Más suav vi­dad

AUTOhebdo SPORT - - PRUEBA - Ra­fa J. CID. Fo­to­gra­fía: Jor­ge BRICHETTE

Lu­jo y bie­nes­tar. Es­tas son las ca­rac­te­rís­ti­cas que ema­na el Se­rie 6 Gran Cou­pé cuan­do lo con­du­ci­mos, un vehícu­lo muy gran­de, de cin­co me­tros de lon­gi­tud, res­pues­ta de BMW a la co­rrien­te de di­se­ño que ini­ció Mer­ce­des con su CLS. La de­por­ti­vi­dad que­da re­le­ga­da a un se­gun­do plano en su per­so­na­li­dad, y al igual que la ma­yor par­te de las ga­mas BMW, su tac­to ha da­do un pa­so ha­cia un com­por­ta­mien­to más bur­gués. Aun así, es ma­gis­tral có­mo los in­ge­nie­ros de la ca­sa ale­ma­na han lo­gra­do un cha­sis que se desen­vuel­ve con enor­me sol­tu­ra por los tra­mos más re­vi­ra­dos, a pe­sar de sus 1,8 to­ne­la­das de pe­so, ani­ma­do por una me­cá­ni­ca que es todo re­fi­na­mien­to y po­der, vir­tu­des que cre­cen cuan­do s on aso­cia­das a una mo­to­ri­za­ción di ésel, co­mo es el ca­so. Veá­mos­lo c on de­ta­lle.

Afi­la­do.

Es im­po­si­ble pa­sar des­aper­ci­bi­do con el Gran Cou­pé, un co­che que se cuen­ta en­tre los que más ca­be­zas ha he­cho gi­rar úl­ti­ma­men­te, mien­tras lo con­du­cía­mos pa­ra es­tas prue­bas. Se de­be en par­te a sus afi­la­das lí­neas, po­ca al­tu­ra, enor­me lon­gi­tud y a sus cua­tro puer­tas, pro­por­cio­nes es­tas po­co vis­tas to­da­vía y que lla­man la aten­ción.

Por den­tro en­con­tra­mos aca­ba­dos de una ca­li­dad ex­cep­cio­nal, con ma­te­ria­les de pri­me­ra por to­das par­tes re­ma­ta­dos con mi­mo y buen gus­to. Es un ver­da- de­ro pa­la­cio. La pa­lan­ca de cam­bios au­to­má­ti­ca se ha con­ver­ti­do en po­co tiem­po en un clá­si­co que ha lle­ga­do a to­das las ga­mas BMW, y el gi­ra­dor pa­ra con­tro­lar el na­ve­ga­dor de­jó de ser di­fí­cil de usar ha­ce tiem­po.

Lla­ma la aten­ción que las pla­zas tra­se­ras sean pe­que­ñas a pe­sar de las gran­des di­men­sio­nes del vehícu­lo, in­clu­so te­nien­do en cuen­ta que se ha ga­na­do es­pa­cio pa­ra las pier­nas fren­te al Se­rie 6 Cou­pé, y la quin­ta pla­za, ade­más, no es uti­li­za­ble sal­vo pa­ra emer­gen­cias. Mien­tras, el ma­le­te­ro, con sus 460 li­tros, no es bri­llan­te pa­ra una gran ber­li­na pe­ro sí pa­ra un cou­pé.

Mu­chos ca­ba­llos.

Na­da me­nos que 313 ca­ba­llos en­tre­ga el mo­tor 3.0 dié­sel de 6 ci­lin­dros en lí­nea so­breal i men­ta­do. Su sua­vi­dad y es­ca­sez de vi­bra­cio­nes es tan des­ta­ca­ble que, si no te lo cuen­tan, no sos­pe­chas que es un dié­sel. Por­que, ade­más, no sue­na a dié­sel, sino sim­ple­men­te a un mo­tor muy po­ten­te. Na­da me­nos que 630 Nm de par mo­tor en­tran en ac­ción a tan so­lo 1.500 vuel­tas, lo que da una idea de su ju­go­sa pa­ta­da na­da más ace­le­rar. Esa es la sen­sa­ción en todo mo­men­to: pi­sar el pe­dal de­re­cho y sa­lir dis­pa­ra­do es todo uno. La ca­ja de cam­bios po­see ocho mar­chas, qui­zá ex­ce­si­vas, pe­ro no mo­les­tan al ser uti­li­za­do co­mo au­to­má­ti­co. Con las le­vas, la co­sa se com­pli­ca un po­co.

En cuan­to a los con­su­mos, la ci­fra ho­mo­lo­ga­da de 5,5 li­tros a los 100 ki­ló­me­tros es so­lo imi­ta­ble a pun­ta de gas, y se du­pli­ca en con­duc­ción de­por­ti­va, su­peran­do los 10 li­tros… ci­fras in­creí­ble­men­te ba­jas am­bas pa­ra to­da la cua­dra que ma­ne­ja­mos y su ge­ne­ro­sa res­pues­ta en todo mo­men­to. Los con­su­mos de BMW es­tán en es­tos tiem­pos en­tre los me­jo­res de todo el mer­ca­do au­to­mo­vi­lís­ti­co.

En las cur­vas.

La nue­va ge­ne­ra­ción de mo­de­los BMW se ca­rac­te­ri­za por un tac­to me­nos de­por­ti­vo que el de sus pre­de­ce­so­res, co­mo he­mos vis­to en la Se­rie 3, la Se­rie 5 o los Z4. La Se­rie 6 era ya una de las más bur­gue­sas del fa­bri­can­te ale­mán, y con es­ta evo­lu­ción prác­ti­ca­men­te anu­la las di­fe­ren­cias en apa­sio­na­mien­to fren­te a los Au­di A7 Sport­back, acer­cán­do­se más que nun­ca a los Mer­ce­des CLS. Pa­ra que so­bre­sal­ga en tac­to, es pre­ci­so in­ver­tir un po­co más de di­ne­ro del que anun­cia­mos en la fi­cha téc­ni­ca y ad­qui­rir­lo con el con­trol di­ná­mi­co de la sus­pen­sión y las es­ta­bi­li­za­do­ras ac­ti­vas, a pre­cios res­pec­ti­vos de 1.500 y 4.600 eu­ros. Tam­bién hay un kit M, muy atrac­ti­vo, que afec­ta úni­ca­men­te a as­pec­tos es­té­ti­cos.

Con todo es­to y el bo­tón Sport pul­sa­do, el Se­rie 6 Gran Cou­pé si­gue sien­do más con­for­ta­ble que di­ná­mi­co en tac­to, pe­ro ya po­de­mos ca­ta­lo­gar­lo co­mo un de­por­ti­vo di­ver­ti­do. Se desen­vuel­ve de ma­ne­ra má­gi­ca por las cur­vas, de­mos­tran­do el gran tra­ba­jo rea­li­za­do con el cha­sis. Su enor­me ba­ta­lla ha­ce que sea re­la­ti­va­men­te fá­cil de con­du­cir con el ace­le­ra­dor, y mo­ver su tra­se­ra no es di­fí­cil. Por ello, aun­que a ve­ces bien pa­re­ce que uno “no ca­be” en las pae­llas más ce­rra­das de los tra­mos de mon­ta­ña, el 640d pue­de dis­fru­tar­se enor­me­men­te en es­te te­rreno. En au­to­pis­ta, es sim­ple­men­te un rey.

En de­fi­ni­ti­va, el BMW Se­rie 6 Gran Cou­pé es­tá he­cho pa­ra con­duc­to­res que bus­can mi­mo y lu­jo des­pam­pa­nan­te, pe­ro que ade­más quie­ren un sua­ve to­que de­por­ti­vo. Su ni­vel tec­no­ló­gi­co es muy ele­va­do, y pue­de con­tar op­cio­nal­men­te con un sin­fín de sis­te­mas ex­clu­si­vos de los fa­bri­can­tes más avan­za­dos, co­mo son la pro­yec­ción de da­tos en el pa­ra­bri­sas ( Head Up Dis­play), pro­gra­ma­dor de ve­lo­ci­dad ac­ti­vo – que man­tie­ne la ve­lo­ci­dad del co­che que nos pre­ce­de uti­li­zan­do ra­dar–, re­co­no­ci­mien­to de se­ña­les de trá­fi­co, el sis­te­ma de cá­ma­ras pa­ra ver todo el pe­rí­me­tro del co­che ( Su­rround View), el asis­ten­te pa­ra evi­tar co­li­sio­nes –que lle­ga a fre­nar por sí so­lo–, o el fu­tu­ris­ta sis­te­ma de vi­sión noc­tur­na, BMW Night Vi­sion, con re­co­no­ci­mien­to de

pea­to­nes.

Ya es­tá en la ca­lle la úl­ti­ma ca­rro­ce­ría de la Se­rie 6: el Gran Cou­pé.

De­lan­te hay una gran am­pli­tud, pe­ro de­trás las co­sas es­tán más apre­ta­das a pe­sar del gran ta­ma­ño del vehícu­lo.

Los fa­ros in­va­den par­te de la ta­pa del ma­le­te­ro.

Los re­lo­jes aú­nan in­for­ma­ción di­gi­tal y analó­gi­ca, pe­ro la pri­me­ra tie­ne el as­pec­to de la

se­gun­da.

El in­te­rior es un com­pen­dio de

ca­li­dad y boa­to. Todo un lu­jo.

Es­te 3.0 dié­sel en­tre­ga 313 ca­ba­llos que apa­re­cen de for­ma con­tun­den­te, pe­ro sin brus­que­da­des, en todo mo­men­to. No vi­bra y sue­na muy bien.

La ca­ja de cam­bios cuen­ta con na­da me­nos que 8 mar­chas.

A la iz­quier­da, los bo­to­nes Sport y Eco.

17 pul­ga­das de­lan­te y 18 de­trás pa­ra nues­tro pro­ta­go­nis­ta.

La pro­por­ción baja al­tu­ra/gran lon­gi­tud, co­ro­na­da por sus afi­la­das lí­neas, le ha­cen un mo­de­lo lla­ma­ti­vo

y vis­to­so que ha­ce gi­rar ca­be­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.