Ge­né­ti­ca act

AUTOhebdo SPORT - - ESPECIAL DEPORTIVOS -

Es el más nue­vo en el par­que y des­ta­ca en mu­chos as­pec­tos, por no de­cir en to­dos. Co­mo ya sa­be­mos, ha in­cre­men­ta­do la po­ten­cia des­de la an­te­rior ver­sión en 25 ca­ba­llos más, y sus 250 fi­na­les em­pu­jan con mu­cha de­ci­sión. El ni­vel de pres­ta­cio­nes es el que ca­bía es­pe­rar, cuan­do me­nos. Se ca­rac­te­ri­za por una fa­ci­li­dad de con­duc­ción ca­si in­sos­pe­cha­da, ade­más de una ca­li­dad de eje­cu­ción ma­ni­fies­ta.

Mo­tor, pres­ta­cio­nes y cha­sis.

El trío per­fec­to pa­ra que un co­che sea ga­na­dor. La ge­né­ti­ca ac­ti­va del ST le ha lle­va­do a tra­vés de sus dos ge­ne­ra­cio­nes a ser lo que es. Aho­ra se de­fien­de con un mo­tor de cua­tro ci­lin­dros y dos li­tros de ci­lin­dra­da, pe­ro apor­tan­do una po­ten­cia fi­nal de cuar­to de mi­llar de ca­ba­llos de mu­cha ca­li­dad y con mu­cho me­nos con­su­mo que an­tes. ¿Ma­gia o arte, en­ton­ces? Na­da de eso, téc­ni­ca y de la bue­na.

Tie­ne un em­pu­je pro­ver­bial, con un tur­bo en­car­ga­do de do­tar­le de una vi­da ple­na. Apor­ta ese ti­rón des­de aba­jo y por ello con­vie­ne es­tar pen­dien­te del cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes, del ve­lo­cí­me­tro y del cam­bio, por­que to­do pa­sa muy de­pri­sa si de­ci­di­mos sa­car­le su ver­da­de­ra ve­na de­por­ti­va. Apor­ta tam­bién un so­ni­do de mo­tor en as­pi­ra­ción per­fec­ta­men­te cui­da­do me­dian­te un sis­te­ma ex­pro­fe­so pa­ra que el ha­bi­tácu­lo se lle­ne de “fe­ro­mo­nas” mu­si­ca­les y te sien­tas más mo­ti­va­do a sus man­dos. Y por eso sus pres­ta­cio­nes son mu­cho más que bue­nas, con una ace­le­ra­ción de 0 a 100 km/h muy por de­ba­jo de los 7 se­gun­dos. Por su par­te, el cam­bio de mar­chas acom­pa­ña en to­do mo­men­to y has­ta se vuel­ve adic­ti­vo.

Su gran alia­do es, sin du­da, el cha­sis, ves­ti­do con una ca­rro­ce­ría de cin­co puer­tas. La sus­pen­sión es du­ra, pe­ro ni brus­ca ni in­có­mo­da. El com­por­ta­mien­to al­can­za un gra­do de efi­ca­cia muy al­to; tan­to co­mo un Golf, por ejem­plo. Tan so­lo el eje de­lan­te­ro acu­sa a ve­ces pér­di­das de trac­ción que re­quie­ren aga­rrar fuer­te­men­te el vo­lan­te. Pe­ro es muy es­ta­ble y fá­cil de pi­lo­tar.

Sím­bo­los de iden­ti­dad.

Se­rá por eso tam­bién que es­té­ti­ca­men­te re­cu­rre a cier­tas par­ti­cu­la­ri­da­des ex­te­rio­res, co­mo el pro­pio co­lor, las llan­tas, el pa­ra­gol­pes de­lan­te­ro y la ori­gi­nal sa­li­da de es­ca­pe. Mien­tras, por den­tro, la ya tra­di­cio­nal cú­pu­la de re­lo­jes, en­tre los que des­ta­ca el de pre­sión de tur­bo y los asien­tos Re­ca­ro, que son de lo me­jor­ci­to que he­mos vis­to úl­ti­ma­men­te.

No so­lo apa­ren­tan de­por­ti­vi­dad, la ofre­cen. De los me­jo­res asien­tos de­por­ti­vos que he­mos vis­to úl­ti­ma­men­te y que, ade­más, son có­mo­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.