Loeb y la ho­ra de la ver­dad

AUTOhebdo SPORT - - PIT STOP -

Ha ga­na­do cin­co de las sie­te ca­rre­ras dispu­tadas y, ló­gi­ca­men­te, es el má­xi­mo fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar es­te año el tí­tu­lo mun­dial. Y ya lle­va ocho. Es el eterno ga­na­dor des­de que en 2004 su­ce­die­ra a Pet­ter Sol­berg. El bi­no­mio Loeb-Ci­troën ha arra­sa­do, y no so­lo su­ma más tí­tu­los que na­die o más vic­to­rias que na­die (69), sino que os­ten­ta con to­do me­re­ci­mien­to el ga­lar­dón ho­no­rí­fi­co del “me­jor pi­lo­to de to­dos los tiem­pos” de es­ta com­pli­ca­da es­pe­cia­li­dad. Sé­bas­tien lle­va to­da la vi­da con el mis­mo equi­po y, pe­se a las du­das que aún flo­tan en el am­bien­te, es­toy con­ven­ci­do de que se­gui­rá otro año, co­mo mí­ni­mo. El gus­ti­llo de en­fren­tar­se a Ogier le re­ten­drá en el WRC an­tes de em­pren­der nue­vos vue­los en la Re­sis­ten­cia. Sir­va ello de ape­ri­ti­vo de la co­lum­na de es­ta se­ma­na, en la que tras un bre­ve pa­rén­te­sis en el ca­len­da­rio se reanu­da el cam­peo­na­to con el Rall­ye de Fin­lan­dia, una prue­ba úni­ca, ca­ris­má­ti­ca, téc­ni­ca y tre­men­da­men­te rá­pi­da y es­pec­ta­cu­lar de la que guar­do gran­des re­cuer­dos de la épo­ca en que se­guía en vi­vo to­das las prue­bas del cam­peo­na­to. Aus­tra­lia, Sue­cia, RAC Rally… y Fin­lan­dia, con la mo­des­ta ciu­dad de Jy­vasky­la en su epi­cen­tro, son mar­cos inol­vi­da­bles pa­ra to­dos aque­llos que es­ta­mos enamo­ra­dos de es­ta com­pe­ti­ción. Que­dan por de­lan­te seis rall­yes –el úl­ti­mo el Es­pa­ñaCa­ta­lun­ya, que en no­viem­bre vol­ve­rá a ce­rrar el Mun­dial– y de ellos, tres, la mi­tad, se­rán so­bre as­fal­to. De no me­diar una des­gra­cia, es­tá es­cri­to el re­sul­ta­do. En la úl­ti­ma dé­ca­da han sur­gi­do gran­des ta­len­tos, pe­ro es una evi­den­cia que Loeb los ha ido “ma­tan­do” uno a uno. Pri­me­ro “en­te­rró” a Gron­holm y des­pués han que­da­do en se­gun­do tér­mino pi­lo­tos de la ta­lla de Hir­vo­nen, Sor­do, Lat­va­la… y el úni­co que se ha re­ve­la­do a su ti­ra­nía tu­vo que exi­liar­se y co­bi­jar­se en Volks­wa­gen. De­bo re­co­no­cer que ya ten­go ga­nas de ver en ac­ción al nue­vo Po­lo WRC y com­pro­bar si fi­nal­men­te hay al­guien ca­paz de po­ner freno al do­mi­nio de Loeb y Ci­troën, mar­ca que per­ma­ne­ce­rá com­pro­me­ti­da con la es­pe­cia­li­dad, al me­nos mien­tras que el cam­peo­ní­si­mo fran­cés si­ga en sus fi­las. El fu­tu­ro de Mi­ni es­tá más en el ai­re, y la ju­ga­da de Da­ni Sor­do, que de­bu­tó con Ford en Ar­gen­ti­na en una prue­ba ais­la­da, es en­con­trar un hue­co en­tre los Fies­ta ofi­cia­les de Mal­colm Wil­son. Se pre­sen­tan unos me­ses apa­sio­nan­tes, tan­to en la ca­rre­te­ra co­mo en los des­pa­chos, y en­tre to­dos de­ben dar­le un es­pal­da­ra­zo a la es­pe­cia­li­dad pa­ra que re­cu­pe­re el bri­llo me­diá­ti­co y la incertidumbre en sus re­sul­ta­dos.

EL MUN­DIAL DE RALL­YES EN­CA­RA LA SE­GUN­DA PAR­TE DE LA TEM­PO­RA­DA CON EL FRAN­CéS DIS­PUES­TO A SE­GUIR HA­CIEN­DO HIS­TO­RIA

La opinión Jo­sep Via­pla­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.