El equi­po má­gi­co

AUTOhebdo SPORT - - POLE POSITION -

UUn sue­ño. Eso es lo que po­dría­mos de­cir de HRT, el pri­mer equi­po de F1 to­tal­men­te es­pa­ñol, que, pa­ra aca­bar de de­fi­nir su de­no­mi­na­ción de ori­gen, se ins­ta­ló en nues­tro país, con­cre­ta­men­te en Ma­drid, ha­ce unos pocos me­ses. El em­pla­za­mien­to, la Ca­ja Má­gi­ca de la ca­pi­tal de Es­pa­ña, no ha po­di­do ser me­jor. Un equi­po má­gi­co en un en­cla­ve má­gi­co. To­do un acier­to. Al fren­te, otro personaje má­gi­co: Luis Pé­re­zSa­la, nues­tro pri­mer gran embajador en el “Gran Circo”, sin ol­vi­dar­nos de otro gran­de co­mo Adrián Cam­pos. Fue­ron ellos los que en unos tiem­pos muy di­fí­ci­les abrie­ron el ca­mino pa­ra que hoy po­da­mos go­zar de las in­nu­me­ra­bles ha­za­ñas de nues­tro gran Fernando Alon­so, sin ol­vi­dar las pi­cas en Flan­des que han pues­to Marc Ge­né o Pe­dro Mar­tí­nez de la Ro­sa en

HRT no tie­ne el presupuesto de McLa­ren ni el bri­llo de Fe­rra­ri, pe­ro sí es ri­co en ilu­sión

es­ta dis­ci­pli­na del automovilismo tan com­pli­ca­da. Pre­ci­sa­men­te, el equi­po de es­te úl­ti­mo nos abrió en ju­lio las puer­tas de HRT, una oca­sión in­me­jo­ra­ble pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano lo que se cue­ce en el equi­po es­pa­ñol. No tie­nen el presupuesto de McLa­ren ni el bri­llo de Fe­rra­ri, pe­ro sí la ilu­sión y el sen­ti­mien­to de que la fe mue­ve mon­ta­ñas. Pues bien, Luis Pé­rez-Sa­la y su gen­te es­tán mo­vién­do­las. Con mu­cho sa­cri­fi­cio y una pasión con­ta­gio­sa, el equi­po es­pa­ñol as­pi­ra a ser en un pla­zo de tiem­po más cor­to del que mu­chos pue­den ima­gi­nar un gran equi­po de Fór­mu­la 1. Es­to es el co­mien­zo de un gran pro­yec­to en el que tan­to Pé­rez-Sa­la co­mo Mar­tí­nez de la Ro­sa han ve­ni­do pa­ra que­dar­se. Ellos quie­ren ser el ger­men de una ha­za­ña que, es­ta­mos se­gu­ros, ten­drá un fi­nal fe­liz. En otro or­den de co­sas, fin de se­ma­na mo­vi­do el que se nos vie­ne en­ci­ma. Por un la­do, el Na­cio­nal de As­fal­to lle­ga a Fe­rrol, y por otro, el WRC ha­ce lo pro­pio en Ale­ma­nia, dos ci­tas que no van a pa­sar des­aper­ci­bi­das en el ca­len­da­rio. Ade­más, y en el ca­so de la prue­ba mun­dia­lis­ta, to­do apun­ta a que va­mos a co­no­cer un sin­fín de no­ti­cias cla­ves en es­te cer­ta­men. Sé­bas­tien Loeb po­dría des­pe­jar su fu­tu­ro y, a par­tir de ahí, se po­dría sa­ber tam­bién lo que pue­de pa­sar con Da­ni Sor­do. El cán­ta­bro es aho­ra mis­mo una pie­za muy co­di­cia­da y, con la de­ci­sión del pi­lo­to fran­cés, po­dre­mos adi­vi­nar su fu­tu­ro. Des­car­ta­da la op­ción de VW –el equi­po ale­mán a día de hoy des­car­ta su fi­cha­je–, el pro­gra­ma de Sor­do so­lo po­dría pa­sar por Ci­troën, Ford o Mi­ni. Por­que no nos ima­gi­na­mos que Sor­do se va­ya a que­dar en el di­que se­co. Ni que de­cir tie­ne que le desea­mos lo me­jor. En Ale­ma­nia, don­de pue­de ano­tar una gran ac­tua­ción, sin du­da, to­das nues­tras an­te­nas es­ta­rán pues­tas en su pro­gra­ma pa­ra 2013. ¡Suer­te, Da­ni!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.