“Que­re­mos se­guir cre­cien­do con unas ba­ses só­li­das”

AUTOhebdo SPORT - - ENTREVISTA -

Re­ti­ra­do de la com­pe­ti­ción tras la tem­po­ra­da 2008, Luis Pé­rez-Sa­la, uno de los pi­lo­tos es­pa­ño­les pio­ne­ros en la F1, se ha­bía cen­tra­do an­tes de su lle­ga­da a HRT en su ta­rea co­mo orien­ta­dor en el pro­gra­ma de Jó­ve­nes Pi­lo­tos del Cir­cuit de Ca­ta­lun­ya. Has­ta que una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca el pa­sa­do año le cam­bió nue­va­men­te la vi­da.

Ha­ce po­co más de un año de tu lle­ga­da a HRT. ¿Có­mo se pro­du­jo tu fi­cha­je?

En ju­lio hi­zo un año que fui a una ca­rre­ra co­mo in­vi­ta­do de HRT. Ya co­mo ase­sor del equi­po de­bu­té en el GP de Hun­gría, y fui nom­bra­do team prin­ci­pal el 15 de di­ciem­bre. El pa­sa­do ve­rano yo es­ta­ba yén­do­me pa­ra Brands Hatch pa­ra se­guir el Eu­ro­pean F3 Open, don­de co­rría Noel Jam­mal, a quien yo es­ta­ba ha­cien­do de

coaching. Al fin de se­ma­na si­guien­te me iba a Bu­da­pest, don­de Álex Ri­be­ras dispu­taba una ca­rre­ra de la F-Re­nault den­tro de las World Se­ries. En aquel mo­men­to es­ta­ba in­vo­lu­cra­do en es­tas ac­ti­vi­da­des y ni se me pa­sa­ba por la ca­be­za una lla­ma­da de es­te ti­po. Pe­ro los nue­vos pro­pie­ta­rios de HRT, la em­pre­sa The­san Ca­pi­tal, me lla­ma­ron pa­ra ver la po­si­bi­li­dad de que me in­cor­po­ra­ra al equi­po. Eso fue en vís­pe­ras del GP de In­gla­te­rra, en Sil­vers­to­ne. Lo que les con­tes­té es que lo me­jor que po­día­mos ha­cer era ver­nos allí. De esa ma­ne­ra, yo co­no­ce­ría el equi­po y ve­ría so­bre el te­rreno qué pa­pel po­dría desem­pe­ñar den­tro de esa es­truc­tu­ra.

¿Ha si­do muy du­ro es­te pri­mer año?

Sí, muy du­ro, muy di­fí­cil. Sin em­bar­go, has­ta es­te mo­men­to po­de­mos de­cir que te­ne­mos la sa­tis­fac­ción de ha­ber con­se­gui­do nues­tras me­tas. En pri­mer lu­gar, te­ner un co­che lis­to Pé­rez-Sa­la lle­gó a HRT co­mo ase­sor, y des­de el

15 de di­ciem­bre es su team prin­ci­pal. pa­ra la pri­me­ra ca­rre­ra, y lue­go crear el equi­po, res­pon­sa­bi­li­dad que te­ne­mos to­dos: el team ma­na­ger, el De­par­ta­men­to Téc­ni­co, la gen­te de Pren­sa, de Mar­ke­ting y por su­pues­to el con­se­je­ro de­le­ga­do. Pa­re­cía al­go que no se po­día lo­grar. Na­die hu­bie­ra da­do un du­ro por no­so­tros. Sin em­bar­go, con­se­gui­mos te­ner el co­che lis­to, en mar­cha, que se mo­vie­ra, pa­ra lle­gar a Aus­tra­lia con al­go tan­gi­ble. Allí aca­ba­mos los dos coches, y el si­guien­te pa­so fue lo­grar cla­si­fi­car­nos en la si­guien­te ca­rre­ra con los dos coches den­tro del 107%. Una vez con­se­gui­do es­to, el otro gran lo­gro fue con­se­guir es­ta se­de. Es­tas ins­ta­la­cio­nes nos per­mi­ten te­ner un pun­to de re­fe­ren­cia y un pun­to de en­cuen­tro pa­ra el equi­po. Aho­ra te­ne­mos el em­brión ya com­ple­to pa­ra po­der se­guir ha­cia de­lan­te. Has­ta el 1 de abril he­mos es­ta­do so­lu­cio­nan­do pro­ble­mas y lle­van­do ha­cia de­lan­te el día a día. Des­de esa fe­cha em­pe­za­mos a pla­near nues­tro fu­tu­ro, que es­pe­ro que sea lar­go. di­fí­cil en­ten­der to­do. En es­tos me­ses he­mos con­se­gui­do do­tar­lo de un or­ga­ni­gra­ma que se pue­da en­ten­der. To­dos es­ta­mos ba­jo es­te mis­mo te­cho que es la Ca­ja Má­gi­ca, unas ins­ta­la­cio­nes fue­ra de se­rie. ¡Has­ta que me en­te­ré de quién ha­bía di­se­ña­do el co­che de es­ta tem­po­ra­da, el F112, pa­sa­ron va­rios me­ses! Con­cre­ta­men­te, a esa per­so­na la co­no­cí en enero. Has­ta ese mo­men­to, era un nom­bre, la em­pre­sa tal, pe­ro co­no­cer­lo, ver­lo en per­so­na, no lo hi­ce has­ta enero. Te pre­gun­ta­rás que có­mo no lo ha­bía co­no­ci­do an­tes. Pues por­que has­ta ese mo­men­to yo era ase­sor, e in­ten­ta­ba ave­ri­guar to­do lo re­fe­ren­te al equi­po. La in­for­ma­ción te iba lle­gan­do a cuen­ta­go­tas.

“NA­DIE HU­BIE­RA DA­DO UN DU­RO POR NO­SO­TROS. SIN EM­BAR­GO, CON­SE­GUI­MOS TE­NER EL CO­CHE LIS­TO, EN MAR­CHA, QUE SE MO­VIE­RA, PA­RA LLE­GAR A AUS­TRA­LIA CON AL­GO TAN­GI­BLE”

¿Qué pe­cu­lia­ri­da­des te­nía HRT an­tes de vues­tra lle­ga­da?

Cuan­do no­so­tros lle­ga­mos al equi­po, era un com­pen­dio de per­so­nas y ma­te­rial dis­per­so por va­rias se­des. Era muy

Se­gún me cuen­tas, más pa­re­cía un rom­pe­ca­be­zas que un equi­po…

He via­ja­do por In­gla­te­rra y Ale­ma­nia pa­ra co­no­cer quién es­ta­ba cons­tru­yen­do el co­che nue­vo. En mis pri­me­ros pa­sos es­tu­ve tra­ba­jan­do pa­ra com­pren­der la es­truc­tu­ra del equi­po, y en un mo­men­to de­ter­mi­na­do es­ti­mé más opor­tuno ocu­par­me de la tem­po­ra­da 2012. Lo más di­fí­cil no so­lo fue es­to, sino que to­do se te­nía que ha­cer a con­tra­rre­loj, ya que, en el ca­so de la nue­va tem­po­ra­da, el co­che de­bía es­tar lis­to pa­ra el 15 de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.