IpO Má­gI­CO

AUTOhebdo SPORT - - ENTREVISTA - J.M. FER­NÁN­DEZ PE­LLÓN. Fotografía: Jor­ge BRICHETTE

Po­co an­tes de la pau­sa es­ti­val del Cam­peo­na­to del Mun­do de Fór­mu­la 1, AU­TOheb­do SPORT tu­vo la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar las ins­ta­la­cio­nes del HRT F1 Team en la Ca­ja Má­gi­ca de Ma­drid. Luis Pé­rez-Sa­la, su team prin­ci­pal, nos mos­tró has­ta el úl­ti­mo rincón de la nue­va ca­sa del equi­po es­pa­ñol de F1.

“¡

Que in­ven­ten ellos!”. Es­ta fa­mo­sa fra­se de Mi­guel de Una­muno, pro­nun­cia­da ha­ce más de un si­glo en su po­lé­mi­ca re­la­ción epis­to­lar con Or­te­ga y Gas­set, ha­ce re­fe­ren­cia a la fal­ta de es­pí­ri­tu cien­tí­fi­co e in­no­va­dor que ca­rac­te­ri­za al pue­blo es­pa­ñol. Con ella in­ten­ta­ba de­cir que, mien­tras se pu­die­ran apro­ve­char los in­ven­tos y las ideas de gen­tes de fue­ra de nues­tras fron­te­ras, no im­por­ta­ba que nos fal­ta­ra in­ven­ti­va.

El automovilismo na­cio­nal, que ha con­se­gui­do nu­me­ro­sos éxi­tos tan­to por par­te de sus de­por­tis­tas co­mo por par­te de sus equi­pos, te­nía una asig­na­tu­ra pen­dien­te en la F1. Los tí­tu­los de Fernando Alon­so en 2005 y 2006 con Re­nault hi­cie­ron que el fe­nó­meno de la “Alon­so­ma­nía” con­vir­tie­ra a la Fór­mu­la 1 en un de­por­te de pri­mer ni­vel en nues­tro país.

Des­pués de que equi­pos es­pa­ño­les con­quis­ta­ran lo­gros tan im­por­tan­tes co­mo el Mun­dial de Tu­ris­mos por par­te de Seat Sport, el IRC en Rall­yes de Peu­geot Sport Es­pa­ña o tí­tu­los en mo­no­pla­zas tan­to en las World Se­ries by Re­nault co­mo en la GP2, en­tre otros, la lle­ga­da de un equi­po na­cio­nal a la F1 cul­mi­na­ba en cier­to mo­do un tra­ba­jo de años. Un an­he­lo ini­cia­do en los ‘70 por Emi­lio de Vi­llo­ta con su Ibe­ria Air­li-

CO­MO ES NOR­MAL DA­DA LA VA­RIA­DA PRO­CE­DEN­CIA DE SUS IN­TE­GRAN­TES, EL IDIO­MA OFI­CIAL EN HRT ES EL INGLéS

nes, que no tu­vo con­ti­nui­dad con pro­yec­tos ma­lo­gra­dos co­mo Bra­vo F1.

La his­to­ria de HRT es la con­ti­nua­ción del equi­po Cam­pos Me­ta, que re­ci­bió en 2009 por par­te de la FIA una de las cua­tro nue­vas li­cen­cias pa­ra con­ver­tir­se en es­cu­de­ría de Fór­mu­la 1; una de ellas, la nor­te­ame­ri­ca­na US F1, pro­yec­to fa­lli­do fi­nal­men­te. El pos­te­rior nom­bre de His­pa­nia Racing Team, con el que co­men­zó a com­pe­tir en 2010, se lo de­be al em­pre­sa­rio Jo­sé Ra­món Ca­ra­ban­te, pro­pie­ta­rio del equi­po has­ta ju­lio de 2011, fe­cha en la que el gru­po in­ver­sor The­san Ca­pi­tal se hi­zo con la ma­yo­ría de ac­cio­nes de la for­ma­ción, nom­bran­do a Saúl Ruiz de Mar­cos co­mo di­rec­tor ge­ne­ral.

Du­ran­te me­ses de eva­lua­cio­nes y ne­go­cia­cio­nes se va­lo­ra­ron di­ver­sas op­cio­nes: man­te­ner el equi­po en Ale­ma­nia, es­truc­tu­rán­do­lo de me­jor ma­ne­ra, lle­var­lo a In­gla­te­rra, don­de es­tán si­tua­dos la ma­yo­ría de los equi­pos, y fi­nal­men­te, la que se to­mó, traer­lo a Es­pa­ña. Una vez de­ci­di­do lo de Es­pa­ña, ya que se te­nía co­mo pre­mi­sa que un equi­po es­pa­ñol de­bía te­ner su ba­se co­mo se­ña de iden­ti­dad, se ba­ra­ja­ron va­rias po­si­bi­li­da­des, una de ellas in­clu­so las ins­ta­la­cio­nes de la Co­pa Amé­ri­ca en Valencia, aun­que fi­nal­men­te HRT se de­can­tó por las ins­ta­la­cio­nes del Com­ple­jo De­por­ti­vo Ma­drid Ca­ja Má­gi­ca pa­ra ubi­car su se­de per­ma­nen­te.

La es­cu­de­ría ocu­pa una par­te de las ins- ta­la­cio­nes de la Ca­ja Má­gi­ca, y con­vi­ve con el Mas­ter Se­ries Ma­drid Open que se ce­le­bra allí anual­men­te. Con­cre­ta­men­te, el HRT F1 Team se ubi­ca en los edi­fi­cios In­door Sur e In­door Cen­tral, ocu­pan­do una su­per­fi­cie to­tal de 11.000 m2.

El re­cin­to del Com­ple­jo De­por­ti­vo Ma­drid Ca­ja Má­gi­ca es un cen­tro multifuncional di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to fran­cés Do­mi­ni­que Pe­rrault. Es­tá si­tua­do en el Par­que Li­neal del Man­za­na­res, en un es­pa­cio de 17 hec­tá­reas que in­clu­ye gran­des zo­nas ajar­di­na­das. El di­se­ño y la dis­tri­bu­ción de es­te es­pa­cio per­mi­te la rea­li­za­ción de even­tos de to­do ti­po, ade­más de de­por­ti­vos, co­mo pre­sen­ta­cio­nes, es­pec­tácu­los y con­ven­cio­nes. Se tra­ta de una de esas me­ga­ins­ta­la­cio­nes cons­trui­das co­mo uno de los ele­men­tos cen­tra­les de la can­di­da­tu­ra olím­pi­ca de Ma­drid.

Una ca­sa a me­di­da.

Co­mo el pro­pio Luis Pé­rez- Sa­la nos di­ce al co­mien­zo de nues­tra vi­si­ta: “Es­tas ins­ta­la­cio­nes se han adap­ta­do a la es­truc­tu­ra de un equi­po de F1 co­mo un guan­te. Las re­for­mas que he­mos te­ni­do que aco­me­ter han si­do mí­ni­mas, y hay de­ta­lles que, si los hu­bié­se­mos pen­sa­do así, no es­ta­rían tan bien di­se­ña­dos”.

Los 11.000 me­tros cua­dra­dos es­tán di­vi­di­dos en dos edi­fi­cios, el In­door Sur, don­de se si­túan la zo­na de ta­ller de mo­no­pla­zas, el par­king y área de tra­ba­jo de los ca­mio­nes y el al­ma­cén- par­king. En to­tal, es­ta zo­na re­pre­sen­ta 4.500 m2. Por lo que

LA PLAN­TA DON­DE SE EN­CUEN­TRA EL CEN­TRO NEU­RáL­GI­CO DEL EQUI­PO ES LA 0, UNA ZO­NA DIá­FA­NA, COM­PAR­TI­MEN­TA­DA

EN CUA­TRO áREAS

res­pec­ta al otro edi­fi­cio, el In­door Cen­tral, es­te se di­vi­de en cua­tro plan­tas: Plan­ta -2 (a ni­vel del ta­ller), Plan­ta -1, Plan­ta 0 y Plan­ta 1.

Co­mo ins­ta­la­ción de­por­ti­va que es, la Plan­ta - 2 cuen­ta con una im­pre­sio­nan­te pis­ci­na y gim­na­sio, el lu­gar pre­fe­ri­do de los pi­lo­tos cuan­do acu­den va­rios días a Ma­drid en­tre ca­rre­ras. En un fu­tu­ro, y ni he­cho a me­di­da por­que tie­ne un ac­ce­so di­rec­to des­de la ca­lle, se ubi­ca­rá allí ade-

El ar­qui­tec­to Do­mi­ni­que Pe­rrault es el au­tor de la Ca­ja Má­gi­ca. En la ima­gen, la fa­cha­da de las ins­ta­la­cio­nes del equi­po.

Más de 30 me­cá­ni­cos atien­den a los mo­no­pla­zas del equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.