En di­rec­to

AUTOhebdo SPORT - - EN TU REGIÓN -

La ca­ra­va­na de se­gu­ri­dad es­tu­vo apor­ta­da por Rall­ye Cen­ter, y cau­sa­ron au­tén­ti­ca ex­pec­ta­ción. Fue­ron cua­tro Abarth 500 de los que se usan en los cur­sos de pi­lo­ta­je de rall­yes que se im­par­ten por es­ta en­ti­dad. Al fren­te, y co­mo co­che 0, na­da me­nos que Ós­car Fuer­tes.

Pe­se a la ce­rra­da lu­cha de­por­ti­va que su­po­ne un due­lo al se­gun­do en­tre dos pi­lo­tos de la ta­lla de “Efi” y Del Rin­cón por la ter­ce­ra pla­za, que so­lo se pu­do re­sol­ver en la me­ta por el me­jor tiem­po de “Efi” en el pri­mer tra­mo, am­bos se fe­li­ci­ta­ron abra­za­dos y co­men­ta­ron lo que ha­bían dis­fru­ta­do lu­chan­do en­tre ellos. En el res­to de los ca­sos em­pa­ta­dos no fue muy di­fe­ren­te, lo que da idea de la sana com­pe­ti­ti­vi­dad de al­gu­nos pi­lo­tos ma­dri­le­ños.

Víc­tor Ferrero cum­plía aquí su rall­ye nú­me­ro 200, todo una his­to­ria que, uni­da a su enor­me pro­fe­sio­na­li­dad y su gran fa­ce­ta hu­ma­na, le si­túan ya co­mo uno de los gran­des del co­pi­lo­ta­je es­pa­ñol.

Una de las au­sen­cias más im­por­tan­tes fue la de Al­ber­to San Se­gun­do. Se­gún su ver­sión, la Fe­de­ra­ción Ma­dri­le­ña no le per­mi­te pun­tuar al te­ner li­cen­cia de Cas­ti­lla y León y no ha­ber cum­pli­do el úni­co trá­mi­te re­que­ri­do de ins­cri­bir­se al cer­ta­men, aun­que él ase­gu­ra que lo hi­zo en su día por fax. La Fe­de­ra­ción in­for­ma que no ha re­ci­bi­do co­mu­ni­ca­ción por me­dio al­guno, y que no pue­de ad­mi­tir un fax en­via­do aho­ra por San Se­gun­do, con la fe­cha de ini­cio de tem­po­ra­da, y dar­le los pun­tos que le hu­bie­ron co­rres­pon­di­do en ca­rre­ras an­te­rio­res con ca­rác­ter re­tro­ac­ti­vo.

Siem­pre apo­yan­do a la Fe­de­ra­ción Ma­dri­le­ña, la alcaldesa de Chin­chón, Dª Lui­sa Ma­ría Fer­nán­dez, pro­ta­go­ni­zó la en­tre­ga de tro­feos acom­pa­ña­da de sus con­ce­ja­les de Cul­tu­ra y De­por­tes. En po­co tiem­po, y gra­cias al ca­ris­ma de la alcaldesa, Chin­chón se es­tá con­vir­tien­do en uno de los ejes más im­por­tan­tes del au­to­mo­vi­lis­mo ma­dri­le­ño, y le pro­pi­cia un es­ce­na­rio fa­bu­lo­so al po­der con­tar con su cé­le­bre pla­za co­mo ba­se y lle­ga­da de las prue­bas que allí se ubi­can.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.