Agre­si­va ima­gen

AUTOhebdo SPORT - - AL VOLANTE - Manuel DO­MÉ­NECH

Un año más tar­de de la apa­ri­ción en el mer­ca­do del ori­gi­nal de­por­ti­vo Ve­los­ter con ca­rro­ce­ría de 2+1 puer­tas lle­ga­rá la ver­sión Tur­bo. La di­fe­ren­cia en­tre uno y otro es ra­di­cal, tan­to en es­té­ti­ca co­mo en me­cá­ni­ca.

La mar­ca co­rea­na nun­ca ocul­tó que ha­bría una ver­sión Tur­bo de su ori­gi­nal Ve­los­ter. Des­de el pri­mer mo­men­to ha­bló de su exis­ten­cia y de que más tar­de o más tem­prano lle­ga­ría a los mer­ca­dos eu­ro­peos, co­mo así ha si­do. Lo que no ha­bía di­cho es que iba a te­ner una ima­gen ex­ter­na tan di­fe­ren­te, una ima­gen que im­pri­me al co­che un ver­da­de­ro ca­rác­ter

El Ve­los­ter Tur­bo no so­lo des­ta­ca por la po­ten­cia de su mo­tor, sino tam­bién por un com­por­ta­mien­to muy de­por­ti­vo

de­por­ti­vo. No obs­tan­te, las di­men­sio­nes del co­che ape­nas cam­bian, ya que es so­la­men­te un po­co más lar­go (3 cen­tí­me­tros) y un po­co más an­cho ( 1,5 cm). Al­tu­ra, dis­tan­cia en­tre ejes y vías de­lan­te­ra y tra­se­ra no cam­bian, co­mo tam­po­co las di­men­sio­nes in­te­rio­res y la ca­pa­ci­dad del ma­le­te­ro.

El nue­vo fron­tal es res­pon­sa­ble de esa ma­yor lon­gi­tud. En él so­lo se man­tie­nen los fa­ros prin­ci­pa­les, por­que la es­tre­cha pa­rri­lla del Ve­los­ter at­mos­fé­ri­co se ha sus­ti­tui­do por una enor­me y pro­mi­nen­te pa­rri­lla he­xa­go­nal que apor­ta a di­cho fron­tal una apre­cia­ble agre­si­vi­dad. Un pe­que­ño fal­dón ae­ro­di­ná­mi­co re­co­rre la par­te in­fe­rior del pa­ra­cho­ques, y los fa­ros auxiliares son aho­ra re­don­dos. La an­chu­ra, por su par­te, cre­ce por­que las ale­tas son más abul­ta­das pa­ra aco­ger unas rue­das con llan­tas de di­se-

ño es­pe­cí­fi­co (de cin­co ra­dios en lu­gar de seis) de 7,5x18 pul­ga­das so­bre las que se mon­tan neu­má­ti­cos 215/ 40 R 18. Es­tas llan­tas de­jan ver los ge­ne­ro­sos dis­cos con que es­tá equi­pa­do el Ve­los­ter Tur­bo, ven­ti­la­dos de 300 mi­lí­me­tros en las rue­das de­lan­te­ras y só­li­dos de 262 en las tra­se­ras. Un sis­te­ma de fre­nos que per­mi­te de­ce­le­rar de 100 km/h a 0 en 36,2 me­tros.

La za­ga es la otra zo­na del Ve­los­ter que más ha cam­bia­do. Se man­tie­ne la for­ma del por­tón y los gru­pos óp­ti­cos, pe­ro cam­bian las sa­li­das de es­ca­pe, que aun­que si­guen co­lo­ca­das en el cen­tro del pa­ra­cho­ques son aho­ra re­don­das en lu­gar de ova­la­das. Los ca­ta­dióp­tri­cos tam­bién han evo­lu­cio­na­do en su for­ma.

No hay di­fe­ren­cias de di­se­ño en el in­te­rior del Ve­los­ter Tur- bo, a lo su­mo unas ta­pi­ce­rías y unos re­ves­ti­mien­tos de dis­tin­tas to­na­li­da­des. Los asien­tos de­lan­te­ros es­tán bien di­se­ña­dos, por lo que se ajus­tan per­fec­ta­men­te al cuer­po de sus ocu­pan­tes ofre­cién­do­les una ex­ce­len­te su­je­ción la­te­ral. Es­tán per­so­na­li­za­dos con la pa­la­bra Tur­bo en la zo­na su­pe­rior de los res­pal­dos. La par­te tra­se­ra del ha­bi­tácu­lo man­tie­ne la con­fi­gu­ra­ción de dos pla­zas, no de­ma­sia­do am­plias y al­go ago­bian­tes.

Me­jor con tur­bo.

La ba­se me­cá­ni­ca de es­ta ver­sión del Ve­los­ter es la mis­ma que la del mo­de­lo at­mos­fé­ri­co. Es el mo­tor GDI ( in­yec­ción di­rec­ta de ga­so­li­na) de 1,6 li­tros al que se ha aña­di­do un tur­bo­com­pre­sor del ti­po Twin Scroll pa­ra lo­grar un ma­yor va­lor de po­ten­cia y

par. Así, la po­ten­cia pa­sa de 140 a 184 CV y el par mo­tor de 167 a 265 Nm dis­po­ni­bles des­de las 1.500 re­vo­lu­cio­nes. De es­ta ma­ne­ra, el mo­tor mues­tra un ren­di­mien­to ex­ce­len­te des­de muy ba­jas vueltas, con la elas­ti­ci­dad co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal y con un fun­cio­na­mien­to muy ho­mo­gé­neo en to­do el ran­go de uti­li­za­ción dis­po­ni­ble (bas­tan­te am­plio).

No es un mo­tor que, aso­cia­do a un cam­bio ma­nual o a uno au­to­má­ti­co ( am­bos de 6 ve­lo­ci­da­des), apor­te al co­che unas pres­ta­cio­nes de de­por­ti­vo ra­di­cal. Pe­ro sí bas­tan­te más ele­va­das que las del mo­de­lo at­mos­fé­ri­co. En ve­lo­ci­dad ga­na 14 km/h, pe­ro es más re­le­van­te el da­to de que en ace­le­ra­ción des­de pa­ra­do has­ta al­can­zar los 100 km/h re­du­ce el tiem­po ne­ce­sa­rio en 1,3 se­gun­dos en la ver­sión ma­nual y en 1,7 en la au­to­má­ti­ca. Ello, sin em­bar­go, no afec­ta en ex­ce­so al con­su­mo de ga­so­li­na, su­pe­rior so­lo en me­dio li­tro en la ver­sión ma­nual.

Se pon­drá a la ven­ta a par­tir del pró­xi­mo oto­ño en ver­sio­nes ma­nual y au­to­má­ti­ca, am­bas con seis

ve­lo­ci­da­des

Más di­ná­mi­co.

La pues­ta a pun­to del cha­sis del Ve­los­ter Tur­bo es di­fe­ren­te, aun­que par­te de la mis­ma ba­se. La di­rec­ción es la mis­ma, aun­que con las le­yes mo­di­fi­ca­das, lo mis­mo que la sus- pen­sión, que man­tie­ne idén­ti­co es­que­ma MacPherson de­lan­te y por eje tor­sio­nal de­trás, pe­ro con los di­fe­ren­tes ele­men­tos (mue­lles, amor­ti­gua­do­res y es­ta­bi­li­za­do­res) más rí­gi­dos.

En la prác­ti­ca, el co­che nos ha da­do una bue­na im­pre­sión, ya que es es­ta­ble y ágil en cur­vas, fre­na muy bien y la di­rec­ción per­mi­te lo­grar tra­yec­to­rias muy de­fi­ni­das. Es un co­che fá­cil de con­du­cir, na­da ra­di­cal en sus reac­cio­nes –por lo que con­ser­va un cier­to con­fort de mar­cha–, aun­que con unas cua­li­da­des di­ná­mi­cas su­fi­cien­tes co­mo pa­ra po­der di­ver­tir­se a su vo­lan­te. Per­fec­ta­men­te con­tro­la­do en sus reac­cio­nes, dis­po­ne de un pro­gra­ma elec­tró­ni­co de es­ta­bi­li­dad que in­ter­vie­ne cuan­do se pre­ci­sa, no an­tes, y de con­trol de trac­ción.

La ver­sión tur­bo del Ve­los­ter ya al­can­za unas pres­ta­cio­nes más pro­pias de un de­por­ti­vo y go­za de

unas bue­nas cua­li­da­des di­ná­mi­cas.

Si el fron­tal es di­fe­ren­te al del mo­tor at­mos­fé­ri­co, la za­ga lo es aún más. La do­ble sa­li­da de es­ca­pe cir­cu­lar en po­si­ción cen­tral lla­ma la aten­ción.

La pre­sen­ta­ción del in­te­rior no ofre­ce va­ria­cio­nes en cuan­to a di­se­ño, sí en cuan­to a to­na­li­da­des de ta­pi­ce­rías y re­ves­ti­mien­tos.

La con­fi­gu­ra­ción de la zo­na tra­se­ra del ha­bi­tácu­lo no va­ría: dos asien­tos se­pa­ra­dos en un am­bien­te al­go ago­bian­te.

Agre­si­vo, ra­di­cal y di­ná­mi­co, en el fron­tal del Ve­los­ter Tur­bo so­lo se man­tie­nen los fa­ros del mo­de­lo at­mos­fé­ri­co. Una enor­me pa­rri­lla he­xa­go­nal lo ca­rac­te­ri­za.

El mo­tor GDI Tur­bo de 1,6 li­tros desa­rro­lla una bue­na ci­fra de po­ten­cia y se ca­rac­te­ri­za por te­ner una gran elas­ti­ci­dad.

Cal­za­do con unas rue­das de 18”, es­tá do­ta­do con una ge­ne­ro­sa mon­ta de fre­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.