De­por­ti­vi­dad dis­ting gui­da

Los S4 y S5 com­par­ten pla­ta­for­ma y sus­pen­sio­nes

AUTOhebdo SPORT - - ESPECIAL DE AUDI -

Si el RS 4 es to­da una fie­ra que po­de­mos ca­ta­lo­gar de no ap­ta pa­ra con­duc­to­res “sin san­gre”, el S4 es un de­por­ti­vo equi­li­bra­do que bus­ca in­cre­men­tar la di­ver­sión y pre­ci­sión al vo­lan­te sin com­pro­me­ter la fa­ci­li­dad de con­duc­ción o el con­fort de mar­cha.

Al S4 le fal­ta un pun­to de co­mu­ni­ca­ción con el as­fal­to pa­ra con­tar con un tac­to de esos que te po­nen la piel de ga­lli­na, pe­ro lo cier­to es que ca­da vez hay más coches que vuelan dan­do la im­pre­sión de ha­cer­lo to­do fá­cil. Y es­te es uno de ellos. Re­sul­ta im­pre­sio­nan­te la ca­pa­ci­dad que po­see pa­ra me­ter­se en los gi­ros, la me­jor evo­lu­ción de es­ta ge­ne­ra­ción; el no­ble pa­so por l os mis­mos, i nal­te­ra­ble aun­que de­je­mos de ace­le­rar o in­clu­so fre­ne­mos en ple­na cur- va, y la gi­gan­tes­ca ca­pa­ci­dad de trac­ción, ga­ran­ti­za­da por su sis­te­ma quat­tro. So­lo una le­ve in­si­nua­ción de la tra­se­ra al ace­le­rar a fon­do pue­de ha­cer que se nos mue­va un pe­lo de la ca­be­za mien­tras avan­za­mos a ve­lo­ci­da­des de in­far­to.

La elec­tró­ni­ca jue­ga su pa- pel, so­bre to­do en la re­duc­ción del sub­vi­ra­je, dis­tri­bu­yen­do el par a las rue­das y fre­nan­do las que sean ne­ce­sa­rias pa­ra op­ti­mi­zar la trac­ción. Sin lle­gar a las ex­ce­len­cias de la elec­tró­ni­ca de Pors­che, la de Au­di se le acer­ca más que nin­gu­na otra, en­ca­jan­do en­tre las de nue­va

hor­na­da: efi­caz e im­per­cep­ti­ble por el con­duc­tor.

Lle­ga­dos a es­te pun­to, de­be­mos te­ner en cuen­ta que Au­di “ven­de apar­te” bue­na par­te de su de­por­ti­vi­dad. Así, pa­ra po­ner el co­che a nues­tro ver­da­de­ro gus­to re­sul­ta ca­si im­pres­cin­di­ble in­cluir la sus­pen­sión adap­ta­ti­va Dri­ve Se­lect con Dam­per Con­trol, o el ex­ce­len­te di­fe­ren­cial au­to­blo­can­te tra- se­ro de dis­cos ( me­cá­ni­co por tan­to) con­tro­la­do elec­tró­ni­ca­men­te. De lo con­tra­rio, su tac­to no lla­ma tan­to la aten­ción.

Uti­li­za el mo­tor 3.0 de 6 ci­lin­dros en V y 333 CV so­bre­ali­men­ta­do por com­pre­sor Roots – ha de­ja­do a un la­do el V8 de la ge­ne­ra­ción an­te­rior–, que des­ta­ca por su ge­ne­ro­sa res­pues­ta en to­do el ar­co de re­vo­lu­cio­nes, fo­men­ta­da por el cam­bio S tro­nic de do-

La ga­ma S se si­túa en de­por­ti­vi­dad por de­ba­jo de los RS y por en­ci­ma del res­to de mo­de­los

ble em­bra­gue y sie­te mar­chas, real­men­te rá­pi­do. Es un cohe­te que te pe­ga al asien­to al ace­le­rar, pe­ro de la for­ma más or­de­na­da que pue­da ima­gi­nar­se, al­can­zan­do pres­ta­cio­nes su­pe­rio­res a la me­dia de la com­pe­ten­cia. Así, su avan­ce has­ta pa­re­ce me­nor al real, a lo que co­la­bo­ra la bue­na in­so­no­ri­za­ción. Pa­ra rom­per es­ta fal­sa sen­sa­ción, su so­ni­do se ha­ce sin­fo­nía al ace­le­rar a fon­do, su­bién­do­nos el pul­so.

Au­di S5. Los co­men­ta­rios que aca­bas de leer so­bre el S4 no su­fren mu­chas mo­di­fi­ca­cio­nes cuan­do cam­bia­mos su ape­lli­do por S5, pues am­bos com­par­ten no so­lo pla­ta­for­ma, tam­bién el mis­mo es­que­ma de amor­ti­gua­ción. Son de ma­yor en­ver­ga­du­ra, en es­te ca­so, las di­fe­ren­cias co­rres­pon­dien­tes a la ver­sión que he­mos pro­ba­do, el ca­brio. Es­te re­du­ce ri­gi­dez tor­sio­nal por la fal­ta de te­cho y su­ma pe­so pa­ra aña­dir re­fuer­zos que no lo­gran re­cu­pe­rar­la del to­do, pe­ca­do co­mún de los coches abier­tos que no na­cen di­rec­ta­men­te pa­ra ser­lo, sino que de­ri­van de ver­sio­nes ce­rra­das. Aun así, las di­fe­ren­cias so­lo se pal­pan cuan­do con­du­ci­mos al lí­mi­te, y una piz­ca en con­su­mos y pres­ta­cio­nes. Por lo de­más, en su pi­sa­da, S4 y S5 son ca­si ge­me­los.

Sin em­bar­go, el S5 no es una ber­li­na, sino un coupé (ca­brio en es­te ca­so). Por ello, a igual­dad de ca­rac­te­rís­ti­cas, po­de­mos afir­mar que el S4 re­sul­ta un po­co más atre­vi­do, o me­jor di­cho, su de­ri­va­do es un po­co más tí­mi­do, pues la me­dia de de­por­ti­vi­dad en­tre los coupés es ne­ta­men­te su­pe­rior a la de las ber­li­nas. Y si po­seen la mis­ma, en­ton­ces el S5 es, des­de la com­pa­ra­ción con sus se­me­jan­tes, más bur­gués que el S4, co­mo se­ría más lla­ma­ti­vo un jugador de 2 me­tros de al­tu­ra en fút­bol fren­te a otro que mi­die­se lo mis­mo en ba­lon­ces­to. Así pues, el S5 se dis­fru­ta co­mo un coupé dis­tin­gui­do, más c er­cano a los S6 que a los S3, con un di­na­mis­mo que re­sul­ta cla­ra­men­te más bri­llan­te e igual­men­te re­fi­na­do si aña­di­mos los ex­tras des­ti­na­dos a tal fin, co­mo el Au­di Dri­ve Se­lect con Dam­per Con­trol o el di­fe­ren­cial au­to­blo­can­te tra­se­ro, co­mo ocu­rre con el S4.

Es­té­ti­ca­men­te, los S4 y S5 se dis­tin­guen al pri­mer gol­pe de vis­ta por su pa­rri­lla fron­tal, con lí­neas horizontales más mar­ca­das, y una me­nor al­tu­ra al sue­lo, en­tre otros de­ta­lles. Y no cuen­tan con el sis­te­ma de pa­ra­da y arran­que au­to­má­ti­co del res­to de ver­sio­nes, pe­ro sí con el res­to de sus op­cio­na­les, co­mo la aler­ta por cam­bio in­vo­lun­ta­rio de ca­rril con co­rrec­ción de tra­yec­to­ria au­to­má­ti­ca o el pro­gra­ma­dor de ve­lo­ci­dad ac­ti­vo que fre­na el co­che en ca­so de co­li­sión a ba­ja ve­lo­ci­dad. En el ca­so del equi­pa­mien­to ge­ne­ral, la lis­ta es lar­ga, aun­que, te­nien­do en cuen­ta el pre­cio del co­che, 71.680 eu­ros, no tan­to.

Los A4/A5 de Au­di, ri­va­les tra­di­cio­na­les de los BMW Se­rie 3 o Mer­ce­des Cla­se C, tie­nen a las ver­sio­nes S co­mo sus mo­de­los in­ter­me­dios en de­por­ti­vi­dad, si­tua­dos en es­te apar­ta­do por en­ci­ma de to­dos sus her­ma­nos

de ga­ma, sal­vo los po­de­ro­sos RS.

Es­té­ti­ca­men­te, la ma­ne­ra más fá­cil de dis­tin­guir a los S es por su pa­rri­lla es­pe­cí­fi­ca, que mar­ca con cro­ma­dos las lí­neas horizontales. Llan­tas, asien­tos o su me­nor al­tu­ra son otros de­ta­lles. El V6 de 333 ca­ba­llos que com­par­ten S4 y S5 con­su­me mu­cho me­nos que el an­te­rior V8 de 354 CV. Sus pres­ta­cio­nes me­jo­ran, pe­ro re­sul­ta al­go me­nos apa­sio­na­do.

El cam­bio S tro­nic de 7 mar­chas cuen­ta con do­ble em­bra­gue.

Los re­lo­jes pre­sen­tan mu­cha in­for­ma­ción, y muy cla­ra. El in­te­rior ha ga­na­do mu­cho en ca­li­dad y ha pa­sa­do a orien­tar sus man­dos ha­cia el con­duc­tor en la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

Con el Au­di Dri­ve Se­lect po­de­mos ha­cer más de­por­ti­va la res­pues­ta de di­rec­ción, mo­tor, ca­ja de cam­bios y, con el Dam­per Con­trol, amor­ti­gua­ción.

El vo­lan­te asi­mé­tri­co es atrac­ti­vo, pe­ro las ma­nos se sien­ten ex­tra­ñas en

gi­ros muy ce­rra­dos.

Es­ti­lo clá­si­co y atrac­ti­vo pa­ra las llan­tas, ad­je­ti­vos apli­ca­bles a las ca­rro­ce­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.