Más ex­qui­si­to, me­nos de­por­ti­vo

AUTOhebdo SPORT - - AL VOLANTE -

La ver­sión abier­ta del M6 re­ba­ja li­ge­ra­men­te las as­pi­ra­cio­nes de­por­ti­vas del cou­pé, y si bien man­tie­ne in­tac­ta la po­ten­cia de mo­tor V8, la sen­sa­ción a bor­do es de me­nor pre­ci­sión, ma­yo­res ba­lan­ceos de la ca­rro­ce­ría –ca­si inexis­ten­tes en el cou­pé– y su­pe­rior con­fort de mar­cha. De es­ta ma­ne­ra, al pul­sar los bo­to­nes “Sport” pa­ra di­rec­ción, mo­tor y sus­pen­sio­nes, las co­sas se po­nen in­tere­san­tes… pe­ro no tan­to co­mo en la ver­sión cou­pé. Todo ello se de­be a que la in­ten­ción de sus res­pon­sa­bles ha si­do la de crear un mo­de­lo li­ge­ra­men­te más bur­gués, más blan­do de sus­pen­sio­nes, pues quien bus­ca el cabrio no sue­le ser tan fa­ná­ti­co de la pre­ci­sión pura co­mo lo son los clien­tes de coupés. A la ho­ra de ex­pli­car su me­nor agi­li­dad, de­be­mos ha­cer no­tar que pe­sa 125 ki­los más – su­peran­do las dos to­ne­la­das de pe­so– de­bi­do a los re­fuer­zos ne­ce­sa­rios pa­ra me­jo­rar su ri­gi­dez tor­sio­nal, y aun así es­ta si­gue sien­do ne­ta­men­te in­fe­rior. Es­tos ki­los de más pe­na­li­zan li­ge­rí­si­ma­men­te las pres­ta­cio­nes y, por ejem­plo, su pa­so de ce­ro a cien es 0,1 dé­ci­mas más len­to (4,3 se­gun­dos). De to­das for­mas, no hay que equi­vo­car­se: el M6 Cabrio es una ver­da­de­ra fie­ra que apa­sio­na con­du­cir, pe­ro al de­jar­lo y su­bir­se al cou­pé apre­cia­mos que las sen­sa­cio­nes di­ná­mi­cas de es­te úl­ti­mo son ne­ta­men­te su­pe­rio­res. Da­das las es­ca­sas di­fe­ren­cias ac­tua­les en­tre com­pe­ti­do­res di­ver­sos, es­tos plan­tea­mien­tos ha­cen que un Mer­ce­des SL AMG pue­da ser in­clu­so más re­co­men­da­ble que el M6 Cabrio, pues es más li­ge­ro, más co­mu­ni­ca­ti­vo con la ca­rre­te­ra y ca­si igual de de­por­ti­vo, mien­tras que la fir­ma de la es­tre­lla no tie­ne na­da pa­re­ci­do a la pa­sión del M6 cou­pé; ha­bría que ir­se a co­sas co­mo el SLS “Alas de Ga­vio­ta”, un co­che de otra ca­te­go­ría y mu­cho más ca­ro. Si­ba­ri­ta. Ade­más de disfr utar del mis­mo lu­jo que en la ver­sión ce­rra­da, el M6 Cabrio lo­gra que, in­clu­so abier­to, el ai­re ape­nas nos mo­les­te a al­ta ve­lo­ci­dad, y a 120 km/h se pue­de man­te­ner una con­ver­sa­ción sin le­van­tar la voz. Mien­tras, ce­rra­do, mues­tra ca­si la mis­ma ca­li­dad de mar­cha que si no fue­se cabrio. El te­cho re­trác­til se abre y cie­rra de for­ma to­tal­men­te au­to­má­ti­ca en unos 20 se­gun­dos, y es­ta ope­ra­ción pue­de rea­li­zar­se en mar­cha has­ta los 40 km/h. Ha si­do rea­li­za­do en ma­te­rial sin­té­ti­co re­for­za­do con fi­bra de car­bono, una so­lu­ción li­ge­ra y efi­caz, y la ven­ta­na tra­se­ra pue­de ba­jar­se a vo­lun­tad de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te.

La ver­sión cabrio es, di­ná­mi­ca­men­te, más sua­ve que el cou­pé.

La ca­po­ta se abre y cie­rra de for­ma au­to­má­ti­ca, ac­ción que pue­de rea­li­zar­se has­ta a 40 km/h.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.