un dia­man­te pu­li­do

El se­gun­do pi­lo­to que con­si­guió cua­tro tí­tu­los en el Mun­dial de Rall­yes, des­pués de Juha Kank­ku­nen, fue Tom­mi Ma­ki­nen, con la sal­ve­dad de que es­te lo hi­zo con­se­cu­ti­va­men­te y siem­pre con un co­che de la mar­ca del dia­man­te: el Mit­su­bis­hi Lan­cer Evo.

AUTOhebdo SPORT - - CAMPEONES DEL MUNDO - Clau­dio LU­NA. Fotos: DPPI

Di­cen que Ma­ki­nen ( Puup­po­la, Fin­lan­dia, 16 de ju­nio de 1964) fue fiel se­gui­dor y ad­mi­ra­dor de Han­nu Mik­ko­la y Juha Kank­ku­nen, y que de ellos he­re­dó la pasión por los rall­yes y las bue­nas ma­ne­ras de los pi­lo­tos fin­lan­de­ses. Qui­zá Tom­mi era un ge­nio que es­ta­ba a la es­pe­ra de su opor­tu­ni­dad, pues sus co­mien­zos no fue­ron bri­llan­tes y los triun­fos le lle­ga­ron con mu­cho tra­ba­jo y te­són, un es­fuer­zo que se vio re­com­pen­sa­do sie­te años des­pués de su de­but. El re­sul­ta­do, sin em­bar­go, fue me­jor que los que lo­gra­ron quie­nes na­cen con “es­tre­lla”, y el de Puup­po­la con­si­guió cua­tro tí­tu­los mun­dia­les con­se­cu­ti­vos (1996-1999), un he­cho sin pre­ce­den­tes has­ta en­ton­ces.

Tom­mi no fue pre­ci­sa­men­te un dia­man­te pu­li­do des­de jo­ven­ci­to. Tra­ba­ja­ba en la gran­ja familiar y con­du­cía trac­to­res, una ocu­pa­ción que le sir­vió pa­ra to­mar par­te en su pri­me­ra com­pe­ti­ción y ga­nar el tí­tu­lo de cam­peón de Ara­do en 1982 y 1985. Es­te úl­ti­mo año fue el de su de­but en los rall­yes, en una com­pe­ti­ción de ca­rác­ter lo­cal co­no­ci­da co­mo Rally No­kia. No des­ta­có en ex­ce­so, por­que, co­mo he­mos di­cho an­tes, Ma­ki­nen era un dia­man­te en bru­to que se fue pu­lien­do muy po­co a po­co.

Me­dio­cre de­but mun­dia­lis­ta.

Co­mo buen fin­lan­dés, Tom­mi pro­bó suer­te en la prue­ba es­tre­lla de su país, el Rall­ye 1000 La­gos de 1987, pun­tua­ble pa­ra el Cam­peo­na­to del Mun­do de la es­pe­cia­li­dad. Ni en es­te ni en los si­guien­tes rall­yes en los que to­mó par­te en los años su­ce­si­vos, ca­si siem­pre pi­lo­tan­do un Lan­cia Del­ta, tu­vo mu­cho éxi­to, pe­ro no obs­tan­te lo­gra­ba im­po­ner­se en el cer­ta­men de su país en aquel 1987.

Los pe­que­ños pro­gra­mas de esos 3 años en el Mun­dial, has­ta 1990, no le re­por­ta­ron ni gran­des ale­grías ni bue­nos re­sul­ta­dos. Ca­si siem­pre pi­lo­tan­do coches de Gru­po N, nun­ca tu­vo de­ma­sia­da suer­te, aban­do­nan­do en ca­si to­das sus apa­ri­cio­nes; tam­bién se subió en un Lan­cia Del­ta Gr.A en el Rall­ye de Fin­lan­dia de 1989, con idén­ti­co re­sul­ta­do. En 1990 con­du­ci­ría por pri­me­ra vez un Mit­su­bis­hi, en esa oca­sión un Ga­lant VR-4, con el que par­ti­ci­pó, jun­to a Sep­po Har­jan­ne, en cin­co prue­bas del Cam­peo­na­to del Mun­do. Con ese co­che y co­pi­lo­to ga­na­ba la cla­si­fi­ca­ción del

LOS CO­MIEN­ZOS DE MA­KI­NEN EN LOS RALL­YES NO FUE­RON BRI­LLAN­TES; PO­CO A PO­CO, PE­RO CON PA­SO FIR­ME, SE ME­TIó EN­TRE LOS ME­JO­RES

Gr. N, y Har­jan­ne se­ría su com­pa­ñe­ro has­ta 1997.

Años de tran­si­ción.

A la vez que Car­los Sainz lo­gra­ba su pri­mer tí­tu­lo en el Mun­dial, Tom­mi se per­día en las prue­bas con unos y otros equi­pos in­ten­tan­do con­se­guir un buen co­che. El Ford Sie­rra Cos­worth, el Mit­su­bis­hi Ga­lant VR-4, el Maz­da 323 GTX y el Nis­san Sunny GTi- R fue­ron los vehícu­los con los que el fi­nés in­ten­tó lo­grar lo que ha­bían con­se­gui­do sus ído­los, pe­ro ni con el co­che ofi­cial de Maz­da ni con el de Nis­san tu­vo ac­tua­cio­nes de­ma­sia­do bri­llan­tes.

No se­ría has­ta 1994, un par de tem­po­ra­das an­tes de que por fin se des­cu­brie­ra al ver­da­de­ro Ma­ki­nen, cuan­do le lle­ga­ra el pri­mer mo­men­to de glo­ria, al con­se­guir la vic­to­ria en el Rall­ye 1000 La­gos con un Ford Es­cort RS Cos­worth. Di­dier Au­riol, Car­los Sainz, Fran­co­is De­le­co­ur, Mar­cus Gron­holm y otros mu­chos de los gran­des pi­lo­tos de la épo­ca em­pe­za­ron a ver en Tom­mi a un ver­da­de­ro cam­peón.

Con Sep­po Har­jan­ne de co­pi­lo­to con­ti­nuó ese año, que ha­bía ini­cia­do lle­van­do el Nis­san Sunny GTi-R y, aun­que la úni­ca vic­to­ria se la lle­vó con el

Es­cort, ter­mi­nó con el co­che ja­po­nés en el Rall­ye de Gran Bre­ta­ña. Es­ta­ba cla­ro que Tom­mi iba ca­da vez a más, y aun­que la pro­gre­sión no ha­bía si­do ful­gu­ran­te, sí que es­ta­ba sien­do se­gu­ra. De to­das for­mas, aún pa­só una tem­po­ra­da más, la de 1995, sin la “ex­plo­sión” del fin­lan­dés. Aca­ba­ba de fi­char con Mit­su­bis­hi, pa­ra ha­cer equi­po con Ken­neth Eriks­son, pe­ro no se­ría es­ta una tem­po­ra­da bri­llan­te. No fue el pre­lu­dio de lo que se­ría el ’ 96… y los tres años si­guien­tes. Tom­mi Ma­ki­nen se e en­ten­die­ron de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria, aria y co­men­za­ron a su­bir­se al po­dio ha­bi­tual­men­te. En 1996, Ma­ki­nen ga­na­ba en Sue­cia y Ke­nia, los dos pri­me­ros rall­yes, y un po­co más ade­lan­te en Ar­gen­ti­na, Fin­lan­dia y Aus­tra­lia. Es­tas cin­co vic­to­rias le da­ban los su­fi­cien­tes pun­tos ( 123) pa­ra pro­cla­mar­se cam­peón por pri­me­ra vez en su ca­rre­ra de­por­ti­va. Ma­ki­nen ga­na­ba a dos “pe­sos pe­sa­dos” co­mo Co­lin McRae y Car­los Sainz, y tam­bién a Ken­neth Eriks­son, Pie­ro Liat­ti, Bruno Thiry, Juha Kank­ku­nen, Freddy Loix, Ri­chard Burns y Mar­cus Gron­holm. Una tem­po­ra­da des­pués re­pe­tía triun­fo, y de ma­ne­ra más ajus­ta­da se lle­va­ba el tí­tu­lo del ’ 97, otra vez por de­lan­te de los mis­mos hom­bres: Co­lin McRae ( Su­ba­ru) y Car­los Sainz ( Ford). Sus vic­to­rias en Por­tu­gal, Es­pa­ña, Ar­gen­ti­na y Fin­lan­dia, es­ta úl­ti­ma ya con Ris­to Man­ni­sen­ma­ki en el asien­to de la

HAS­TA 1994, Y, CÓ­MO NO, EN EL RALL­YE DE FIN­LAN­DIA, NO LLE­GÓ SU PRI­ME­RA VIC­TO­RIA

Plu­ri­cam­peón.

El Mit­su­bis­hi Lan­cer ya es­ta­ba en su ter­ce­ra evo­lu­ción, y pa­re­cía un co­che con to­do el po­ten­cial po­si­ble pa­ra pe­lear por la vic­to­ria to­tal de­fi­ni­ti­va­men­te. Qui­zá so­lo ne­ce­si­ta­ba a un pi­lo­to que le “com­pren­die­ra”, co­mo de he­cho lo hi­zo Ma­ki­nen en los años su­ce­si­vos en los que con­si­guió el tí­tu­lo de ma­ne­ra con­se­cu­ti­va.

De re­pen­te, el Lan­cer Evo III y

de­re­cha, fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra com­ple­tar el cir­cui­to mun­dia­lis­ta con 1 pun­to más que el pi­lo­to es­co­cés y 12 más que el es­pa­ñol.

La alian­za Mit­su­bis­hi-Ma­ki­nen con­ti­nuó co­se­chan­do éxi­tos du­ran­te dos años más. Con el Lan­cer Evo IV y el Evo V lo­gró cin­co vic­to­rias en 1998, y otras cua­tro más en 1999 ( ya con el Evo VI), y, có­mo no, el tí­tu­lo de cam­peón del mun­do en am­bas oca­sio­nes. De es­ta ma­ne­ra, Ma­ki­nen igua­la­ba a su com­pa­trio­ta Juha Kank­ku­nen, pe­ro con la di­fe­ren­cia de que Tom­mi con­si­guió sus cua­tro en­tor­cha­dos de ma­ne­ra con­se­cu­ti­va. Sainz, McRae y Kank­ku­nen fue­ron sus prin­ci­pa­les ri­va­les en su ter­cer tí­tu­lo, y Burns, Au­riol y Kank­ku­nen en el cuar­to, pe­ro en am­bas tem­po­ra­das es­tu­vo por en­ci­ma de sus di­rec­tos con­trin­can­tes y nin­guno de los dos años hu­bo pi­lo­to que lo­gra­ra más triun­fos que él. ba ga­nan­do en 2001, e in­clu­so su­ma­ba dos vic­to­rias a la ini­cial de Mon­te­car­lo en Por­tu­gal y Ke­nia. Pa­re­cía un año de “re­su­rrec­ción”, pe­ro cuan­do Mit­su­bis­hi tu­vo que cam­biar su Gr.A por un WRC to­das las op­cio­nes des­apa­re­cie­ron, ya que la mar­ca ja­po­ne­sa no cons­tru­yó un buen co­che pa­ra ha­cer fren­te a los Peu­geot 206, Su­ba­ru Im­pre­za y Ford Fo­cus.

La tra­yec­to­ria de­por­ti­va de Ma­ki­nen aca­ba­ría con sus dos úl­ti­mos años al má­xi­mo ni­vel den­tro del equi­po Su­ba­ru, con quie­nes co­se­chó una vic­to­ria más en Mon­te­car­lo, pe­ro tam­bién 11 aban­do­nos. Era la ho­ra de l a re­ti­ra­da y Tom­mi su­po asu­mir­lo de­por­ti­va­men­te, sa­bien­do que pi­lo­tos más jó­ve­nes y agre­si­vos es­ta­ban lle­gan­do al Mun­dial. En el mo­men­to de su adiós, el fin­lan­dés afir­ma­ba

que “ha si­do una de­ci­sión muy me­di­ta­da, ya que ele­gir el mo­men­to opor­tuno nun­ca fue fá­cil. Mis años en el Mun­dial han si­do muy bo­ni­tos, pe­ro pa­ra mí ga­nar lo es to­do y es me­jor pa­rar cuan­do aún se es­tá en lo más al­to. He te­ni­do la suer­te de con­du­cir pa­ra dos equi­pos ex­ce­len­tes y so­lo pue­do es­tar agra­de­ci­do por lo que me han da­do. Aho­ra de­di­ca­ré mu­cho más tiem­po a mi gran­ja y a mi fa­mi­lia; se­rá otra for­ma de dis­fru­tar de la vi­da”.

TO­DOS Y CA­DA UNO DE SUS Tí­TU­LOS MUN­DIA­LES LOS CON­SI­GUIó CON MIT­SU­BIS­HI, SU

MAR­CA

Se aca­ba un ci­clo.

La ra­cha que em­pe­zó en 1996 aca­ba­ba en 2000, cuan­do Ma­ki­nen, que ha­bía co­men­za­do ga­nan­do otra vez en Mon­te­car­lo, no con­se­guía en­la­zar más triun­fos que ese y se que­da­ba con el quin­to pues­to fi­nal. La mo­ti­va­ción de Tom­mi se vino aba­jo un po­co, pe­ro de nue­vo em­pe­za-

Su pa­so por Nis­san no pue­de con­si­de­rar­se co­mo un éxi­to, ya que tu­vo dos aban­do­nos de cua­tro prue­bas dispu­tadas.

Con el Lan­cia Del­ta HF In­te­gra­le del equi­po As­tra tan so­lo hi­zo tres ca­rre­ras en 1993, pe­ro en to­das lo­gró pun­tuar en­tre los pri­me­ros. Por fin, en 1994, des­pués de ca­si 9 años en ac­ti­vo, Tom­mi Ma­ki­nen con­se­guía su pri­mer ri­mer gran triun­fo, al ga­nar en Fin­lan­dia con el Ford Es­cort RS Cos­worth.

En el RAC Bri­tá­ni­co nun­ca tu­vo muy bue­nos re­sul­ta­dos, pe­ro en 1997 le sir­vió pa­ra ce­le­brar su se­gun­do cam­peo­na­to mun­dial, des­pués de ha­ber lo­gra­do 4 vic­to­rias.

El año de su pri­mer tí­tu­lo (1996) no pu­do em­pe­zar me­jor, al im­po­ner­se en Sue­cia al vo­lan­te de un Mit­su­bis­hi Lan­cer Evo III.

El úl­ti­mo de sus cua­tro en­tor­cha­dos se lo lle­vó en 1999, to­do un hi­to pa­ra al­guien que no ha­bía em­pe­za­do muy fuer­te en es­te de­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.