“¡Qué di­ver­ti­do!”

AUTOhebdo SPORT - - AL VOLANTE -

AU­TOheb­do SPORT fue co­pi­lo­to oca­sio­nal de Ro­ber­to Mer­hi, el jo­ven­cí­si­mo pi­lo­to de Mer­ce­des en el DTM, y pu­do com­pro­bar so­bre el te­rreno có­mo Ro­ber­to dis­fru­tó con­du­cien­do el Cla­se A. Tan­to es así que, al mos­trar­le la fotografía que le hi­ci­mos mien­tras lle­va­ba el co­che al lí­mi­te en un cir­cui­to im­pro­vi­sa­do en una pis­ta de avia­ción cer­ca­na a la ciu­dad es­lo­ve­na de Por­to­roz, nos di­jo que esa mis­ma son­ri­sa es la que le apa­re­ce en la ca­ra mien­tras con­du­ce su Mer­ce­des del DTM. Mer­hi se di­vier­te con­du­cien­do los coches con ca­rro­ce­ría, pe­ro su me­ta si­gue sien­do la Fór­mu­la 1, a la que as­pi­ra pen­san­do que el DTM es el pa­so ne­ce­sa­rio pa­ra lle­gar a ella tras ha­ber ga­na­do el Eu­ro­peo de Fór­mu­la 3. Ro­ber­to Mer­hi se mos­tró ma­ra­vi­lla­do por las cua­li­da­des di­ná­mi­cas del A 250 Sport, tan­to por el tac­to de la di­rec­ción y de los fre­nos –que aca­ba­ron con los dis­cos al ro­jo tras su de­mos­tra­ción– co­mo por la pues­ta a pun­to de su cha­sis, con una sus­pen­sión per­fec­ta en cuan­to a ri­gi­dez, unos lí­mi­tes de ad­he­ren­cia muy al­tos y una es­ta­bi­li­dad y una ve­lo­ci­dad de pa­so por cur­va sor­pren­den­tes en un co­che así. Nos con­fe­só que el A 250 Sport le pa­re­cía un co­che de di­se­ño muy atrac­ti­vo y que se con­du­cía con una fa­ci­li­dad pas­mo­sa.

Mer­hi, cam­peón eu­ro­peo de Fór­mu­la 3 y pi­lo­to de Mer­ce­des en el DTM, nos acom­pa­ñó en la pues­ta de lar­go del nue­vo Cla­se A.

El Mer­ce­des A 250 Sport le pa­re­ció fá­cil de con­du­cir y ex­ce­len­te por sus cua­li­da­des di­ná­mi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.