Desafío to­ta

AUTOhebdo SPORT - - ESPECIAL DEPORTIVOS -

El que eli­ge un Mé­ga­ne RS co­mo es­te sa­be lo que es­tá ha­cien­do. No es por cau­sa­li­dad que eli­ja un mo­tor de dos li­tros con tur­bo que le va a ofre­cer 265 ca­ba­llos y unas pres­ta­cio­nes muy bue­nas. Y ade­más un cha­sis adap­ta­do pa­ra aguan­tar to­do eso y man­te­ner­se fir­me siem­pre. Pa­ra ello ade­cúa las sus­pen­sio­nes, que son du­ras, eli­mi­na los ba­lan­ceos in­de­sea­dos e im­pro­pios en es­tas ver­sio­nes y, de pa­so, tam­bién se adap­ta es­té­ti­ca­men­te con llan­tas es­pe­cí­fi­cas de 18” en co­lor ne­gro ma­te y otra se­rie de de­ta­lles.

Del to­do cla­ro.

De al­gu­na u otra for­ma, el Mé­ga­ne RS pro­po­ne un desafío to­tal. Hay que te­ner­lo del to­do cla­ro, por tan­to, al op­tar por es­ta ver­sión. Te en­fren­ta­rás a un cha­sis du­ro que con el pack Cup lo es aún más, e in­clu­ye au­to­blo­can­te, llan­tas de co­lor ne­gro ma­te es­pe­cí­fi­cas en 18”, pin­zas de freno en ro­jo y dis­cos ra­nu­ra­dos, neu­má­ti­cos tam­bién es­pe­cí­fi­cos y de­ta­lles en ama­ri­llo en el in­te­rior. To­do, cla­ro es­tá, en­fo­ca­do a con­se­guir una de­por­ti­vi­dad má­xi­ma.

Y lo cier­to es que el cha­sis y su com­por­ta­mien­to es en­vi­dia­ble. Y eso que el eje tra­se­ro es se­mi­in­de­pen­dien­te, sin flo­ri­tu­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas. Es per­fec­to pa­ra aguan­tar los tragos que le ha­ce pa­sar la me­cá­ni­ca, de lo me­jor del co­che tam­bién, man­te­nién­do­se muy fir­me en las cur­vas con lí­mi­tes muy al­tos an­tes de ha­cer na­da ex­tra­ño. Son 265 ca­ba­llos pu­ros, de enor­me ti­rón –ben­di­to au­to­blo­can­te, por cier­to– y siem­pre dis­pues­tos a co­rres­pon­der con em­pu­je des­de ca­da mi­lí­me­tro que hun­di­mos el pe­dal del ace­le­ra­dor. No es pa­ra me­nos, pues las pres­ta­cio­nes ha­blan por sí so­las so­bre el pa­pel, pe­ro tam­bién en la prác­ti­ca. No habrá ade­lan­ta­mien­to que se te re­sis­ta, ni cues­ta arri­ba que te cues­te. Acom­pa­ña, cla­ro, un cam­bio es­pe­cial­men­te bien es­ca­lo­na­do y, por qué no de­cir­lo tam­bién, de tac­to bueno; re­la­ti­va­men­te du­ri­llo, co­mo co­rres­pon­de, y fá­cil en ca­da in­ser­ción.

Los fre­nos tam­bién acom­pa­ñan, aun­que si de­ci­des ver has­ta dón­de son ca­pa­ces de aguan­tar, en­con­tra­rás el lí­mi­te y te po­drás en­cen­der en ellos un ci­ga­rri­llo o que­mar­te las hue­llas dac­ti­la­res, co­mo en ca­si cual­quier co­che. El ca­so es que tie­nen mor­dien­te y no son un te­ma pa­ra po­ner­le nin­gún pe­ro.

¿Asien­tos nor­ma­les de­por­ti­vos o asien­tos de­por­ti­vos dis­fra­za­dos de asien­tos nor­ma­les? Am­bas co­sas, pe­ro más “ra­ción” de la se­gun­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.