UNA PRUE­BA CAM­BIAN­TE

AUTOhebdo SPORT - - WRC -

El Rall­ye de Nue­va Ze­lan­da se dispu­ta des­de 1969, pe­ro fue en 1977 cuan­do pun­tuó por pri­me­ra vez pa­ra el Mun­dial. Des­de su ini­cio, so­lo tres pi­lo­tos han con­se­gui­do ga­nar el rall­ye en más de tres oca­sio­nes: Mar­cus Gron­holm, que lo­gró cin­co vic­to­rias, se­gui­do de Car­los Sainz, con cua­tro, y el año­ra­do Co­lin McRae, con tres vic­to­rias. Los tra­mos de es­ta ci­ta son muy rá­pi­dos y con tra­za­das muy tí­pi­cas. Los pi­lo­tos siem­pre han co­men­ta­do que pi­lo­tar en Nue­va Ze­lan­da es muy di­fe­ren­te por el ti­po de tra­mos y, ló­gi­ca­men­te, tam­bién por su le­ja­nía y el fe­nó­meno del jet lag. En el as­pec­to téc­ni­co, el rall­ye es muy pa­re­ci­do al de Fin­lan­dia, pe­ro con más es­ca­pa­to­rias en ca­so de te­ner una sa­li­da de pis­ta por las al­tas ve­lo­ci­da­des que al­can­zan los WRC. En cuan­to a los re­gla­jes, hay que te­ner en cuen­ta la al­tu­ra de la ca­rro­ce­ría, ya que per­mi­te tra­ba­jar con set­tings pa­re­ci­dos a los de Fin­lan­dia, aun­que con una al­tu­ra de la ca­rro­ce­ría al sue­lo más re­du­ci­da. Con ello se con­si­gue ba­jar el cen­tro de gra­ve­dad y au­men­tar la ve­lo­ci­dad de los pa­sos por cur­va, ya que las pis­tas son mu­cho más li­sas, sin sal­tos, ni tram­pas, ob­te­nien­do así al­tas ve­lo­ci­da­des en el pa­so por los tra­mos. La cla­ve del r all­ye es acer t ar con l os set up de­bi­do al cons­tan­te cam­bio en la cli­ma­to­lo­gía, pues siem­pre exis­ten pis­tas hú­me­das y de di­fí­cil pi­lo­ta­je a al­ta ve­lo­ci­dad. Los in­ge­nie­ros de­ben estar es­pe­cial­men­te aten­tos pa­ra se­lec­cio­nar el neu­má­ti­co ade­cua­do, en­tre los cua­les es­tán el Mi­che­lin La­ti­tud Cross Hard ( du­ro) o Soft ( blan­do) en las me­di­das 17/65-15. Lo ideal es con­ser var l os blan­dos co­mo elec­ción prin­ci­pal, pe­ro pue­de dar­se el ca­so de que se re­quie­ra com­bi­nar los dos com­pues­tos en los dis­tin­tos ejes, ya que es­tá per­mi­ti­do por el re­gla­men­to FIA. Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta los dis­tin­tos se­tup en fun­ción del or­den de sa­li­da en el tra­mo. Si se sa­le en po­si­cio­nes re­tra­sa­das nos en­con­tra­re­mos con mu­cha gra­vi­lla suel­ta, mien­tras que en po­si­cio­nes de­lan­te­ras la pis­ta es­ta­rá me­nos de­te­rio­ra­da por el pa­so de los WRC. Otro fac­tor cla­ve es la elec­ción de los di­fe­ren­tes re­gla­jes de la pre­car­ga del au­to­blo­can­te en la ca­ja de cam­bios. Si se sa­le en una po­si­ción re­tra­sa­da y sin llu­via nos po­de­mos en­con­trar con un tra­mo con ex­ce­so de grip, por lo que de­be­re­mos op­tar por una me­nor pre­car­ga de au­to­blo­can­te. Al con­tra­rio, si el tra­mo es­tá mo­ja­do por la llu­via, el tra­ba­jo que ten­drá el au­to­blo­can­te se­rá de­ci­si­vo, pues es­te ten­drá que te­ner una pre­car­ga su­pe­rior. Por l o que r es­pec­ta a l os mo­to­res, en Nue­va Ze­lan­da fun­cio­nan a pleno ren­di­mien­to, pues no hay pun­tos dé­bi­les co­mo la al­ti­tud de México o las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, que ob­via­men­te siem­pre per­ju­di­can a su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to. En con­di­cio­nes de mo­ja­do o de ex­ce­so de hu­me­dad am­bien­tal, al igual que en an­te­rio­res rall­yes, no hay que ol­vi­dar­se de la co­lo­ca­ción de las lunas tér­mi­cas pa­ra evi­tar una in­me­dia­ta pér­di­da de vi­sión por cul­pa del vaho. Res­pec­to a las par­tes más de­li­ca­das de los WRC, so­bre todo de la zo­na in­fe­rior, ta­les co­mo los tra­pe­cios, la­ti­gui­llos, ró­tu­las, pa­sos de rue­da... es­tas de­ben estar siem­pre pro­te­gi­das co­rrec­ta­men­te, pues la can­ti­dad de gra­vi­lla en los tra­mos pue­den per­ju­di­car­las en ex­ce­so a lo lar­go del rall­ye.

EN NUE­VA ZE­LAN­DA CA­DA WRC

DIS­PO­NE DE UN MÁ­XI­MO DE 10 NEU­MÁ­TI­COS DE COM­PUES­TO BLAN­DO EN CON­DI­CIO­NES DE AGUA

Y 25 DE COM­PUES­TO DU­RO

En es­ta ci­ta pue­de ha­ber cam­bios brus­cos a cau­sa de la cli­ma­to­lo­gía, y acer­tar con los re­gla­jes es vi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.