In­gla­te­rra, otro de­sa­fío pa­ra Alon­so

AUTOhebdo SPORT - - POLE POSITION -

Tras el pe­lo­ta­zo que el bra­vo pi­lo­to es­pa­ñol dio ha­ce me­nos de dos se­ma­nas en Valencia, con­si­guien­do una vic­to­ria in­creí­ble que a día de hoy se­gui­mos to­da­vía dis­fru­tan­do, que­re­mos ha­cer ba­lan­ce aho­ra de lo mu­cho que el de Fe­rra­ri sa­có de la ca­pi­tal del Tu­ria. A sa­ber: re­cu­pe­ró el li­de­ra­to de nue­vo y en su ca­si­lla anotó 26 pun­tos de di­fe­ren­cia so­bre Se­bas­tian Vet­tel, lo que no es mo­co de pa­vo tal y co­mo es­tá la tem­po­ra­da de com­pe­ti­ti­va y “pe­leo­na”. Des­de lue­go, quién iba a pen­sar que a es­tas al­tu­ras es­ta­ría en es­ta pri­vi­le­gia­da y, si nos apu­ráis, có­mo­da po­si­ción, te­nien­do en cuen­ta la irre­gu­la­ri­dad que ha mos­tra­do el equi­po ita­liano en las pri­me­ras ca­rre­ras, y ya no os de­ci­mos na­da si re­cor­da­mos que el año pa­sa­do por es- tas mis­mas fe­chas el de Ovie­do per­día ya ca­si 100 pun­tos con res­pec­to al pi­lo­to de Red Bull. ¿Es­ta­do ge­ne­ra­li­za­do de eu­fo­ria? Pues sí, pa­ra qué nos va­mos a en­ga­ñar. En el ho­ri­zon­te de Fer­nan­do Alon­so vis­lum­bra­mos, des­de lue­go, mu­chas más po­si­bi­li­da­des a es­tas al­tu­ras que nin­gún otro año de los que ha con­du­ci­do pa­ra Fe­rra­ri. Y nos es­ta­mos re­fi­rien­do a las que pue­de te­ner pa­ra con­quis­tar el que se­ría su ter­cer en­tor­cha­do mun­dial y el pri­me­ro con la mí­ti­ca es­cu­de­ría ita­lia­na. De to­dos mo­dos, y cam­pa­nas al ai­re las jus­tas, el ove­ten­se tie­ne to­da­vía mu­cha te­la que cor­tar. Si­gue sin te­ner el me­jor co­che, lo que cues­ta creer, y si en Valencia los al­ter­na­do­res de los mo­no­pla­zas de Vet­tel y Gros­jean no se hu­bie­ran ca­len­ta­do más de la cuen­ta, la pe­lí­cu­la que es­ta­ría­mos con­tan­do aho­ra bien po­dría ha­ber te­ni­do otro desa­rro­llo. ¿Qué que­re­mos de­cir con es­to? Sen­ci­lla­men­te, que el Red Bull, a te­nor de la “tu­be­ría” que les me­tió a to­dos has­ta que sa­lió el safety car y se pro­du­jo el aban­dono, ha mos­tra­do sig­nos evi­den­tes de ha­ber­se con­ver­ti­do –o estar muy cer­ca– en la ba­la que fue la tem­po­ra­da pa­sa­da. In­clu­so, aho­ra mis­mo una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes del staff téc­ni­co de Fe­rra­ri y del pro­pio Alon­so, co­mo ma­ni­fes­ta­ron la se­ma­na pa­sa­da, es ver cuán­to ha evo­lu­cio­na­do el co­che de la be­bi­da ener­gé­ti­ca. Es­te fin de se­ma­na, con oca­sión del GP de Gran Bre­ta­ña, ten­drán, y ten­dre­mos to­dos, la oca­sión de com­pro­bar­lo. No es mal tra­za­do el Cir­cui­to de Sil­vers­to­ne, al me­nos si re­cor­da­mos lo que ocu­rrió el año pa­sa­do, cuan­do Fe­rra­ri y el pro­pio Alon­so se lle­va­ron el ga­to al agua. Por tan­to, nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra el pi­lo­to es­pa­ñol de in­ten­tar po­ner al­go más de tie­rra de por me­dio. Eso sí, de mo­men­to, pa­re­ce ser que de­be­rá te­ner el per­mi­so de Red Bull y de al­guno más. O tal vez no. Lo di­cho, es­te do­min­go, la res­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.