Por pre­cio, se pue­de de­cir que es­te Fo­cus ST ocu­pa un lu­gar des­ta­ca­do; es más ba­ra­to que mu­chos de sus com­pe­ti­do­res di­rec­tos

AUTOhebdo SPORT - - PRUEBA -

el úl­ti­mo, es su ex­ce­len­te cha­sis y su no me­nor ni­vel de ape­go al as­fal­to. Lo es más to­da­vía en la ver­sión ST, con un apre­cia­ble buen com­por­ta­mien­to. La sus­pen­sión es más du­ra, y la dis­tan­cia al sue­lo me­nor, pe­ro, co­mo los asien­tos, la efi­ca­cia es má­xi­ma sin que nues­tros em­pas­tes se re­sien­tan. Un tra­ba­jo pro­ver­bial en es­te sen­ti­do, sin du­da tam­bién.

El pa­so por cur­va es muy rá­pi­do en el ST, y con un al­to gra­do de con­fian­za que se per­ci­be des­de el pri­mer mo­men­to; es ma­yor que el de al­gu­nos de sus ri­va­les, co­mo lo se­ría el del Mé­ga­ne RS, apor­tan­do un ma- yor ni­vel de con­fian­za ade­más. Co­mo en el Golf GTI o el R, el tren tra­se­ro mul­ti­bra­zo su­po­ne, sin du­da, un fuer­te ama­rre a la ca­rre­te­ra. Pue­des ha­cer que des­li­ce, pe­ro su lí­mi­te es mu­cho más al­to y el ni­vel de efi­ca­cia re­sul­ta muy ele­va­do, mien­tras que el sub­vi­ra­je, de ma­yor fa­ci­li­dad de con­trol, es lo más nor­mal si fuer­zas mu­cho la si­tua­ción.

Di­ná­mi­ca­men­te, la ver­sión ST es muy es­ta­ble en ca­rre­te­ra, co­mo no po­día ser de otra for­ma, y es di­fí­cil, por ejem­plo, no­tar la desestabilización de la ca­rro­ce­ría bien por bam­bo­leos de la mis­ma o por hun­di­mien- to en fre­na­das. Es­to con­lle­va que las trans­fe­ren­cias de ma­sas es­tén muy con­tro­la­das y que la es­ta­bi­li­dad sea má­xi­ma prác­ti­ca­men­te.

Mu­cha ca­li­dad.

Por 29.250 eu­ros que cues­ta el ST más ba­ra­to y de cin­co puer­tas, por­que por el mo­men­to no hay de tres, nos en­con­tra­re­mos con una ver­sión de mu­cha ca­li­dad de aca­ba­dos y con ese acen­to de­por­ti­vo an­te­rior­men­te men­cio­na­do; y no me re­fie­ro so­lo a ca­li­dad per­ci­bi­da. El ni­vel de equi­pa­mien­to tam­bién es re­la­ti­va­men­te al­to, aun­que siem­pre hay lu­gar pa­ra ti­rar de más ta­lo­na­rio por co­sas co­mo el sis­te­ma de aler­ta por cam­bio in­vo­lun­ta­rio de ca­rril, el de re­co­no­ci­mien­to de se­ña­les de trá­fi­co, el de de­tec­ción de ob­je­tos en el án­gu­lo muer­to, etc. Se de­ja no­tar, eso sí, la ca­li­dad de los bo­to­nes no muy gran­des de la con­so­la cen­tral. No lle­va, ni pue­de ha­cer­lo, por ejem­plo, sus­pen­sión elec­tró­ni­ca, aun­que tam­po­co cree­mos que le ha­ga fal­ta. Pe­ro, so­bre to­do, el tac­to ad­qui­ri­do en el Fo­cus, y en el ST tam­bién, es mu­cho más que bueno, con una sen­sa­ción de co­che su­pe­rior en to­do mo­men­to y con un pues­to de con­duc­ción muy, pe­ro que muy ade­cua­do.

Es­tá pla­ga­do de de­ta­lles muy con­se­gui­dos que ha­blan de quién es, co­mo las llan­tas, el ale­rón

pos­te­rior, la sa­li­da de es­ca­pe…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.