¡Al ata­que!

El le­ma “al­go es­tá pa­san­do en Mer­ce­des” se pue­de apli­car per­fec­ta­men­te a su úl­ti­mo mo­de­lo, el Cla­se A, que su­po­ne una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción en di­se­ño ex­pre­si­vo y agi­li­dad de­por­ti­va. Con él, la mar­ca “ata­ca” un fu­tu­ro que pa­sa por con­se­guir un per­fil de usu

AUTOhebdo SPORT - - AL VOLANTE - Manuel DO­MÉ­NECH

Mer­ce­des ha lla­ma­do a su nue­vo mo­de­lo Cla­se A co­mo po­día ha­ber­lo lla­ma­do de cual­quier otra ma­ne­ra, por­que ni es el he­re­de­ro del Cla­se A ori­gi­nal de 1997 ni lo sus­ti­tu­ye. Aquel era un pe­que­ño mo­no­vo­lu­men, es­te mues­tra el for­ma­to clá­si­co de dos vo­lú­me­nes de un com­pac­to de 4,36 me­tros de lar­go, 1,78 de an­cho, 1,43 de al­tu­ra (18 cm in­fe­rior a la del Cla­se A ori­gi­nal) y 2,70 me­tros de dis­tan­cia en­tre ejes. Unas di­men­sio­nes que, sien­do com­pac­tas, le per­mi­ten te­ner una ha­bi­ta­bi­li­dad ex­ce­len­te, lo que se po­ne en evi­den­cia en una zo­na tra­se­ra en la que sus dos ocu­pan­tes tie­nen es­pa­cio más que su­fi­cien­te pa­ra desen­vol­ver­se sin pro­ble­mas, tan­to en al­tu­ra co­mo en dis­tan­cia pa­ra las pier­nas.

Y to­do en un am­bien­te cá­li­do, aco­ge­dor, con una ca­li­dad de ma­te­ria­les y un equi­pa­mien­to pro­pios de coches de seg­men­tos su­pe­rio­res. Un am­bien­te, por otro la­do, que tie­ne en la er­go­no­mía su pun­to más fuer­te y que mues­tra de­ta­lles de de­por­ti­vi­dad que com­bi­nan a la per­fec­ción con la ima­gen ex­ter­na de di­na­mis­mo del co­che.

En es­te sen­ti­do, la es­tre­lla de la ga­ma es el A 250 Sport (tam­bién hay un A 250 con la mis­ma po­ten­cia, pe­ro do­ta­do con la tec­no­lo­gía BlueEFFICIENCY, que su­po­ne me­nos con­su­mo y emi­sio­nes y una me­nor de­por­ti­vi­dad). Es el que me­jor re­fle­ja di­na­mis­mo es­té­ti­co en su di­se­ño de de­pu­ra­da ae­ro­di­ná­mi­ca ( Cx de 0,27, el me­jor del seg­men­to C), con un fron­tal de

apa­rien­cia ne­ta­men­te de­por­ti­va, pre­si­di­do por una ge­ne­ro­sa es­tre­lla de tres pun­tas. Ade­más, apor­ta una pa­rri­lla de efec­to dia­man­te en­mar­ca­da por unos es­ti­li­za­dos fa­ros con per­fi­les su­pe­rio­res de luz de día por dio­dos lu­mi­nis­cen­tes (leds), si­lue­ta es­cul­tu­ral y za­ga aún más de­por­ti­va. Pe­ro to­do ello con­ce­bi­do de una for­ma muy re­fi­na­da, sin es­tri­den­cias ni ele­men­tos su­per­fluos.

Gran pues­ta a pun­to.

Ese di­se­ño tan ex­pre­si­vo se po­ne más en evi­den­cia en el A 250 Sport por­que tam­bién, co­mo pu­di­mos com­pro­bar en la to­ma de con­tac- to, es la ver­sión que ma­ni­fies­ta una agi­li­dad más de­por­ti­va. Am­bos con­cep­tos, di­se­ño y de­por­ti­vi­dad, son cla­ves en el nue­vo Cla­se A, tan­to co­mo la se­gu­ri­dad, la fun­cio­na­li­dad y la co­nec­ti­vi­dad, por­que es­tá lla­ma­do a ser “el pul­so de una nue­va ge­ne­ra­ción”, el pri­me­ro de una se­rie de mo­de­los com­pac­tos ba­sa­dos en la ar­qui­tec­tu­ra de trac­ción de­lan­te­ra y den­tro de la es­tra­te­gia Mer­ce­des- Benz 2020, muy po­si­ble­men­te un SUV, un mo­no­vo­lu­men, un familiar y un coupé de cua­tro puer­tas.

Vol­vien­do al A 250 Sport, su ex­ce­len­te com­por­ta­mien­to en

El nue­vo Cla­se A se pon­drá a la ven­ta el 20 de sep­tiem­bre con pre­cios des­de los 25.500 has­ta los 37.891 eu­ros

cur­va tie­ne mu­cho que ver con la mag­ní­fi­ca pues­ta a pun­to de la sus­pen­sión rea­li­za­da por AMG, con unos dis­cos de ge­ne­ro­so ta­ma­ño con pin­zas de co­lor ro­jo que se de­jan ver a tra­vés de unas atrac­ti­vas llan­tas de 7,5 x 18 pul­ga­das con neu­má­ti­cos 235/ 40 R18 y con una di­rec­ción elec­tro­me­cá­ni­ca de des­mul­ti­pli­ca­ción va­ria­ble. Su res­pues­ta en cur­va, por ve­lo­ci­dad de pa­so y es­ta­bi­li­dad, es asom­bro­sa, y bien asen­ta­do al as­fal­to ma­ni­fies­ta un lí­mi­te de ad­he­ren­cia muy al­to. Y tan­to los fre­nos co­mo la di­rec­ción ayu­dan pa­ra con­se­guir unas cua­li­da­des di­ná­mi­cas que más pa­re­cen de un de­por­ti­vo que de un sim­ple tu­ris­mo com­pac­to.

Mo­tor brio­so.

Ha­blan­do de com­por­ta­mien­to, el de su mo­tor de nue­va ge­ne­ra­ción, de 4 ci­lin­dros, con in­yec­ción di­rec­ta y tur­bo, tie­ne po­ten­cia más que su­fi­cien­te y go­za de una so­bre­sa­lien­te elas­ti­ci­dad y ca­pa­ci­dad pa­ra su­bir de vueltas des­de las más ba­jas, ya que su par mo­tor – de 350 Nm– se po­ne de ma­ni­fies­to des­de las 1.200 vueltas. Es un mo­tor con brío en su res­pues­ta, pe­ro no con una “pa­ta­da” bru­tal. Su fun­cio­na­mien­to es muy equi­li­bra­do y ho­mo­gé­neo, con un so­ni­do más gra­ve que en los otros mo­de­los de la ga­ma ( tam­bién de cua­tro ci­lin­dros).

Es­tá aso­cia­do so­la­men­te al cam­bio ma­nual au­to­ma­ti­za­do de do­ble em­bra­gue 7G-DCT, de ex­ce­len­te fun­cio­na­mien­to en la fun­ción au­to­má­ti­ca y un po­co len­to en la ma­nual por le­vas en el vo­lan­te, no por la pa­lan­ca con­ven­cio­nal. En to­do ca­so, el

con­jun­to mo­tor-cam­bio per­mi­te que el A 250 Sport ob­ten­ga unos va­lo­res de ace­le­ra­ción muy con­vin­cen­tes sin que eso su­pon­ga un con­su­mo y unas emi­sio­nes ex­ce­si­vas.

Se­gu­ri­dad y co­nec­ti­vi­dad.

El nue­vo Cla­se A in­cor­po­ra tec­no­lo­gías pro­pias de coches de ma­yor ca­te­go­ría, co­mo los sis­te­mas PRE-SA­FE y de pre­co­li­sión (Co­lli­sion Pre­ven­tion As­sist), de aten­ción al vo­lan­te ( aler­ta por can­san­cio), aler­ta de cam­bio de

La ofer­ta me­cá­ni­ca del Cla­se A cons­ta de tres mo­to­res de ga­so­li­na (122, 155 y 211 CV) y tres diésel (109, 136 y 170 ca­ba­llos)

ca­rril, re­gu­la­ción de dis­tan­cia, ayu­da ac­ti­va pa­ra apar­car, lu­ces de ca­rre­te­ra au­to­má­ti­cas, con­trol de án­gu­los muer­tos, in­di­ca­ción de ve­lo­ci­dad lí­mi­te, et­cé­te­ra. Por otro la­do, los pa­sa­je­ros del Cla­se A es­tán pro­te­gi­dos por nue­ve air­bags.

Y en lo que a co­nec­ti­vi­dad se re­fie­re, in­cor­po­ra un ele­men­to in­no­va­dor, la adap­ta­ción del iPho­ne al sis­te­ma mul­ti­me­dia del co­che, por lo que des­de la pan­ta­lla multifunción se po­drá ac­ce­der a to­do lo que con­tie­ne el iPho­ne, in­clui­do Fa­ce­book y Twit­ter; una mues­tra más de lo que pre­ten­de Mer­ce­des con el Cla­se A: ha­cer que sea el co­che de la “ge­ne­ra­ción Fa­ce­book”.

La pues­ta a pun­to de la sus­pen­sión por par­te de AMG se de­ja sen­tir en el mag­ní­fi­co com­por­ta­mien­to en cur­va que

ma­ni­fies­ta el A 250 Sport.

La sus­pen­sión es rí­gi­da, pe­ro no se­ca, lo que per­mi­te con­ser­var un cier­to con­fort en es­ta ver­sión de cor­te de­por­ti­vo.

La pre­sen­ta­ción del in­te­rior del A 250 Sport, y del res­to de ver­sio­nes, es jo­ven, atrac­ti­va, mo­der­na y de ca­li­dad. Los de­ta­lles me­tá­li­cos le dan un to­que de ex­clu­si­vi­dad.

Los gra­fis­mos de la ins­tru­men­ta­ción del nue­vo Cla­se A tie­nen un gran ta­ma­ño, lo que per­mi­te po­der leer­los con to­tal fa­ci­li­dad.

De­ta­lle de las llan­tas, cu­yo di­bu­jo de­ja ver las pin­zas de los ge­ne­ro­sos dis­cos, pin­ta­das de co­lor ro­jo.

El mo­tor del A 250 Sport es de nue­va ge­ne­ra­ción. Con cua­tro ci­lin­dros, tie­ne 2 li­tros de ca­pa­ci­dad y desa­rro­lla una po­ten­cia de 211 CV y un par de 350 Nm.

Se ha pues­to es­pe­cial cui­da­do en to­dos los de­ta­lles, por pe­que­ños que

sean.

Una di­rec­ción de des­mul­ti­pli­ca­ción va­ria­ble muy di­rec­ta y unos po­ten­tes fre­nos co­la­bo­ran en que el co­che ten­ga unas cua­li­da­des di­ná­mi­cas so­bre­sa­lien­tes.

Los asien­tos tie­nen los re­po­sa­ca­be­zas

in­te­gra­dos y su for­ma es per­fec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.