ANÁLISIS DE MI­TAD DE TEM­PO­RA­DA MAR­CA REN­CIAS

AUTOhebdo SPORT - - ENTREVISTA -

La Fór­mu­la 1 re­em­pren­de pron­to su ac­ti­vi­dad tras el pa­rén­te­sis ve­ra­nie­go pa­ra afron­tar con más y me­jo­res ga­ran­tías la se­gun­da par­te de una tem­po­ra­da que es­tá re­sul­tan­do tre­men­da­men­te igua­la­da, en la que se han pro­du­ci­do múl­ti­ples sor­pre­sas y en la que ha ha­bi­do sie­te ga­na­do­res dis­tin­tos en los sie­te pri­me­ros gran­des pre­mios.

Fernando Alon­so li­de­ra el cam­peo­na­to con au­to­ri­dad, dis­po­nien­do de 40 pun­tos de ven­ta­ja so­bre Mark Web­ber des­pués del Gran Pre­mio de Hun­gría, una po­si­ción de pri­vi­le­gio que man­tie­ne des­de el GP de Es­pa­ña gra­cias a pro­ta­go­ni­zar una cam­pa­ña re­don­da, pa­ra en­mar­car, en la que no ha co­me­ti­do erro­res y en la que siem­pre ha sa­bi­do sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho a un Fe­rra­ri que en oca­sio­nes ha de­ja­do mu­cho que desear y que, cla­ra­men­te, ha ido de me­nos a más.

El GP de Bél­gi­ca, el pró­xi­mo 2 de sep­tiem­bre, se­rá un pun­to de in­fle­xión en uno de los cam­peo­na­tos más apa­sio­nan­tes de los úl­ti­mos años. No exis­te un lí­der real, al­guien co­mo Se­bas­tian Vet­tel el año pa­sa­do, cu­yo co­che es­ta­ba por en­ci­ma de la com­pe­ten­cia. La im­por­tan­te ven­ta­ja que ate­so­ra Alon­so ha si­do más fru­to del ta­len­to del es­pa­ñol y los fa­llos de sus ri­va­les que del po­ten­cial

EL CO­CHE TIE­NE QUE ME­JO­RAR NO­TA­BLE­MEN­TE PA­RA QUE EL AS­TU­RIANO PUE­DA LU­CHAR POR EL Tí­TU­LO

de su F2012, cu­yo pun­to fuer­te, eso sí, es la fia­bi­li­dad.

En un apre­ta­do mes de ju­lio, con tres ca­rre­ras en cua­tro se­ma­nas, se hi­zo la pri­me­ra gran se­lec­ción en cuan­to a can­di­da­tos al tí­tu­lo. En Spa se re­em­pren­de­rá la ac­ti­vi­dad con cin­co pi­lo­tos con op­cio­nes reales de ga­nar el tí­tu­lo. Ade­más de Fernando, de los dos Red Bull y de Le­wis Ha­mil­ton, hay que con­tar con Ki­mi Raik­ko­nen, ca­da vez más asen­ta­do des­pués de su re­gre­so a la ca­te­go­ría. Se le han es­ca­pa­do re­sul­ta­dos, ne­ce­si­ta me­jo­rar en ca­li­fi­ca­ción, pe­ro es agre­si­vo y con­sis­ten­te en su ren­di­mien­to y dis­po­ne de un bó­li­do que siem­pre es­tá en la po­ma­da. Uno tie­ne la sen­sa­ción, sin­ce­ra­men­te, de que Lo­tus es­tá de­jan­do es­ca­par es­te año una gran opor­tu­ni­dad. De Alon­so a Web­ber hay una di­fe­ren­cia de 40 pun­tos, pe­ro en­tre Fernando y el quin­to cla­si­fi­ca­do, Raik­ko­nen, es de 48. El au­tra­liano, Vet­tel, Ha­mil­ton y el fin­lan­dés es­tán en un pa­ñue­lo. Al mar­gen de Fe­li­pe Mas­sa, hay que se­ña­lar que la gran de­cep­ción en es­ta pri­me­ra par­te ha si­do el ren­di­mien­to de Mer­ce­des, que en las pri­me­ras ca­rre­ras pro­me­tía mu­cho, y del inglés un Jen­son But­ton ab­so­lu­ta­men­te des­co­no­ci­do.

Me­jo­ran­do las ex­pec­ta­ti­vas.

La pri­me­ra par­te de la tem­po­ra­da se ha sal­da­do con no­ta pa­ra Fe­rra­ri. Los re­sul­ta­dos lo ru­bri­can, pe­ro man­te­ner la po­si­ción no se­rá na­da fá­cil por­que el F2012 ha evi­den­cia­do mu­chas

ca­ren­cias en cuan­to a pres­ta­cio­nes, so­bre to­do cuan­do re­quie­re ve­lo­ci­dad pun­ta. El co­che tie­ne que me­jo­rar no­ta­ble­men­te pa­ra que Alon­so pue­da lu­char por el tí­tu­lo de Pi­lo­tos, y Pat Fry, el di­rec­tor téc­ni­co de la

Scu­de­ria, es­tá con­ven­ci­do de que po­drán es­tar lu­chan­do has­ta el fi­nal por­que fi­nal­men­te han so­lu­cio­na­do los pro­ble­mas de desa­rro­llo.

“En la pre­tem­po­ra­da es­tá­ba­mos por de­trás, pe­ro apren­di­mos bas­tan­te y des­pués he­mos sa­bi­do sa­car par­ti­do de es­ta ex­pe­rien­cia. Su­fri­mos mu­cho en las pri­me­ras ca­rre­ras. En Mel­bour­ne es­tá­ba­mos a se­gun­do y me­dio de la ca­be­za, pe­ro efec­tua­mos un gran es­fuer­zo a ni­vel ae­ro­di­ná­mi­co y en los de­par­ta­men­tos de pro­duc­ción y desa­rro­llo. Pre­ci­sa­men­te, en tér­mi­nos de desa­rro­llo he­mos su­pe­ra­do a mu­chos equi­pos, pe­ro to­da­vía hay un lar­go ca­mino a re­co­rrer”, ha ex­pli­ca­do el téc­ni­co de Ma­ra­ne­llo.

Fernando Alon­so con­fe­só en Bu­da­pest que ne­ce­si­ta­ban to­da­vía más desa­rro­llo, que se es­ta­ban que­dan­do atrás, que el co­che era prác­ti­ca­men­te el mis­mo des­de Ca­na­dá. Fry

ALON­SO HA SA­CA­DO EL Má­XI­MO DE UN FE­RRA­RI QUE EN OCA­SIO­NES HA DE­JA­DO MU­CHO QUE DESEAR

ma­ti­za­ba que “es cier­to que al­gu­nas pie­zas nue­vas no han fun­cio­na­do co­mo pen­sá­ba­mos, pe­ro es al­go que pue­de su­ce­der. Cuan­do es­tás al lí­mi­te y bus­cas pro­gre­sar tam­bién en­cuen­tras nue­vos pro­ble­mas. Sin em­bar­go, los he­mos com­pren­di­do y es­toy se­gu­ro que po­dre­mos so­lu­cio­nar­los, por­que te­ne­mos una idea cla­ra del ca­mino a to­mar”.

La se­ma­na an­tes del cie­rre tem­po­ral (la FIA obli­ga a to­dos los equi­pos a ce­rrar sus ins­ta­la­cio­nes dos se­ma­nas du­ran­te el mes de agos­to) se tra­ba­jó mu­cho en Ma­ra­ne­llo y el res­pon­sa­ble téc­ni­co de la Scu­de­ria aven­tu­ra­ba que es­ta­ban tra­ba­jan­do en “al­gu­nos de­ta­lles pa­ra Spa, pe­ro tam­bién los desa­rro­llos que de­ben lle­gar en Sin­ga­pur. Te­ne­mos al­gu­nas co­sas muy in­tere­san­tes pa­ra la ca­rre­ra de Bél­gi­ca, un tra­za­do muy es­pe­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.