Fin­lan­dia, 4 Mon­te­car­lo, 4

AUTOhebdo SPORT - - CAMPEONES DEL MUNDO -

Aun­que pu­die­ra pa­re­cer el re­sul­ta­do abul­ta­do de un par­ti­do de fút­bol, es­te tí­tu­lo vie­ne a cuen­to de las vic­to­rias de Tom­mi Ma­ki­nen en dos de las prue­bas más em­ble­má­ti­cas de to­do el Mun­dial. Sien­do tan di­fe­ren­tes, prác­ti­ca­men­te en to­do, Fin­lan­dia de Mon­te­car­lo, el pi­lo­to de Puup­po­la lo­gró ven­cer el mis­mo nú­me­ro de oca­sio­nes en una y otra. Co­mo buen fin­lan­dés, a Tom­mi lo que real­men­te le gus­ta­ba era rea­li­zar un buen pa­pel en la prue­ba de su país. Apar­te de lo que su­po­nía una vic­to­ria allí, por re­per­cu­sión en los me­dios lo­ca­les y por sa­tis­fac­ción per­so­nal, el ven­cer a los ri­va­les del mo­men­to, mu­chos de ellos com­pa­trio­tas, en los ca­mi­nos por los que ha­bía cre­ci­do era lo má­xi­mo a lo que po­día as­pi­rar. Fin­lan­dia fue su feu­do in­fran­quea­ble en 1994 y de 1996 a 1998. Pocos se po­dían es­pe­rar, sin em­bar­go, que ese fin­lan­dés, ex­per­to en vo­lar por los tra­mos cer­ca­nos a Jy­vasky­la, tam­bién ha­ría del Rall­ye de Mon­te­car­lo su se­gun­da ca­sa. Y más aún te­nien­do en cuen­ta que el as­fal­to no era su su­per­fi­cie pre­di­lec­ta. En Mon­te­car­lo se subió a lo más al­to del po­dio en cua­tro oca­sio­nes con­se­cu­ti­vas, cu­rio­sa­men­te en­la­zán­do­las con las vic­to­rias de Fin­lan­dia, de 1999 a 2002.

Aun­que Ma­ki­nen era un pi­lo­to muy rá­pi­do so­bre tie­rra, tam­bién en as­fal­to con­si­guió mu­chos triun­fos im­por­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.