“E

AUTOhebdo SPORT - - ESPECIAL DEPORTIVOS -

nfren­tar­te” a un Pors­che es siem­pre una ta­rea agra­da­ble. Mu­cho más si se tra­ta de un des­ca­po­ta­ble y em­pie­za el ve­rano. Es el ca­so del Boxs­ter ver­sión S, o sea, la más po­ten­te. Te “re­ga­la” sus 315 ca­ba­llos sin el más mí­ni­mo ti­tu­beo, sin acu­sar es­fuer­zo, co­mo un Ra­fa Na­dal o un Pau Ga­sol de turno.

De­por­ti­vo de éli­te.

A prio­ri, el Boxs­ter lo tie­ne to­do pa­ra ser un de­por­ti­vo de éli­te, y más si te gus­tan las ca­rro­ce­rías con­ver­ti­bles o des­ca­po­ta­bles. Su car­né de iden­ti­dad im­pre­sio­na con los men­cio­na­dos 315 ca­ba­llos que pro­vie­nen de un mo­tor cen­tral tra­se­ro que re­par­te equi­li­bra­da­men­te el pe­so en to­da la ca­rro­ce­ría, que en­vía se­me­jan­te po­ten­cia y par a las rue­das tra­se­ras, y que en­ci­ma se tra­ta de un bi­pla­za de lu­jo. Lu­jo que de­mues­tra en los aca­ba­dos, en el fun­cio­na­mien­to, en la so­li­dez y en el equi­pa­mien­to, aun­que aquí Pors­che siem­pre de­ja abier­ta una gran puer­ta a los ele­men­tos op­cio­na­les, siem­pre muy ape­te­ci­bles.

Tie­ne un mo­tor bó­xer de 3,4 li­tros que em­pu­ja con de­ci­sión y que es una de­li­cia. Acom­pa­ña un so­ni­do bron­co pe­ro de­li­ca­do y cui­da­do pa­ra que lle­gue a los oí­dos sin so­bre­sal­tar ni mo­les­tar. Con el cam­bio au­to­má­ti­co PDK es, ade­más, más rá­pi­do que con el ma­nual, y en­ci­ma con­su­me me­nos. To­do un acier­to en to­dos los sen­ti­dos. No es el más rá­pi­do en­tre sus se­me­jan­tes, pe­ro sí uno de los más desea­dos y efec­ti­vos a la ho­ra de la ver­dad.

Fuer­te­men­te pa­sio­nal.

En ca­rre­te­ra es uno de esos coches que trans­mi­te pasión. Lo ha­ce des­de que te mon­tas y gi­ras la lla­ve de con­tac­to, por su­pues­to si­tua­da a la iz­quier­da, con­ser­van­do ca­si un es­ti­lo pro­pio y muy de­por­ti­vo. En­tra en las cur­vas muy pe­ga­do al as­fal­to; más si ac­ti­vas to­dos los con­tro­les elec­tró­ni­cos de que dis­po­ne o por los que tam­bién ha­yas pa­ga­do.

Su re­par­to de pe­sos es idó­neo, trac­cio­na de ma­ra­vi­lla y tie­ne una di­rec­ción de ca­li­dad, con un pues­to de con­duc­ción en­vi­dia­ble. To­do ello, en con­jun­to, ha­ce que le des ca­ña des­de el pri­mer mo­men­to. No sig­ni­fi­ca que sea un co­che pa­ra inex­per­tos, pe­ro aguan­ta bas­tan­te el equi­li­brio, sin lle­gar a mos­trar sus ga­rras, y tam­bién es un au­to­mó­vil muy rá­pi­do. Aho­ra más que nun­ca en­tra en las cur­vas con la má­xi­ma ca­li­dad y aga­rre e im­pri­me mu­cha con­fian­za en es­te sen­ti­do.

Ade­cua­dos al es­pa­cio dis­po­ni­ble, son có­mo­dos tam­bién. Eso sí, la sen­sa­ción de ir ro­zan­do el sue­lo no te la qui­ta na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.