MA­RÍA, SIEM­PRE LU­CHA­DO­RA

AUTOhebdo SPORT - - POLE POSITION -

El mar­tes pa­sa­do, en el Ae­ró­dro­mo de Dux­ford, un ac­ci­den­te du­ran­te una se­sión de tests ae­ro­di­ná­mi­cos con Ma­rus­sia hi­zo que una lu­cha­do­ra co­mo Ma­ría de Vi­llo­ta tu­vie­ra que en­ta­blar una ba­ta­lla más en su vi­da. Una enor­me ba­ta­lla. Hay per­so­nas a las que las cir­cuns­tan­cias de la vi­da les obli­gan a una lu­cha cons­tan­te por con­se­guir aque­llo con lo que siem­pre han so­ña­do, por al­can­zar me­tas que pa­re­cían inal­can­za­bles y, en de­fi­ni­ti­va, por lo­grar un ob­je­ti­vo que la ma­yo­ría con­si­de­ra­mos una uto­pía. Ma­ría es una de ellas. Pe­ro no una más, sino una mu­jer que ha lu­cha­do y bus­ca­do un re­co­no­ci­mien­to de­por­ti­vo del que has­ta ha­ce unos me­ses al­gu­nos du­da­ban. Lo con­si­guió. Fue la pri­me­ra mu­jer es­pa­ño­la que lle­gó a la Fór­mu­la 1. Un es­pe­jo en el que mi­rar­se pa­ra mu­chos de­por­tis­tas que an­sían sa­lir del ano­ni­ma­to, so­bre to­do en el mun­do del mo­tor. La­men­ta­ble­men­te, y de­bi­do al fa­tal ac­ci­den­te, la lu­cha de Ma­ría tie­ne que con­ti­nuar. Aho­ra es más du­ra si ca­be, pe­ro, al igual que al­can­zó otras me­tas, de­be­rá, y lo ha­rá, al­can­zar es­ta otra; su­pe­rar es­te du­ro epi­so­dio. ¡Áni­mo, Ma­ría! Lu­cha y no te rin­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.