Sa­cán­do­le bri­llo al rall­ye

AUTOhebdo SPORT - - PIT STOP - Jo­sep Via­pla­na

El RACC si­gue in­no­van­do y, pe­se a que no habrá, de mo­men­to, un tra­mo cro­no­me­tra­do en el an­ti­guo Cir­cui­to Ur­bano de Mont­juic, el he­cho de que el Rall­ye de Es­pa­ña sal­ga del co­ra­zón de la ciu­dad de Bar­ce­lo­na es una no­ti­cia muy po­si­ti­va pa­ra to­dos aque­llos que du­ran­te años, dé­ca­das, he­mos es­ta­do si­guien­do de cer­ca la prue­ba y sus in­fruc­tuo­sos in­ten­tos de ob­te­ner un es­pal­da­ra­zo mun­dial con su vin­cu­la­ción a una mar­ca de re­nom­bre mun­dial co­mo se ha con­ver­ti­do la ca­pi­tal ca­ta­la­na en unos tiem­pos di­fí­ci­les des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co. Se­rá un ac­to sim­bó­li­co, pe­ro la apues­ta, la car­ga sen­ti­men­tal y el sig­ni­fi­ca­do son re­le­van­tes. Sé, me cons­ta, que Se­bas­tià Sal­va­dó y to­do su equi­po, con Aman Barfull al fren­te, los que es­tán y los que ya se han ido, han tra­ba­ja­do du­ro pa­ra ello los dos úl­ti­mos años, y de­be­mos fe­li­ci­tar­les por el lo­gro ob­te­ni­do. Es bueno pa­ra el RACC, pa­ra el Rall­ye Ca­ta­lun­ya, pa­ra los afi­cio­na­dos al automovilismo, pa­ra la ciu­dad y, so­bre to­do, pa­ra el fu­tu­ro de una prue­ba que lle­va co­mo es­tan­dar­te el nom­bre del país a los lu­ga­res más re­cón­di­tos del pla­ne­ta. La fal­ta de fee­ling, com­pro­mi­so, in­te­rés, o si quie­ren el me­ro he­cho de que Por­tA­ven­tu­ra y Sa­lou se ade­lan­ta­ron cuan­do la prue­ba tu­vo que exi­liar­se de Llo­ret, ha he­cho que los di­fe­ren­tes pro­yec­tos que se han ido di­se­ñan­do en la Di­rec­ción De­por­ti­va de la en­ti­dad no vie­ran la luz por­que el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, una ur­be acos­tum­bra­da a vi­vir ya con ci­tas de en­ver­ga­du­ra pla­ne­ta­ria, nun­ca ha­bía apos­ta­do en se­rio por una ca­rre­ra que en su em­brión ya cru­za­ba las ca­lles de la ciu­dad. La nue­va i ni­cia­ti­va del RACC, que se ha pre­sen­ta­do re­cien­te­men­te, le man­tie­ne a la van­guar­dia de un Mun­dial que pre­ten­de re­cu­pe­rar pro­ta­go­nis­mo fren­te a otros even­tos que le han ga­na­do te­rreno. La FIA pre­ten­de aho­ra in­vo­lu­crar a gran­des ciu­da­des en los rall­yes pa­ra dar­les un ma­yor bri­llo y ob­te­ner ma­yor re­per­cu­sión me­diá­ti­ca, y al res­pec­to, des­pués de que en los úl­ti­mos años se ha­yan in­cor­po­ra­do tra­mos noc­tur­nos y una eta­pa mix­ta que se ce­le­bra en­tre as­fal­to y tie­rra, con la es­pe­cial más lar­ga de to­do el cam­peo­na­to, es­te año se aña­de un tra­mo cro­no­me­tra­do en Sa­lou y la sa­li­da pro­to­co­la­ria des­de Bar­ce­lo­na, dán­do­le re­lum­brón a la ca­rre­ra a ni­vel mun­dial. Son pe­que­ños ele­men­tos que uni­dos do­tan al Rall­ye de Es­pa­ña de una con­fi­gu­ra­ción úni­ca que le per­mi­te se­guir en el ca­len­da­rio, pe­se a es­tar en una épo­ca de múl­ti­ples al­ter­nan­cias.

SA­LIR DES­DE BAR­CE­LO­NA OFRE­CE UNA NUE­VA DI­MEN­SIóN A UNA PRUE­BA QUE TRA­TA DE MAN­TE­NER SU HUE­CO EN EL CA­LEN­DA­RIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.