NOS FI­JA­MOS LAS DE­FI­CIEN­CIAS DE SIL­VERS­TO­NE

AUTOhebdo SPORT - - AL VOLANTE -

Sil­vers­to­ne es un cir­cui­to his­tó­ri­co y es­pe­cial por ha­ber al­ber­ga­do el pri­mer Gran Pre­mio del Mun­dial en 1950, pe­ro tam­bién por sus ins­ta­la­cio­nes ve­tus­tas pe­se a la pro­fun­da re­mo­de­la­ción que ha su­fri­do a lo lar­go de los úl­ti­mos años y que, cier­ta­men­te, le han cam­bia­do la ca­ra. Hay co­sas que no cam­bian. El pun­to débil del tra­za­do inglés si­guen sien­do los ac­ce­sos –los atas­cos ki­lo­mé­tri­cos son to­do un clá­si­co–, y sus zo­nas de apar­ca­mien­tos, la ma­yo­ría en cam­pos ve­ci­nos que con la llu­via pro­vo­can el caos por­que se con­vier­ten en un au­tén­ti­co ba­rri­zal. Ni la in­ten­sa llu­via ni las co­las de has­ta 20 ki­ló­me­tros en los ac­ce­sos a Sil­vers­to­ne di­sua­die­ron a los afi­cio­na­dos de acu­dir en ma­sa a un Gran Pre­mio que por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo tu­vo que co­lo­car el car­tel de “to­do ven­di­do”. La llu­via no fue el pro­ble­ma, sino el cau­san­te del pos­te­rior caos, con zo­nas de apar­ca­mien­to in­ser­vi­bles y es­pa­cios de acam­pa­da to­tal­men­te anega­dos. To­do ello con el pro­ble­ma aña­di­do de los mi­les de afi­cio­na­dos que no ha­bían re­ser­va­do pla­za en el

cam­ping y que al ser re­cha­za­dos en su in­gre­so de­bían vol­ver al caos del trá­fi­co. Des­de ha­ce años, sin em­bar­go, pa­ra me­jo­rar los ac­ce­sos al per­so­nal acre­di­ta­do y a los pro­pios pi­lo­tos, se ha abier­to una en­tra­da por una ca­rre­te­ra se­cun­da­ria, más pro­pia de un tra­mo del Mun­dial de Rall­yes que de la en­tra­da a un cir­cui­to y que atra­vie­sa gran­jas y pai­sa­jes bucólicos de la cam­pi­ña in­gle­sa. Pe­se a ello, el ma­dru­gón era no­ta­ble, y a las 7 de la ma­ña­na un pad­dock que nor­mal­men­te es­tá de­sier­to pa­re­cía Las Ram­blas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.