Uno de los nues­tros

PHI­LIP­PE BU­GALS­KI

AUTOhebdo SPORT - - RALLYES -

Cuan­do una vi­da se apa­ga ines­pe­ra­da­men­te, de­ja un gran do­lor en to­do su en­torno, más aún in­clu­so que cuan­do es­to su­ce­de por cau­sas más na­tu­ra­les. Las per­so­nas que han vi­vi­do in­ten­sa­men­te, en con­tac­to con un gran nú­me­ro de com­pa­ñe­ros, ami­gos y afi­cio­na­dos, se lle­van ade­más to­do el ca­ri­ño y re­co­no­ci­mien­to de quie­nes les han se­gui­do en to­dos sus años co­mo pro­fe­sio­na­les, in­clu­so más allá de ese en­torno.

No sa­be­mos si Phi­lip­pe Bu­gals­ki era una be­llí­si­ma per­so­na, que de eso ya se en­car­ga­rán de ha­blar sus más alle­ga­dos, pe­ro lo que sí sa­be­mos es lo que hi­zo mien­tras es­tu­vo com­pi­tien­do, mien­tras es­tu­vo pi­lo­tan­do y emo­cio­nan­do a to­dos los afi­cio­na­dos que le se­guían con en­tu­sias­mo.

Phi­lip­pe fue ca­si siem­pre un hom­bre de equi­po, un pi­lo­to con el que la mar­ca po­día con­tar, uno de la fa­mi­lia, co­mo le des­cri­bía Yves Mat­ton. Sus ini­cios en 1984 no es que pa­sa­ran des­aper­ci­bi­dos, pe­ro fue en 1998 cuan­do fi­chó por Ci­troën, un equi­po que con­vir­tió en su ca­sa.

A par­tir de ese mo­men­to, “Bug”, co­mo le co­no­cían sus ami­gos, tra­ba­jó co­do con co­do con los in­ge­nie­ros y me­cá­ni­cos de Ci­troën, tra­tan­do de cons­truir el me­jor co­che po­si­ble en la ca­te­go­ría en la que por en­ton­ces es­ta­ban ins­cri­tos, la de los Kit Car. Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, su tra­ba­jo, co­no­ci­mien­to y te­són por con­se­guir un vehícu­lo ca­si per­fec­to lle­vó a Ci­troën a te­ner un Xsa­ra muy con­vin­cen­te, tan­to, que sor­pren­dió de ma­ne­ra muy po­si­ti­va en sus pri­me­ras ca­rre­ras.

Co­deán­do­se con los me­jo­res.

Bu­gals­ki ga­nó los rall­yes de Ca­ta­lun­ya y Cór­ce­ga en 1999 con una uni­dad del Xsa­ra Kit Car, un vehícu­lo de trac­ción de­lan­te­ra que en las ma­nos del fran­cés era más rá­pi­do que las au­tén­ti­cas “di­vas” del Mun­dial: los WRC. Un año an­tes ha­bía ga­na­do el Cam­peo­na­to Fran­cés con es­te co­che, he­cho que re­pi­tió tam­bién en 1999.

Con esas vic­to­rias tan im­por­tan­tes en el Mun­dial, Ci­troën se de­ci­dió a en­trar de lleno en es­ta com­pe­ti­ción, desa­rro­llan­do la ver­sión T4 de es­te vehícu­lo, que fue lle­va­da a ca­bo en gran par­te por Phi­lip­pe. Es­te desa­rro­llo lle­vó a la mar­ca de los dos che­vro­nes a ga­nar un ter­cer tí­tu­lo con­se­cu­ti­vo con Bu­gals­ki en Fran­cia, una cir-

cuns­tan­cia que de­fi­ni­ti­va­men­te em­pu­jó a Ci­troën ha­cia el Mun­dial.

Bu­gals­ki hi­zo cua­tro prue­bas de la má­xi­ma ca­te­go­ría en 2001, y se con­vir­tió en el pri­mer hom­bre que su­mó pun­tos en el Mun­dial con el Xsa­ra WRC. Es­to fue en el Rall­ye Acró­po­lis, en una su­per­fi­cie que no era su pre­di­lec­ta, al ter­mi­nar en sex­ta po­si­ción. Es­to abrió de­fi­ni­ti­va­men­te el ca­mino a Ci­troën, al Xsa­ra y a un Sé­bas­tien Loeb que pron­to re­co­ge­ría los fru­tos del tra­ba­jo rea­li­za­do por Bu­gals­ki.

Phi­lip­pe si­guió en ac­ti­vo has­ta 2003, pi­lo­tan­do ex­clu­si­va­men­te en al­gu­nos rall­yes so­bre as­fal­to, in­clu­so ba­jo la ór­bi­ta de Pie­dra­fi­ta Sport, y cen­trán­do­se siem­pre en la pues­ta a pun­to y el desa­rro­llo del Ci­troën Xsa­ra WRC y del Sa­xo Kit Car. Des­can­se en paz un hom­bre que tra­ba­jó siem­pre por y pa­ra su equi­po.

Clau­dio LU­NA. Fotos: DPPI

Así, con esa fra­se, ca­li­fi­ca­ba Yves Mat­ton, di­rec­tor de Ci­troën Racing, a la per­so­na de Phi­lip­pe Bu­gals­ki, un pi­lo­to que es­tu­vo siem­pre re­la­cio­na­do con la mar­ca fran­ce­sa, con la que ob­tu­vo sus me­jo­res triun­fos. Phi­lip­pe fa­lle­ció el pa­sa­do 10 de agos­to en una trá­gi­ca caí­da mien­tras tra­ba­ja­ba en su ca­sa.

Un hom­bre cer­cano y dis­pues­to a ayu­dar, así han des­cri­to a Bu­gals­ki sus más alle­ga­dos ami­gos.

En 2003 da­ba por fi­na­li­za­da su ca­rre­ra de­por­ti­va, un año en el que dis­pu­tó cua­tro rall­yes so­bre as­fal­to, en­tre ellos el de Es­pa­ña.

Phi­lip­pe fue el pri­mer pi­lo­to que pun­tuó con el Ci­troën Xsa­ra WRC en el Mun­dial; en el Acró­po­lis de 2001 aca­bó sex­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.