“Lo im­por­tan­te es apren­der ca­da día”

AUTOhebdo SPORT - - CIRCUITOS -

Aún no tie­ne 18 años y, por sus for­mas, pa­re­ce que lle­va to­da la vi­da en el mun­do del mo­tor. Igor es un chi­co tran­qui­lo cu­yo ca­rác­ter, for­ja­do a ba­se de es­fuer­zo, en­ca­ja per­fec­ta­men­te con lo que se es­pe­ra de un pi­lo­to. Tras ven­cer en 2011 en el Open de Es­pa­ña de Pro­to­ti­pos, en 2012 es­tá co­no­cien­do los me­jo­res cir­cui­tos eu­ro­peos. Igor, ¿có­mo es­tá yen­do la tem­po­ra­da? La ver­dad es que no me pue­do que­jar. Es un cam­peo­na­to di­fí­cil y exi­gen­te. Hay pi­lo­tos muy rá­pi­dos, la igual­dad es má­xi­ma so­bre la pis­ta y, en mi ca­so, mu­chas ve­ces lle­go a la se­sión de en­tre­na­mien­tos ofi­cia­les sin ha­ber he­cho ni un so­lo ki­ló­me­tro en el cir­cui­to. Pe­ro, sin em­bar­go, ya han lle­ga­do los pó­diums y las vic­to­rias… Sí, ha­ce unos días lo­gré la vic­to­ria en las dos ca­rre­ras de Paul Ri­card. Y ya me ha­bía subido al po­dio en Sil­vers­to­ne y Zand­voort. Es un sue­ño po­der es­tar ahí, en cir­cui­tos tan im­por­tan­tes, pe­ro lo cier­to es que de­trás hay un gran tra­ba­jo tan­to del equi­po co­mo a ni­vel per­so­nal en el plano men­tal y fí­si­co. ¿Qué te ani­mó a dar el sal­to a es­te cam­peo­na­to? Des­pués de ga­nar en 2011 el Open de Es­pa­ña de Pro­to­ti­pos pen­sa­mos que lo me­jor se­ría co­no­cer los me­jo­res cir­cui­tos de Eu­ro­pa con un co­che del que ya te­nía re­fe­ren­cias… Aquí es­toy con­ten­to. El am­bien­te es bueno, pue­do apren­der mu­chas co­sas de pi­lo­tos y equi­pos de to­da Eu­ro­pa y, ade­más, he po­di­do com­pa­gi­nar­lo con mis es­tu­dios… No me pue­do que­jar. ¿Qué te pa­re­ce el Ra­di­cal SR8? Es un co­che muy com­ple­to. Llevo ya ca­si dos años con él, y en ca­da ca­rre­ra des­cu­bro co­sas nue­vas. Son más de 450 ca­ba­llos, y eso exi­ge mu­cha con­cen­tra­ción, ade­más de un buen tac­to pa­ra po­ner­lo a pun­to. Aun­que no te­ne­mos un presupuesto muy abul­ta­do pa­ra ha­cer tests, pro­cu­ro ir apren­dien­do co­sas nue­vas en ca­da ca­rre­ra. ¿Có­mo es un día en tu vi­da? Pro­cu­ro ha­cer mu­cho de­por­te: bi­ci­cle­ta, mo­to en el cam­po, kar­ting cuan­do ten­go oca­sión... Ade­más, en el ca­se­río de mis pa­dres siem­pre hay tra­ba­jo que ha­cer… (Ri­sas). Lo más im­por­tan­te has­ta ha­ce unos me­ses eran mis es­tu­dios y, des­pués de ha­ber he­cho la Se­lec­ti­vi­dad, en oc­tu­bre me es­pe­ra la Uni­ver­si­dad pa­ra es­tu­diar In­ge­nie­ría Me­cá­ni­ca. ¿Qué es­pe­ras pa­ra el fu­tu­ro? ¿Qué te gus­ta­ría ha­cer? To­dos los pi­lo­tos so­ña­mos con lle­gar a lo más al­to, es­tá cla­ro. Pe­ro, por en­ci­ma de to­do, me gus­ta­ría ser ca­paz de ga­nar­me la vi­da en el mun­do del automovilismo. Mi pa­dre ha co­rri­do siem­pre en coches y, pa­ra mí, el mun­do del mo­tor es una for­ma de vi­da. El ca­mino no es fá­cil, ha­ce fal­ta te­ner siem­pre presupuesto, y sin eso es­tás per­di­do.

¿Al­gún plan pa­ra el año que vie­ne? Te­ne­mos ofer­tas, pe­ro de mo­men­to hay que cen­trar­se en ter­mi­nar la Ra­di­cal Mas­ters Eu­ro­se­ries. Hay que es­tu­diar bien los cos­tes, la re­per­cu­sión y ver qué pue­de ser más in­tere­san­te pa­ra se­guir con mi for­ma­ción. El otro día, en Paul Ri­card, mu­chos equi­pos del F3 In­ter­na­tio­nal Open se acer­ca­ron pa­ra fe­li­ci­tar­me por mis dos vic­to­rias... Aho­ra to­ca pre­pa­rar­me pa­ra las tres ca­rre­ras que que­dan es­te año, y el año que vie­ne… ya se ve­rá.

Co­mo tan­tos otros pi­lo­tos, Igor for­jó su ca­rác­ter en las du­ras ca­rre­ras de kar­ting.

En Sil­vers­to­ne, pri­me­ra cita del año, ya se subió al

po­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.