El SUE­ñO ES­pA­ñOl

AUTOhebdo SPORT - - ENTREVISTA -

El es­ta­ble­ci­mien­to de HRT en las im­pe­ca­bles ins­ta­la­cio­nes de la Ca­ja Má­gi­ca de Ma­drid es sin du­da uno de los he­chos cla­ve del automovilismo na­cio­nal. Lo di­ce quien sien­te la F1 muy aden­tro, ya que des­de ni­ño ha te­ni­do la suer­te de se­guir­la, vien­do có­mo du­ran­te años los que pro­fe­sá­ba­mos es­ta es­pe­cie de re­li­gión éra­mos au­tén­ti­cos bi­chos ra­ros en nues­tro en­torno. Aún re­cuer­do có­mo jun­to con mi pa­dre y mi her­mano, a mo­do de pro­le­gó­meno de lo que íba­mos a ver en el Ja­ra­ma, nos si­tuá­ba­mos al bor­de de la N-634 que cru­za Can­ta­bria pa­ra ver pa­sar por nues­tro pue­blo los ca­mio­nes de la Fór­mu­la 1 en las jor­na­das pre­vias al GP de Es­pa­ña. Los im­pre­sio­nan­tes trái­le­res de las for­ma­cio­nes bri­tá­ni­cas (Williams, McLa­ren, Lo­tus, etc.) des­em­bar­ca­ban en Santander en el ferry y po­nían rum­bo a Ma­drid. Han pa­sa­do más de 30 años y aho­ra la F1 es un de­por­te de ma­sas en nues­tro país y con­ta­mos con un pi­lo­to bi­cam­peón del mun­do, que ade­más ac­tual­men­te li­de­ra el Mun­dial a los man­dos de un Fe­rra­ri. Y te­ne­mos un equi­po es­pa­ñol, el an­he­lo de tan­to tiem­po, el ele­men­to que nos fal­ta­ba pa­ra ter­mi­nar de ver­te­brar el automovilismo en to­dos sus es­ca­lo­nes. Al fren­te de es­ta for­ma­ción se en­cuen­tra na­da me­nos que Luis Pé­rez-Sa­la, uno de los hom­bres im­pres­cin­di­bles pa­ra com­pren­der la his­to­ria de la Fór­mu­la 1 en Es­pa­ña. Luis, que con­si­guió 1 pun­to –cuan­do so­lo ac­ce­dían a ellos los 6 me­jo­res de una ca­rre­ra– en 1989, fue jun­to con Adrián Cam­pos quien de­vol­vió a Es­pa­ña el in­te­rés por la F1 a fi­na­les de los ‘80. To­dos so­mos cons­cien­tes, y ellos mis­mos los pri­me­ros, de que son un equi­po pe­que­ño, una for­ma­ción jo­ven, pe­ro con mu­cha ilu­sión por me­jo­rar y cre­cer. Aho­ra que ya tie­nen ca­sa pro­pia en Ma­drid y nos han abier­to de par en par sus puer­tas pa­ra que los co­noz­ca­mos me­jor, he­mos po­di­do com­pro­bar que, pe­se a lo her­mé­ti­co y dis­tan­te que sue­le ser el am­bien­te de la F1, ellos no son así. Y es que, más que nun­ca, ellos son los nues­tros. ¡Suer­te, HRT!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.