La me­jor esc

AUTOhebdo SPORT - - ESPECIAL DEPORTIVOS -

El Swift Sport es un co­che atrac­ti­vo por ima­gen, pe­ro tam­bién por po­ten­cia, ni­vel de pres­ta­cio­nes, aca­ba­dos y pre­cio; cues­ta es­ca­sos 17.000 eu­ros, y en­ci­ma ofre­ce un equi­pa­mien­to nu­tri­do, que in­clu­ye co­sas que le fal­tan a los otros, co­mo fa­ros de do­ble xe­nón, ac­ce­so al co­che y arran­que sin lla­ve, Blue­tooth o air­bag pa­ra las ro­di­llas del con­duc­tor. Sin du­da al­gu­na, un so­bre­sa­lien­te en es­to, pues es el tí­pi­co co­che que da más por me­nos, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma.

Po­co pe­so, bas­tan­te po­ten­cia.

Cla­ve en el desem­pe­ño de un co­che –no des­cu­bri­mos na­da nue­vo– es que pe­se po­co y ten­ga mu­cha po­ten­cia. Y más si se tra­ta de un co­che pe­que­ño. En es­te ca­so, es­te Swift pe­sa mu­cho me­nos de 1.200 ki­los, y su mo­tor at­mos­fé­ri­co de in­yec­ción in­di­rec­ta, eso sí, desa­rro­lla 136 ca­ba­llos. Así se ex­pli­ca la agi­li­dad de es­te pe­que­ñín, de es­te co­che fan­tás­ti­co co­che es­cue­la, don­de apren­der a ir rá­pi­do es pan co­mi­do. No en vano, tie­ne su pro­pia Co­pa en com­pe­ti­ción en Es­pa­ña, don­de es muy apre­cia­do.

Con to­do eso en nues­tras ma­nos, no es un co­che que con­su­ma es­pe­cial­men­te mu­cho, y se desen­vuel­ve bas­tan­te bien tan­to en pres­ta­cio­nes co­mo en ca­rre­te­ra de cur­vas. Se ca­rac­te­ri­za por la agi­li­dad pro­pia de coches de me­nos cua­tro me­tros, muy “con­du­ci­bles”, y por una bue­na ace­le­ra­ción. Sin ser ful­gu­ran­te, ya se si­túa en me­nos de 9 se­gun­dos en el 0 a 100 km/h y, ti­ran­do de cam­bio, en ca­rre­te­ra mues­tra un mo­tor muy apro­ve­cha­ble sin tam­po­co una in­gen­te can­ti­dad de par má­xi­mo dis­po­ni­ble. Es un mo­tor vo­lun­ta­rio­so que no de­frau­da.

Muy equi­li­bra­do.

No cuen­ta con unas sus­pen­sio­nes muy du­ras, aun­que sí dis­tin­tas a las del res­to de la ga­ma, pe­ro se pe­ga bien al as­fal­to por­que tam­bién va más cer­ca de él. Mues­tra sub­vi­ra­je al lí­mi­te, co­mo era de es­pe­rar, pe­ro es fá­cil­men­te con­tro­la­ble. No ofre­ce so­bre­sal­tos en nin­gún mo­men­to por­que su ad­he­ren­cia es gran­de. Por par­te del equi­po de rue­das, es­tá muy equi­li­bra­do con esas llan­tas de 195 de an­cho y 17” de al­to.

Por si fue­ra po­co, es per­fec­to por mo­tor y cha­sis, co­mo de­ci­mos, pa­ra des­cu­brir la con­duc­ción de­por­ti­va y a no­so­tros mis­mos, y ade­más pa­ra el día a día. Ca­be en cual­quier pla­za de ga­ra­je y en ciu­dad es có­mo­do y sua­ve.

Ex­ce­len­te cha­sis y ex­ce­len­te ma­ne­ja­bi­li­dad. Dos con­di­cio­nes que de­jan a es­te Su­zu­ki en el pun­to de mi­ra de má­xi­mo in­te­rés.

Fir­mes pe­ro có­mo­dos y con bue­na su­je­ción la­te­ral sin ser ex­ce­si­va­men­te de­por­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.