¡Que la Fuer­za te acom­pa­ñe!

AUTOhebdo SPORT - - PIT STOP - Jo­sep Via­pla­na

Pru­den­te, tran­qui­la, siem­pre con una son­ri­sa en la ca­ra, in­ten­tán­do­se ha­cer un hue­co en una dis­ci­pli­na hos­til que des­pués de las re­ti­cen­cias ini­cia­les la aco­gió con los bra­zos abier­tos, el des­tino ha que­ri­do que hoy se en­cuen­tre en un hos­pi­tal inglés des­pués de pa­de­cer gra­ví­si­mas he­ri­das en un ac­ci­den­te del que se des­co­no­cen mu­chos pun­tos, pe­ro que me pa­re­ce ab­so­lu­ta­men­te evi­ta­ble, por­que no en­tien­do có­mo un ca­mión tie­ne que es­tar apar­ca­do por dón­de de­be pa­sar un mo­no­pla­za, aun­que sea en fa­se de des­ace­le­ra­ción. Ma­ría de Vi­llo­ta tie­ne una gran per­so­na­li­dad, una tre­men­da fuer­za de vo­lun­tad y, otra vez, sal­drá ha­cia de­lan­te. Lo es­pe­ro y lo de­seo con to­do mi co­ra­zón. ¡ Que la Fuer­za te acom­pa­ñe! Tiem­po habrá pa­ra ha­blar de sus le­sio­nes, po­si­bles se­cue­las e in­clu­so de res­pon­sa­bi­li­da­des, que no son el ob­je­ti­vo que me he pro­pues­to a la ho­ra de em­pe­zar a es­cri­bir es­te ar­tícu­lo. La sen­sa­ción de tristeza, des­con­cier­to, preo­cu­pa­ción, me em­bar­ga, y me cues­ta, sin­ce­ra­men­te, hil­va­nar las pa­la­bras, por­que es­te lan­ce me pa­re­ce tan in­jus­to co­mo ab­sur­do y evi­ta­ble. La Fór­mu­la 1 se debate en una con­ti­nua mo­da de re­duc­ción de cos­tes y se ha con­ver­ti­do en el úni­co de­por­te del mun­do en el que es­tá prohi­bi­do en­tre­nar­se a lo lar­go de la tem­po­ra­da, un he­cho que ya he de­nun­cia­do has­ta la sa­cie­dad y que ha mo­ti­va­do que los equi­pos se gas­ta­ran in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro en desa­rro­llar nue­vos apa­ra­tos que si­mu­la­ran es­tát i ca­men­te l os efec­tos de­ri­va­dos de la pis­ta. El con­tra­sen­ti­do no pue­de ser más ab­sur­do, al igual que l os pocos en­tre­na­mien­tos que se efec­túan t en­gan l ugar en l í nea rec­ta y en ae­ró­dro­mos sin la más mí­ni­ma ga­ran­tía de se­gu­ri­dad. Hay que de­ba­tir so­bre el te­ma pa­ra que ac­ci­den­tes co­mo el de Ma­ría no vuel­van a re­pe­tir­se en el fu­tu­ro. La F1 lu­ce con or­gu­llo el ser una com­pe­ti­ción van­guar­dis­ta, usan­do siem­pre las tec­no­lo­gías más avan­za­das, la má­xi­ma ex­pre­sión del automovilismo. Hay que pre­di­car con el ejem­plo y no per­mi­tir que un co­che sal­ga a una pis­ta que no es­té en con­di­cio­nes o no ofrez­ca ga­ran­tías de se­gu­ri­dad. El ac­ci­den­te de Ma­ría de­be in­vi­tar­nos a re­fle­xio­nar. Es gro­tes­co e in­com­pren­si­ble exi­gir el má­xi­mo a los cir­cui­tos per­ma­nen­tes y lue­go fo­men­tar los tests en otros es­pa­cios con­ce­bi­dos pa­ra otros me­nes­te­res. ¡Que la Fuer­za te acom­pa­ñe!

EL GRA­VE AC­CI­DEN­TE DE MA­RíA DE VI­LLO­TA IN­VI­TA A RE­FLE­XIO­NAR SO­BRE EL FU­TU­RO DE LOS TESTS DE LA F1 Y SU UBI­CA­CIóN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.