To­do un cú­mu­lo de fa­ta­li­da­des

AUTOhebdo SPORT - - POLE POSITION -

SSe­ma­na muy di­fí­cil la pa­sa­da. El mar­tes a pri­me­ra ho­ra nos lle­ga­ba la no­ti­cia del ac­ci­den­te de Ma­ría de Vi­llo­ta, cuan­do, co­mo de to­dos es tris­te­men­te co­no­ci­do, rea­li­za­ba una prue­ba de ae­ro­di­ná­mi­ca con el equi­po Ma­rus­sia en el Ae­ró­dro­mo de Dux­ford, al sud­es­te de In­gla­te­rra. Aun­que la in­for­ma­ción lle­ga­ba con cuen­ta­go­tas, to­do ha­cía pre­sa­giar que las con­se­cuen­cias pa­ra la pi­lo­to ma­dri­le­ña no iban a ser pa­sa­je­ras, co­mo, la­men­ta­ble­men­te, al fi­nal su­ce­dió. Un ac­ci­den­te a to­das lu­ces ines­pe­ra­do que, a fal­ta de co­no­cer los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción, tie­ne un desa­rro­llo anor­mal e iló­gi­co. Un mo­no­pla­za que va al ra­len­tí, que de re­pen­te –y por cau­sas des­co­no­ci­das has­ta aho­ra– se ace­le­ra y, ma­la suer­te, se em­po­tra con­tra un ca-

Aho­ra, lo úni­co que nos im­por­ta es que Ma­ría de Vi­llo­ta se re­cu­pe­re

mión que no sa­be­mos qué na­ri­ces ha­cía en ese lu­gar. Tam­po­co en­ten­de­mos que no hu­bie­ra una zo­na ba­li­za­da pa­ra orien­tar al pi­lo­to y, pa­ra col­mo, sin am­bu­lan­cias des­ta­ca­das en ese em­pla­za­mien­to. Mu­chas fa­ta­li­da­des, la ver­dad, que acla­ra­rán –ima­gi­na­mos– los pe­ri­tos en­car­ga­dos de es­cla­re­cer es­te ac­ci­den­te tan pe­no­so. El ca­so es que el an­tes ya po­co im­por­ta. Aho­ra, lo úni­co que nos in­tere­sa es el des­pués. No ha­ce fal­ta que di­ga­mos que des­de el mis­mí­si­mo mar­tes to­dos nues­tros pen­sa­mien­tos han es­ta­do pues­tos en la re­cu­pe­ra­ción de Ma­ría. Por­que eso es lo que ver­da­de­ra­men­te ne­ce­si­ta­mos, que me­jo­re cuan­to an­tes de sus le­sio­nes y que vol­va­mos a dis­fru­tar de su ex­tra­or­di­na­ria simpatía y de esa va­len­tía pa­ra afron­tar re­tos tan di­fí­ci­les pa­ra una mu­jer co­mo el de ser pi­lo­to de F1. Se­gu­ro que esa va­len­tía y co­ra­je, más la rec­ti­tud que ha de­mos­tra­do en to­das las fa­ce­tas de la vi­da, le se­rán aho­ra de gran ayu­da pa­ra su­pe­rar el nue­vo re­to que tie­ne por de­lan­te. No que­re­mos ol­vi­dar­nos en es­tos mo­men­tos de su fa­mi­lia, y en es­pe­cial de su pa­dre, el que ha si­do su in­se­pa­ra­ble guía y con­se­je­ro du­ran­te los mu­chos años en los que Ma­ría se ha pues­to el mun­do por mon­te­ra. Pa­ra un pa­dre, su­pe­rar un mo­men­to co­mo es­te de­be ser inex­pli­ca­ble, pe­ro mu­cho más en el ca­so de Emi­lio, que era una ex­ten­sión de su hi­ja, muy con­ven­ci­do de lo que es­ta­ban ha­cien­do, y eso que el ca­mino has­ta que Ma­ría se sen­tó en un F1 no fue de ro­sas pre­ci­sa­men­te. Lo cier­to es que nos acor­da­mos mu­cho de él. Preo­cu­pa­dos y sin en­ten­der muy bien por qué la vi­da es a ve­ces tan du­ra y cruel, en es­tos mo­men­tos lo úni­co que desea­mos, y co­mo es­ta­mos se­gu­ros to­da la fa­mi­lia del automovilismo, es que Ma­ría sal­ga ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.