Tam­bién sin te­cho

Co­mo es tra­di­ción, el 911 Ca­rre­ra tam­bién es­tá dis­po­ni­ble en ca­rro­ce­ría des­cu­bier­ta, o Ca­brio­let, des­de prác­ti­ca­men­te 113.000 eu­ros, es de­cir, ca­si 14.000 eu­ros más, aun­que ya con el cam­bio au­to­má­ti­co PDK. Prác­ti­ca­men­te tie­ne las mis­mas pres­ta­cio­nes que l

AUTOhebdo SPORT - - PRUEBA -

des­de pa­ra­do. Los hay más rá­pi­dos, cier­to, pe­ro es­te ya ocu­pa un lu­gar des­ta­ca­do.

Cha­sis de ci­ne.

Na­da se­ría así, o al me­nos en peor si­tua­ción que­da­ría esa ace­le­ra­ción, de no ser por­que es­te 911 pa­re­ce po­ner re­ma­ches al cen­tí­me­tro que po­sa ca­da rue­da so­bre el as­fal­to, ofre­cien­do ese es­pe­ra­do aga­rre tan ne­ce­sa­rio en una mon­tu­ra de es­te ti­po. Tie­ne un cha­sis de ci­ne, y de he­cho es la pri­me­ra vez que un 911 tie­ne la vía de­lan­te­ra más an­cha que la tra­se­ra, por mu­cho que vis­to des­de atrás el abul­ta­do pa­so de rue­da pos­te­rior pa­rez­ca de­cir­nos lo con­tra­rio. Eso im­pli­ca una con­duc­ción to­da­vía más afian­za­da, y de pa­so bo­rra ca­si de un plu­ma­zo la flo­ta­ción a al­ta ve­lo­ci­dad –si es que eres ca­paz de sen­tir­la– u otras ma­las ac­cio­nes del eje de­lan­te­ro en esas cir­cuns­tan­cias, co­mo el sub­vi­ra­je, etc., pa­ra un co­che con el mo­tor

col­ga­do de­trás. Por eso, bus­cas las cur­vas co­mo un hi­po­pó­ta­mo bus­ca el agua pa­ra so­bre­vi­vir y no achi­cha­rrar­se.

Un 911 no tie­ne sen­ti­do pa­ra ca­rre­te­ras sin cur­vas. Las dis­fru­tas tan­to si eres un ave­za­do pi­lo­to co­mo si no. Sien­tes su aga­rre, su fa­ci­li­dad pa­ra en­trar en las cur­vas sin des­co­lo­car­se o su ex­tra­or­di­na­rio desem­pe­ño a la ho­ra de ace­le­rar en sus sa­li­das, tan­to o más co­mo su no­ta­ble aplo­mo en to­do mo­men­to. Unas ela­bo­ra­dí­si­mas sus­pen­sio­nes de­lan­te­ras y tra­se­ras, un equi­po de rue­das ge­ne­ro­so y unos fre­nos acor­des te ha­cen pen­sar que lo que se pa­ga por es­te co­che no sa­bes si se ex­ce­si­vo pe­ro que es­tá bien em­plea­do. Tam­bién pien­sas que es ma­ra­vi­llo­so y que desea­rías uno, que com­pren­des a quien lo tie­ne y que ya no pien­sas que ha­ber­se gas­ta­do ese di­ne­ral en un co­che es po­co más que un sa­cri­le­gio, con la que es­tá ca­yen­do. Lo di­cho, si pu­die­ra yo ten­dría uno, y uno co­mo es­te, sin más ne­ce­si­dad de otras ver­sio­nes más po­ten­tes.

Ro­za los 100.000 eu­ros sin es­tar equi­pa­do a to­pe, pe­ro tras con­du­cir­lo te das cuen­ta de que va­le lo que cues­ta

La ver­sión Ca­brio del 911, con cam­bio PDK, cues­ta unos 14.000 eu­ros más. Se com­por­ta igual y las pres­ta­cio­nes son muy si­mi­la­res. El mo­tor si­gue ahí, col­ga­do por de­trás, pe­ro la ex­ce­len­te geo­me­tría de sus­pen­sio­nes, el ta­ra­do de las mis­mas, los con­tro­les elec­tró­ni­cos y de­más con­si­guen una do­ma per­fec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.