lan­dia, sal­vo que cam­bien las co­sas, no es­ta­re­mos, pe­ro en Ale­ma­nia, sí. Por con­si­guien­te, ¡has­ta en­ton­ces!

EN LA SE­GUN­DA ETA­PA NOS FUE ME­JOR. NO HU­BO ERRO­RES EN LA ELEC­CIÓN DE NEU­MÁ­TI­COS, PE­RO ME EN­CON­TRÉ CON TRA­MOS NUE­VOS EN LOS QUE NO TE­NÍA MU­CHA CON­FIAN­ZA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.