El di­na­mis­mo más sibarita

Los gran­des S, los de las se­ries 6,7 y 8, man­tie­nen la fi­lo­so­fía de sus her­ma­nos pe­que­ños: to­que de­por­ti­vo sin ra­di­ca­li­dad y po­ten­cias de es­cán­da­lo. Pe­ro es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas no son tan co­mu­nes en­tre los pe­sos pe­sa­dos.

AUTOhebdo SPORT - - ESPECIAL DE AUDI -

Las gran­des ber­li­nas han si­do fa­bri­ca­das pa­ra lar­gos via­jes y pa­seos con­for­ta­bles ale­ja­dos del es­trés. Pocos fa­bri­can­tes se atre­ven a do­tar­las de tac­to de­por­ti­vo, pri­me­ro, por­que no en­ca­ja en es­ta fi­lo­so­fía, y se­gun­do, por­que el pe­so es uno de los ma­yo­res enemi­gos del di­na­mis­mo, com­pli­can­do la ta­rea de ofre­cer a sus con­duc­to­res pre­ci­sión y pasión. Y en es­ta ca­te­go­ría de ver­da­de­ros pe­sos pe­sa­dos to­dos ron­dan o su­pe­ran las 2 to­ne­la­das de pe­so. To­do ello ha­ce par­ti­cu­lar­men­te bri­llan­te la la­bor de los in­ge­nie­ros de los S6, S7 y S8, y ex­pli­ca por qué no exis­ten en es­tos ca­sos ver­sio­nes RS.

Sus com­pe­ti­do­res son es­ca- sos, re­du­cién­do­se a las fir­mas más ex­clu­si­vas del mer­ca­do. Si los generalistas se atre­ven a fa­bri­car com­pe­ti­do­res de los S4, no son tan osa­dos cuan­do pa­sa­mos a crea­cio­nes co­mo el S6 o su­pe­rio­res.

Fren­te a sus her­ma­nos de ga­ma, los S vuel­ven a di­fe­ren­ciar­se so­bre to­do por la pa­rri­lla fron­tal, lle­na de cro­ma­dos y de lí­neas más mar­ca­das, las llan­tas y otros mu­chos pe­que­ños de­ta­lles muy dis­cre­tos.

Muy se­me­jan­tes. Los tres coches com­par­ten un buen nú­me­ro de ele­men­tos, aun­que el S8 se desmarca más ve­ces de S6 y S7 que es­tos dos úl­ti­mos en­tre

sí. Eso sí, he­mos de ha­cer no­tar que la ca­rro­ce­ría más ra­bio­sa­men­te de mo­da es la del S7, que en su ver­sión Sportback pre­sen­ta for­mas tan afi­la­das co­mo los coupés, aun­que si­gue sien­do ber­li­na.

En pri­mer lu­gar, es idén­ti­ca la pla­ta­for­ma – tam­bién co­mún a A4 y A5, aun­que ex­ten­di­da–, así

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre S6 y S7 es la ca­rro­ce­ría; mo­tor o sus­pen­sio­nes son ca­si idén­ti­cos

co­mo la amor­ti­gua­ción. El trío de los gran­des S pre­sen­ta un es­que­ma in­de­pen­dien­te en am­bos ejes, pe­ro más evo­lu­cio­na­do que el do­ble trián­gu­lo de sus her­ma­nos pe­que­ños, con más bra­zos de apo­yo. Ade­más, sus­ti­tu­yen los amor­ti­gua­do­res por un sis­te­ma neu­má­ti­co. Por tan­to, se tra­ta de un con­jun­to su­pe­rior en com­ple­ji­dad y que otor­ga a los tres un ro­dar fran­ca­men­te pa­re­jo.

Ya al em­pe­zar a an­dar pal­pa­mos la su­pe­rior ca­li­dad de ro­da­du­ra fren­te a S4 y S5, ga­ran­ti­za­da por la amor­ti­gua­ción neu­má­ti­ca. Y tam­bién el in­te­rior es más sibarita gra­cias a la ma­yor pre­sen­cia de ma­te­ria­les no­bles,

una bo­to­ne­ría aún más agra­da­ble a nues­tros de­dos y la me­jor in­so­no­ri­za­ción. Más no­ble­za, va­ya, más re­fi­na­mien­to, que se in­cre­men­ta po­co a po­co se­gún es­ca­la­mos ha­cia el S8, cul­men en es­te sen­ti­do, con una con­so­la cen­tral que le di­fe­ren­cia de S6 y S7, prác­ti­ca­men­te idén­ti­cos. Si­guien­do es­ta fi­lo­so­fía, los asien­tos del S8 son su­pe­rio­res por sus in­fi­ni­tos re­gla­jes eléc­tri­cos y ta­ma­ño. Los sal­pi­ca­de­ros no se or­ga­ni­zan ha­cia el con­duc­tor, sino al fren­te, al­go que res­ta as­pec­to de­por­ti­vo, co­sa que pue­de so­lu­cio­nar­se con los aca­ba­dos op­cio­na­les en fi­bra de car­bono, que les acer­can a los coches de Le Mans. Co­mo de­ta­lle, la pan­ta­lla del GPS se es­con­de en to­dos ellos cuan­do no es ne­ce­sa­ria.

Una vez en las cur­vas, com­par­ten con sus her­ma­nos pe­que­ños la in­ten­ción de bus­car la má­xi­ma agi­li­dad po­si­ble sin per­ju­di­car al con­fort, con un tac­to de­por­ti­vo mo­de­ra­do pe­ro ní­ti­da­men­te pal­pa­ble, y la fa­ci­li­dad de con­duc­ción. La fi­lo­so­fía no cam­bia. Pe­ro su ma­yor pe­so y ta­ma­ño ha­ce que pre­sen­ten más ba­lan­ceos de la ca­rro­ce­ría, por muy bien con­te­ni­dos que es­tén en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, que l a co­mu­ni­ca­ción con el as­fal­to sea me­nor to­da­vía y que acer­car­se a sus lí­mi­tes de­ba ha­cer­se con más tien­to, pues son di­fí­ci­les de lo­ca­li­zar. A pe­sar de su amor­ti­gua­ción su­pe­rior. No­ta­mos có­mo ma­ne­ja­mos gran­des

A par­tir del S6 hay pocos com­pe­ti­do­res di­rec­tos, tan­ta es su ex­clu­si­vi­dad

ma­sas, cen­tros de gra­ve­dad más al­tos, fuer­zas su­pe­rio­res.

Pe­ro los gran­des tie­nen que me­dir­se con los gran­des. Y fren­te a las ber­li­nas de la com­pe­ten­cia –sal­vo hon­ro­sas ex­cep­cio­nes, co­mo los BMW M6 o al­gu­nos Ma­se­ra­ti– es aún más so­bre­sa­lien­te su ma­ne­ja­bi­li­dad. In­clu­so con el S8 po­de­mos in­ter­nar­nos por una ca­rre­te­ra de mon­ta­ña y dis­fru­tar de sus po­si­bi­li­da­des. Lo más bri­llan­te es có­mo per­mi­te al con­duc­tor ejer­cer sus ac­cio­nes con to­tal con­fian­za: fre­nar, gi­rar y so­bre to­do ace­le­rar; de nue­vo

Sal­vo la ga­ma S6, dis­po­ni­ble tam­bién con ca­rro­ce­ría Avant, S7 y S8 es­tán dis­po­ni­bles

úni­ca­men­te en ver­sión ber­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.