Te da alas

El Clio Sport se vis­te de Red Bull pa­ra des­pe­dir­se, y lo ha­ce a lo gran­de, co­mo la re­fe­ren­cia en de­por­ti­vi­dad y di­ver­sión en su ca­te­go­ría. Es el ver­da­de­ro Fór­mu­la 1 de los uti­li­ta­rios, ca­paz de dar­te mu­chas más alas que cual­quier be­bi­da…

AUTOhebdo SPORT - - PRUEBA - Ra­fa J. CID. Fotografía: Jor­ge BRICHETTE

La his­to­ria de amor de Re­nault y la Fór­mu­la 1 es lar­ga y fruc­tí­fe­ra, y tie­ne con­ti­nua­ción en el pre­sen­te: cua­tro es­cu­de­rías del Gran Circo mon­tan mo­to­res Re­nault, en­tre ellas la ac­tual cam­peo­na, Red Bull. Aho­ra po­de­mos ver sus co­lo­res en el Clio Sport Red Bull Racing RB7, si­glas es­tas úl­ti­mas co­rres­pon­dien­tes al mo­no­pla­za di­se­ña­do por Adrian Ne­wey pa­ra com­pe­tir en 2011.

Atrac­ción fa­tal.

“¿ Pue­do ver­lo?”. Un aficionado al automovilismo vio nues­tro Clio Red Bull en el J arama y se acer­có a ver­lo con an­sie­dad y de­te­ni­mien­to. Pre­gun­tó por to­dos sus de­ta­lles, pe­ro a mo­do de con­fir­ma­ción, pues ya los co­no­cía a la per­fec­ción. En cam­bio, el nue­vo Pors­che Boxs­ter que te­nía­mos a su la­do no cap­tó su aten­ción.

Y es que el Clio Sport es digno de por­tar los co­lo­res que aho­ra lle­va, pues se mues­tra co­mo uno de los coches más bri­llan­tes cuan­do bus­ca­mos de­por­ti­vos ase­qui­bles: al igual que en la com­pe­ti­ción, se guía por cri­te­rios pa­sio­na­les, por ofre­cer a sus con­duc­to­res una ex­pe­rien­cia de con­duc­ción úni­ca, de­por­ti­va en to­dos sus ma­ti­ces. Nues­tro ami­go sa­be, y acier­ta, que una de las má­qui­nas en es­te pla­ne­ta que más pue­de acer­car­nos a las sen­sa­cio­nes de com­pe­ti­ción, por 27.500 eu­ros, es el Clio Red Bull.

Co­mo has po­di­do ver en el reportaje an­te­rior, el Clio IV ya es­tá a la ven­ta, así que no tar­da­rá en ser desa­rro­lla­do el nue­vo Clio Sport con mo­tor 1.6 tur­boa­li­men­ta­do. Así que pa­ra sa­bo­rear las mie­les de es­te ge­nuino at­mos­fé­ri­co que sube de vueltas co­mo un sput­nik, es­ta es qui­zá la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad…

Re­nault apor­ta los mo­to­res a Red Bull, que aho­ra pres­ta sus co­lo­res al Clio

No­ve­da­des.

A la ven­ta en se­rie li­mi­ta­da y nu­me­ra­da me­dian­te una pla­ca jun­to a la pa­lan­ca de cam­bios, el Clio Red Bull ha si­do pin­ta­do en co­lor ne­gro Pro­fun­do con de­ta­lles en ama­ri­llo Si­rius, co­mo los re­tro­vi­so­res y los di­fu­so­res de ai­re, tan­to de­lan­te­ro co­mo tra­se­ro. Los lo­gos Red Bull

pre­si­den las puer­tas, y en el in­te­rior des­ta­can los ex­ce­len­tes asien­tos ti­po bac­quet, fir­ma­dos por Re­ca­ro, per­fec­tos pa­ra pi­lo­tar. No ol­vi­da­mos las llan­tas de alea­ción negras In­ter­la­gos de 18” con neu­má­ti­cos Brid­ges­to­ne RE050A, los mis­mos que per­mi­tie­ron al Mé­ga­ne Trophy ba­tir el ré­cord de vuel­ta en el mí­ti­co Nords­chlie­fe de Nur­bur­gring en 2011.

De se­rie, to­dos ellos han si­do equi­pa­dos con el RS Mo­ni­tor, que uti­li­za la pan­ta­lla y los man­dos de la ra­dio del vehícu­lo pa­ra pro­por­cio­nar ins­tan­tá­nea­men­te in­for­ma­ción so­bre el com­por­ta­mien­to me­cá­ni­co (po­ten­cia, par, fuer­zas G la­te­ra­les y lon­gi­tu­di­na­les), las pres­ta­cio­nes ( cro­nó­me­tro, ace­le­ra­ción 0 a 100 km/h...) y la op­ti­mi­za­ción de la ges­tión del cam­bio de mar­chas. Es co­mo te­ner te­le­me­tría, y es una lás­ti­ma que los da­tos no pue­dan ex­traer­se y gra­bar­se

Al pró­xi­mo Clio Sport se le es­pe­ra con mo­tor 1.6 tur­boa­li­men­ta­do

pa­ra un análisis pos­te­rior. Pe­ro con un sim­ple vis­ta­zo po­de­mos sa­ber si es­ta­mos al­can­zan­do los lí­mi­tes del co­che o si to­da­vía hay más. Cli­ma­ti­za­dor au­to­má­ti­co, en­cen­di­do de lu­ces au­to­má­ti­cas o la tar­je­ta ma­nos li­bres tam­bién vie­nen de fá­bri­ca.

Sin cam­bios me­cá­ni­cos.

No hay evo­lu­cio­nes me­cá­ni­cas en es­ta oca­sión. El mo­tor si­gue sien­do el tem­pe­ra­men­tal 2.0 16V de 203 CV a 7.100 vueltas, al­go fal­to de ba­jos a cam­bio de ofre­cer un in cres­cen­do de po­ten­cia a par­tir de las 4.000 rpm y has­ta más allá de las 7.000, al­go que to­da­vía no ha po­di­do igua­lar nin­gún mo­tor tur­boa­li­men­ta­do. Con tan­to re­co­rri­do, es muy útil su in­di­ca­dor de cam­bio de mar­cha pa­ra apro­ve­char has­ta el úl­ti­mo im­pul­so. Si­gue aso­cia­do a una ca­ja de cam­bios ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des.

El eje de­lan­te­ro no es co­mo el de los de­más Clio, sino de ti­po McPher­son pe­ro con pi­vo­te des­aco­pla­do, una so­lu­ción que me­jo­ra trac­ción y aga­rre. En es­te sen­ti­do, aun­que nues­tro pro- ta­go­nis­ta ca­rez­ca de au­to­blo­can­te, lo cier­to es que se cuen­ta en­tre los me­jo­res ejem­plos del mer­ca­do a la ho­ra de bus­car agi­li­dad y efec­ti­vi­dad. Sus pér­di­das de trac­ción son es­ca­sas y en­tra en las cur­vas con fe cie­ga. De­trás op­ta por un eje se­mi­rrí­gi­do que fun­cio­na a la per­fec­ción, a pe­sar de no ser in­de­pen­dien­te, y que ga­ran­ti­za un com­por­ta­mien­to no­ble sin lle­gar a ha­cer per­der pun­tos a la agi­li­dad en cur­vas len­tas. El ta­ra­do de la amor­ti­gua­ción, en es­pe­cial con el cha­sis Cup, es real­men­te du­ro y agre­si­vo, de ma­ne­ra que re­sul­ta per­fec­to pa­ra los con­duc­to­res que bus­can pi­lo­tar más que con­du­cir. Es una ver­da­de­ra

gozada. Eso sí, en el día a día re­sul­ta brus­co.

“Una vez tu­ve un Fiat Pun­to al que le pu­se la sus­pen­sión más du­ra y de­por­ti­va que en­con­tré – nos con­fe­só nues­tro ami­go del

Ja­ra­ma–, y así mi sue­gra no que­ría mon­tar­se en el co­che por­que de­cía que era in­có­mo­do, ¡pe­ro có­mo iba en los tra­mos!”. El Clio Red Bull ga­ran­ti­za aún más glo­ria en te­rreno re­vi­ra­do… y au­sen­cia de sue­gras en los tra­yec­tos lar­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.