Rein­ven­tad

AUTOhebdo SPORT - - ESPECIAL DEPORTIVOS -

En la mar­ca ja­po­ne­sa sa­bían lo que se ha­cían, y muy bien, cuan­do lan­za­ron el GT86, her­mano ge­me­lo del Su­ba­ru BRZ. Crea­ron una ba­se per­fec­ta pa­ra fu­tu­ras pre­pa­ra­cio­nes. Y pa­ra ello, la atrac­ti­va me­cá­ni­ca bó­xer de cua­tro ci­lin­dros y 200 ca­ba­llos es per­fec­ta pa­ra un cha­sis con trac­ción tra­se­ra. En con­jun­to, es uno de los coches más di­ver­ti­dos de la ac­tua­li­dad sin que te obli­gue a ser un pi­lo­to pro­fe­sio­nal.

Un ti­po atrac­ti­vo.

De­jan­do de la­do las fu­tu­ras pre­pa­ra­cio­nes que se ha­gan en el mun­do, nos va­mos a cen­trar en lo que se pue­de com­prar de se­rie con el To­yo­ta GT86. Lo prin­ci­pal es, cla­ro, que por po­co me­nos de 30.000 eu­ros, y con cam­bio ma­nual, es­te de­por­ti­vo pro­po­ne una po­ten­cia más que su­fi­cien­te pa­ra sen­tir­nos ver­da­de­ros pi­lo­tos.

A di­fe­ren­cia de cau­da­les de po­ten­cia su­pe­rio­res en otros coches, que mu­chas ve­ces re­quie­ren ca­si ser ver­da­de­ros ex­per­tos en el pi­lo­ta­je, es­te To­yo­ta ofre­ce bas­tan­te fa­ci­li­dad de con­duc­ción. Y do­ci­li­dad en sus ac­tos. Sus 200 ca­ba­llos le vie­nen co­mo ani­llo al de­do a un cha­sis con trac­ción tra­se­ra que re­sul­ta una ver­da­de­ra de­li­cia. In­clu­so con los con­sa­bi­dos con­tro­les elec­tró­ni­cos des­co­nec­ta­dos, que es cuan­do ver­da­de­ra­men­te se dis­fru­ta, es bas­tan­te pro­gre­si­vo en sus reac­cio­nes, lo que fa­ci­li­ta las co­sas so­bre­ma­ne­ra. Pue­des ha­cer­lo des­li­zar dan­do gas y sen­tir­te co­mo un au­tén­ti­co pro­fe­sio­nal de la con­duc­ción por­que es fá­cil de­rra­par y do­si­fi­car a la vez con el gas. No ba­lan­cea ape­nas, y por eso tam­po­co ha­ce ex­tra­ños con los que asus­tar­te. Aun­que hay que te­ner en cuen­ta que se tra­ta de eso, de un pro­pul­sión, y es más di­ver­ti­do y tam­bién más sin­gu­lar, a la vez que re­quie­re otro ti­po de aten­ción fren­te a un trac­ción de­lan­te­ra. Ayu­da en su com­por­ta­mien­to tam­bién un ta­ra­do du­ro de sus­pen­sión; al­go más que el del Su­ba­ru BRZ.

La au­sen­cia de tur­bo en la ali­men­ta­ción sir­ve pa­ra que la po­ten­cia se mues­tre de for­ma muy li­neal y sin so­bre­sal­tos. De he­cho, es su­fi­cien­te a ba­jas re­vo­lu­cio­nes y lue­go ad­quie­re una se­gun­da vi­da con­se­gui­das las 4.000 vueltas por mi­nu­to. Co­mo un au­tén­ti­co de­por­ti­vo, va­mos. El cam­bio es más que ade­cua­do no so­lo por sus seis re­la­cio­nes, sino in­clu­so por su in­ser­ción y por la pro­pia ubi­ca­ción de la pa­lan­ca; cor­ti­ta y jus­to a la mano.

Su­je­tan bas­tan­te bien el cuer­po pa­ra un ta­ma­ño de asien­to no de­ma­sia­do gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.