El ANÁLISIS

Es­pec­ta­cu­lar VIC­TO­RIA DE WEB­BER, QUE ADE­MÁS DE ALON­SO Es El ÚNI­CO QUE ha GA­NA­DO DOS ca­rre­ras es­ta TEM­PO­RA­DA

AUTOhebdo SPORT - - AL VOLANTE -

fernando Alon­so es­tu­vo cer­ca, muy cer­ca, de lo­grar la ter­ce­ra vic­to­ria de la tem­po­ra­da, pe­ro al fi­nal el triun­fo se lo lle­vó el aus­tra­liano Mark Web­ber, quien im­pu­so la ma­yor ve­lo­ci­dad y pres­ta­cio­nes de su Red Bull en una ca­rre­ra que, con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos, se ce­le­bró en se­co. El as­tu­riano, que ha­bía su­ma­do su pri­me­ra po­le en ca­si dos años, man­tu­vo la pri­me­ra pla­za has­ta que fal­ta­ban cin­co vueltas pa­ra el fi­nal, pe­ro en­ton­ces le pa­só co­mo un ci­clón su ad­ver­sa­rio que, ade­más de su­mar su se­gun­do triun­fo en Sil­vers­to­ne en tres años y el se­gun­do de la tem­po­ra­da des­pués del de Mó­na­co, anotó su cuar­to po­dio con­se­cu­ti­vo en es­te mí­ti­co tra­za­do.

Co­mo en Ca­na­dá, los neu­má­ti­cos se la ju­ga­ron al fi­nal al bi­cam­peón de Ovie­do y no pu­do ha­cer fren­te a su ad­ver­sa­rio. Sin em­bar­go, en In­gla­te­rra li­mi­tó los da­ños. Mien­tras en Mon­treal pa­só de pri­me­ro a quin­to en la rec­ta fi­nal del Gran Pre­mio, en Sil­vers­to­ne pu­do aca­bar se­gun­do, un re­sul­ta­do que per­mi­te a Fernando Alon­so se­guir li­de­ran­do el cam­peo­na­to. El pi­lo­to de Fe­rra­ri su­mó 18 pun­tos y sus dos di­rec­tos ri­va­les en la lu­cha por el tí­tu­lo, Vet­tel y Ha­mil­ton, que­da­ron por de­trás. Des­pués de nue­ve Gran­des Pre­mios, a fal­ta de que den­tro de dos se­ma­nas en Ale­ma­nia se cru­ce el ecua­dor de la tem­po­ra­da, Alon­so cuen­ta con 13 pun­tos de ven­ta­ja so­bre Mark Web­ber (129 a 116), au­men­tan­do de for­ma con­si­de­ra­ble su ven­ta­ja con res­pec­to a Vet­tel (100) y Ha­mil­ton (92), que son ter­ce­ro y cuar­to res­pec­ti­va­men­te.

Cons­tan­cia y re­gu­la­ri­dad.

El as­tu­riano, por otro la­do, se man­tie­ne co­mo el úni­co pi­lo­to que ha pun­tua­do en to­das las

ca­rre­ras de una cam­pa­ña en la que ya lle­va cin­co po­dios, cua­tro en las úl­ti­mas cin­co ci­tas, sien­do la vi­gé­si­ma pri­me­ra con­se­cu­ti­va que aca­ba en la zo­na de pun­tos. La cons­tan­cia y la re­gu­la­ri­dad son de­ter­mi­nan­tes en un Fernando que ya ha pre­sen­ta­do sus cre­den­cia­les al tí­tu­lo. La pri­me­ra se­lec­ción de can­di­da­tos ha eli­mi­na­do a pi­lo­tos co­mo But­ton y Ros­berg, de­jan­do en­tre­ver que la par­ti­da se va a ju­gar, co­mo en 2010, en­tre Fernando Alon­so y los Red Bull, so­bre to­do si Ha­mil­ton y McLa­ren si­guen acu­mu­lan­do erro­res. En­ton­ces se de­ci­dió en la úl­ti­ma ca­rre­ra de Abu Dha­bi por un cla­mo­ro­so error es­tra­té­gi­co de la Scu­de­ria, y el he­cho de que dos años des­pués se pre­sen­te una op­ción a re­van­cha le pue­de dar ma­yor mor­bo a es­te Mun­dial.

La ca­rre­ra de Sil­vers­to­ne se de­ci­dió en­tre un com­pen­dio de efi­ca­cia de los pi­lo­tos y de acier­to es­tra­té­gi­co de los equi­pos. La ba­ta­lla fue du­ra e in­cier­ta has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, co­mo una par­ti­da de aje­drez. Red Bull, nue­va­men­te, vol­vió a su­pe­rar a sus ri­va­les en el apar­ta­do es­tra­té­gi­co. Es uno de los pun­tos fuer­tes de la es­cua­dra que li­de­ra Adrian Ne­wey. Es­ta vez es­co­gie­ron to­mar la sa­li­da con los neu­má­ti­cos blan­dos y aca­bar­la con los du­ros, sien­do a la pos­tre la op­ción más acer­ta­da. Alon­so, por el con­tra­rio, em­pe­zó con los du­ros y aca­bó con los blan­dos.

Hay un da­to bru­tal que re­fle­ja cla­ra­men­te las di­fe­ren­cias en­tre am­bos coches, y es que mien­tras Vet­tel y Web­ber mar­ca­ban la ter­ce­ra y cuar­ta vuel­ta rá­pi­da en ca­rre­ra –su­pe­ra­dos so­lo por am­bos Lo­tus, tam­bién con mo­tor Re­nault–, Alon­so so­lo era sép­ti­mo en es­te par­ti­cu­lar ranking. Red Bull tie­ne un co­che su­pe­rior al de sus ri­va­les des­pués de las es­pec­ta­cu­la­res no­ve­da­des pre­sen­ta­das en Valencia, tan­to en ve­lo­ci­dad pu­ra co­mo

en cons­tan­cia y rit­mo. So­lo un ge­nio en la ges­tión de la ca­rre­ra co­mo es Fernando, que otra vez vol­vió a sa­car el má­xi­mo par­ti­do al co­che y a las con­di­cio­nes, se per­mi­te plan­tar­les ca­ra y lu­char de tú a tú con ar­mas in­fe­rio­res. Fe­rra­ri tie­ne que me­jo­rar con ur­gen­cia el F2012, so­bre to­do aho­ra en ve­lo­ci­dad pun­ta, dar otro pa­so ha­cia de­lan­te en el bó­li­do pa­ra po­der lu­char por el tí­tu­lo al fi­nal.

La de­cep­ción de McLa­ren.

Web­ber, a sus 35 años, lo­gró en In­gla­te­rra su no­ve­na vic­to­ria, afian­zán­do­se co­mo un se­rio ri­val pa­ra Vet­tel, el ni­ño mi­ma­do de Red Bull. Es pron­to pa­ra ha­blar de ór­de­nes de equi­po, pe­ro la lu­cha va a dar jue­go. La gran de­cep­ción en Sil­vers­to­ne la pro­ta­go­ni­zó McLa­ren, un equi­po que no pu­do sa­car el me­jor ren­di­mien­to del co­che ni en agua ni en se­co. La oc­ta­va po­si­ción fi­nal pa­ra Ha­mil­ton y la

RED BUll lE gA­nó la pAR­TI­DA

A fE­RRA­RI OTRA VEZ En la es­tRA­TE­gIA, pE­RO fERnAnDO MAn­TU­VO COn fIR­ME­ZA El

lI­DE­RA­TO

dé­ci­ma de But­ton ha­bla­ban por sí so­las. Un au­tén­ti­co desas­tre, y es­ta vez ni tan si­quie­ra va­le la ex­cu­sa de una ma­la ges­tión de los pit stops. Ha­mil­ton, que lle­gó a Valencia lí­der, ha su­ma­do cua­tro pun­tos en las dos úl­ti­mas ca­rre­ras, y But­ton, irre­co­no­ci­ble, sie­te pun­tos en las úl­ti­mas seis.

Por úl­ti­mo, qui­sie­ra tras­la­dar­les la sen­sa­ción de que Lo­tus tie­ne mu­cho me­jor co­che de lo que re­fle­ja la cla­si­fi­ca­ción de la ca­rre­ra y del cam­peo­na­to. Ro­main Gros­jean com­pro­me­tió su ca­rre­ra otra vez en la sa­li­da y Ki­mi Raik­ko­nen, que es­ta­ble­ció la vuel­ta rá­pi­da en ca­rre­ra, tie­ne de­ma­sia­dos al­ti­ba­jos a lo lar­go del fin de se­ma­na y tam­bién en ca­rre­ra, don­de le cues­ta co­ger y man­te­ner el me­jor rit­mo.

Se­bas­tian Vet­tel lo­gró la ter­ce­ra po­si­ción del po­dio y se re­cu­pe­ra así del va­ra­pa­lo de su aban­dono en Valencia

por ave­ría.

De­cep­ción pa­ra Mi­chael Schu­ma­cher, sép­ti­mo, que hu­bie­ra pre­fe­ri­do una ca­rre­ra so­bre llu­via. No obs­tan­te, fue el me­jor de Mer­ce­des AMG.

Bruno Sen­na en­tró en los pun­tos al aca­bar no­veno con el Williams.

El Fe­rra­ri F2012 se adap­tó a Sil­vers­to­ne co­mo un guan­te tan­to en se­co co­mo en mo­ja­do, y Fernando Alon­so sa­có un gran pro­ve­cho: lás­ti­ma del úl­ti­mo stint con neu­má­ti­cos blan­dos.

Los Lo­tus cua­ja­ron una bue­na ca­rre­ra, aca­ban­do Raik­ko­nen (en la fo­to) en la quin­ta po­si­ción y Gros­jean en la sex­ta.

Fin de se­ma­na pa­ra ol­vi­dar pa­ra Le­wis Ha­mil­ton, que ni en se­co ni en mo­ja­do es­tu­vo a la al­tu­ra por cul­pa de su McLa­ren Mer­ce­des.

La de Gran Bre­ta­ña ha si­do la me­jor ca­rre­ra del año de Fe­li­pe Mas­sa, cuar­to

con su Fe­rra­ri.

Jen­son But­ton, que que­dó eli­mi­na­do en la Q1 en ca­li­fi­ca­ción, con­si­guió pun­tuar al

ter­mi­nar dé­ci­mo.

El to­que que re­ci­bió Ser­gio Pé­rez (en la ima­gen) por par­te de Pas­tor Mal­do­na­do dio al tras­te con las as­pi­ra­cio­nes de am­bos pi­lo­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.