MÁS FUER­TE

Fernando Alon­so dio en Hoc­ken­heim un pa­so de gi­gan­te en sus as­pi­ra­cio­nes de su­mar su ter­cer tí­tu­lo mun­dial al im­po­ner­se de for­ma bri­llan­te en un GP de Ale­ma­nia que ya ha pues­to en evi­den­cia que la lu­cha por el cam­peo­na­to se­rá cues­tión de Fe­rra­ri y Red Bul

AUTOhebdo SPORT - - AL VOLANTE - JO­SEP Via­pla­na

fernando Alon­so ha me­ti­do la di­rec­ta y en otra es­pec­ta­cu­lar ex­hi­bi­ción se im­pu­so de for­ma bri­llan­te en el GP de Ale­ma­nia, dé­ci­ma prue­ba de la tem­po­ra­da. Na­die hu­bie­ra apos­ta­do por él ni por Fe­rra­ri en el arran­que del cam­peo­na­to, pe­ro hoy Alon­so es un lí­der muy só­li­do, y gra­cias a la cons­tan­cia y a su ca­pa­ci­dad de sa­car siem­pre el má­xi­mo pro­ve­cho del co­che, en­ca­be­za con au­to­ri­dad la ca­rre­ra ha­cia el tí­tu­lo. Es el úni­co pi­lo­to de la pa­rri­lla que ha aca­ba­do es­te año to­das las ca­rre­ras en los pun­tos, vein­ti­dós de for­ma con­se­cu­ti­va, su­ma cin­co po­dios en las úl­ti­mas seis ca­rre­ras y ya ha lo­gra­do tres vic­to­rias.

La cla­ve del triun­fo ra­di­có en la bri­llan­te po­le position del sá­ba­do ba­jo el agua, apro­ve­chan­do a la per­fec­ción esa ven­ta­ja pa­ra con­ver­tir­se en el pri­mer pi­lo­to que ha ga­na­do tres ca­rre­ras es­te año. La sa­li­da fue bri­llan­te, la ges­tión de los neu­má­ti­cos per­fec­ta –el pri­mer stint lo hi­zo con blan­dos y los dos si­guien­tes con du­ros– y el equi­po di­bu­jó la es­tra­te­gia más idó­nea, so­bre to­do en el se­gun­do pit stop, al reac­cio­nar rá­pi­do a la re­mon­ta­da de But­ton. Tu­vo pe­ga­do en el co­go­te to­da la prue­ba a Vet­tel y en la se­gun­da mi­tad de la mis­ma tam­bién al inglés, pe­ro na­da ni na­die en­tur­bió su rit­mo, con las ideas cla­ras y ro­zan­do la per­fec­ción. Es­tá ha­cien­do una tem­po­ra­da im­pe­ca­ble, sin ape­nas erro­res –de re­le­van­cia so­lo uno en la Q2 del GP de Aus­tra­lia–, y ha ace­le­ra­do a fon­do ha­cia un tí­tu­lo que ha­ce dos años –el pri­me­ro en el que de­fen­día los co­lo­res de Fe­rra­ri– le dio la es­pal­da.

Un nue­vo pa­no­ra­ma.

Des­de que Fe­rra­ri re­mo­de­la­ra a con­cien­cia el F2012 en el GP de Es­pa­ña, me­jo­ran­do de for­ma no­to­ria sus pres­ta­cio­nes, Fernando Alon­so ha su­ma­do 111 pun­tos de 150 po­si­bles. So­lo se

le ha es­ca­pa­do el po­dio en Mon­treal, una ca­rre­ra que li­de­ra­ba a po­cas vueltas del fi­nal y de la que que­dó fue­ra del ca­jón por un fa­llo es­tra­té­gi­co al ser víc­ti­ma de una de­gra­da­ción ex­tre­ma en sus neu­má­ti­cos. No reac­cio­na­ron a tiem­po y lo pa­ga­ron ca­ro. Con an­te­rio­ri­dad, ha­bía con­se­gui­do mi­ni­mi­zar los da­ños gra­cias a su ines­pe­ra­da vic­to­ria ba­jo el di­lu­vio de Ma­la­sia y, so­bre to­do, por una tre­men­da igual­dad al ini­cio que lle­vó a su­mar has­ta sie­te ven­ce­do­res dis­tin­tos en los sie­te pri­me­ros Gran­des Pre­mios. La con­sis­ten­cia, fia­bi­li­dad y re­gu­la­ri­dad de Alon­so ha ro­to por com­ple­to el cam­peo­na­to.

El triun­fo en Ale­ma­nia es una vic­to­ria de pres­ti­gio, una “ofen­sa” bru­tal pa­ra Se­bas­tian Vet­tel, su prin­ci­pal ri­val, que qui­so y no pu­do, y ade­más le per­mi­te au­men­tar os­ten­si­ble­men­te su ven­ta­ja al fren­te del Mun­dial des­pués de que Mark Web­ber aca- ba­ra oc­ta­vo. El as­tu­riano cuen­ta aho­ra con 154 pun­tos, 32 más que el irre­gu­lar aus­tra­liano que se im­pu­so ha­ce dos se­ma­nas en Sil­vers­to­ne y su­pera en 44 a Vet­tel. Hoy, con Le­wis Ha­mil­ton ab­so­lu­ta­men­te hun­di­do des­pués del aban­dono de Hoc­ken­heim, la ca­rre­ra pa­ra el tí­tu­lo es más que nun­ca una pe­lea en­tre Fernando Alon­so y los Red Bull, unos coches que han per­di­do la su­pre­ma­cía en la pis­ta, pe­se a que el RB8 si­gue sien­do más ve­loz que el F2012. Es­tá cla­ro, con la ex­pe­rien­cia de los dos úl­ti­mos años, que la pe­lea fi­nal es­ta­rá en­tre el as­tu­riano y el ale­mán, una cuen­ta pen­dien­te des­de Abu Dha­bi 2010.

San­ción a Vet­tel.

La ca­rre­ra fue muy emo­cio­nan­te, con con­ti­nuas al­ter­na­ti­vas pa­ra en­trar en las po­si­cio­nes de pun­tos y, so­bre to­do, con un desen­la­ce ines­pe­ra­do.

Se­bas­tian Vet­tel, que ha­bía pa­sa­do a Jen­son But­ton en la pe­núl­ti­ma vuel­ta, fue re­tra­sa­do has­ta la quin­ta po­si­ción. Los co­mi­sa­rios le san­cio­na­ron por ade­lan­tar al inglés por fue­ra de la pis­ta con un dri­ve th­rough que, al ha­ber aca­ba­do la ca­rre­ra, se con­ver­tía en una pe­na­li­za­ción de 20 se­gun­dos. La san­ción de­jó en se­gun­do lu­gar a But­ton y a Ki­mi Raik­ko­nen, ter­ce­ro, su­man­do el cuar­to po­dio en diez ca­rre­ras tras una au­sen­cia de dos años.

Le­wis Ha­mil­ton que­dó fue­ra de com­ba­te en la se­gun­da vuel­ta cuan­do un pin­cha­zo en el neu­má­ti­co tra­se­ro iz­quier­do le obli­gó a en­trar en bo­xes, pe­ro el inglés fue pro­ta­go­nis­ta de la ca­rre­ra pe­se a que nun­ca tu­vo op­cio­nes de en­trar en los pun­tos. Cla­si­fi­ca­do en de­ci­mo­sép­ti­ma po­si­ción, se en­gan­chó a la rue­da de Vet­tel des­pués de ha­cer su se­gun­da pa­ra­da en el gi­ro 31 y, con vuel­ta per­di­da, de­ci­dió des­do­blar­se e in­mis­cuir­se en la pe­lea

Vet­TEl, QUE es­tU­VO ca­sI TO­DA la ca­RRE­RA pE­gA­DO A fERnAnDO, fUE SAn­CIO­nA­DO pOR ADE­lan­TAR A BUT­TOn pOR

fUE­RA DE la pIs­tA

en­tre Alon­so y Se­bas­tian, al que ade­lan­tó cua­tro vueltas más tar­de. Ab­so­lu­ta­men­te des­con­cer­ta­do, Vet­tel per­dió el rit­mo y se des­col­gó de Fernando.

Por úl­ti­mo, des­ta­car que Mi­chael Schu­ma­cher, que mar­có la vuel­ta rá­pi­da, hi­zo una ca­rre­ra re­mar­ca­ble pa­ra aca­bar sép­ti­mo y, so­bre to­do, la ex­ce­len­te ac­tua­ción de Sau­ber, que sa­lien­do de po­si­cio­nes muy re­tra­sa­das lo­gró co­lo­car a Ko­ba­yas­hi cuar­to y al me­xi­cano Ser­gio Pé­rez en sex­to lu­gar. Mu­chas de­cep­cio­nes, co­mo las de Ha­mil­ton, Mas­sa, Web­ber y Gros­jean, aun­que con la pró­xi­ma ca­rre­ra sien­do es­ta mis­ma se­ma­na, hay que pa­sar pá­gi­na con ra­pi­dez y cen­trar­se en Hun­gría, la úl­ti­ma cita an­tes del pa­rén­te­sis ve­ra­nie­go.

Jo­sep VIA­PLA­NA y Juan Manuel FER­NÁN­DEZ PE­LLÓN. Fotos: DPPI y SUT­TON

Se­bas­tian Vet­tel co­me­tió un error de no­va­to al ade­lan­tar a But­ton por fue­ra de la pis­ta y ello le va­lió un dri­ve th­rough des­pués de la ca­rre­ra, es de­cir, 20 se­gun­dos de

pe­na­li­za­ción.

Los Saha­ra For­ce In­dia vol­vie­ron a ro­dar bien; Hul­ken­berg fue no­veno.

Mi­chael Schu­ma­cher em­pleó una es­tra­te­gia de tres pa­ra­das, lo cual le per­mi­tió ter­mi­nar sép­ti­mo.

Al po­dio, But­ton subió co­mo ter­cer cla­si­fi­ca­do, pe­ro el pos­te­rior cas­ti­go a Vet­tel le da­ría el se­gun­do pues­to.

Le­wis Ha­mil­ton pin­chó al prin­ci­pio de la ca­rre­ra y en su in­ten­to de re­mon­tar lle­gó in­clu­so a des­do­blar­se de Vet­tel.

Los Sau­ber fue­ron bien en Hoc­ken­heim. Es­ta vez Ko­ba­yas­hi (en la fo­to) le ga­nó la par­ti­da a Pé­rez al aca­bar por de­lan­te.

A la pos­tre, Ki­mi Raik­ko­nen se lle­vó los pun­tos de la ter­ce­ra po­si­ción.

Mark Web­ber no fue ni la som­bra de lo que ha­bía si­do en Sil­vers­to­ne un par de

se­ma­nas an­tes.

Ni­co Ros­berg no tu­vo una ca­rre­ra fá­cil, aun­que de to­dos mo­dos lo­gró pun­tuar al ter­mi­nar dé­ci­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.