Hé­roes anó­ni­mos

AUTOhebdo SPORT - - PIT STOP - Jo­sep Via­pla­na

Ejem­plos te­ne­mos tan­tos que, pro­ba­ble­men­te, no to­ca enu­me­rar­los en es­ta co­lum­na, ya que los pocos días que nos que­dan de es­te es­plén­di­do y ca­lu­ro­so ve­rano de­be­ría­mos, quien ten­ga la suer­te de po­der dis­fru­tar de unos días de des­can­so, apu­rar­los al má­xi­mo sin te­ner que re­cor­dar do­lo­ro­sas pér­di­das. De to­das for­mas, siem­pre que un ser que­ri­do se va, con él se va par­te de no­so­tros y se agol­pan an­te nues­tra me­mo­ria in­nu­me­ra­bles re­cuer­dos que re­me­mo­ran he­chos y vi­ven­cias de nues­tras vi­das. Phi­lip­pe Bu­gals­ki es un cla­ro ejem­plo de ello. El pi­lo­to fran­cés, que nos ha de­ja­do du­ran­te es­te mes de agos­to a los 49 años, aca­pa­ró par­te de nues­tra aten­ción –y ad­mi­ra­ción– du­ran­te una dé­ca­da, pri­me­ro a los man­dos de un Re­nault que ha­cía vo­lar so­bre el as­fal­to y des­pués con un Xsa­ra Kit Car, con el que, con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos –y no me­nos en­fa­do de la com­pe­ten­cia–, se im­pu­so en los rall­yes de Ca­ta­lun­ya y Cór­ce­ga en 1999, dos triun­fos que mar­ca­ron su tra­yec­to­ria de­por­ti­va con Ci­troën. En aque­llos tiem­pos con­vi­vían los Kit Car con los WRC, los pri­me­ros con trac­ción so­lo en dos rue­das, mo­tor sin tur­bo y pe­san­do 300 ki­los me­nos. “Pe­tit Bug”, co­mo se le co­no­cía ca­ri­ño­sa­men­te por su es­ta­tu­ra, era un pi­lo­to de ca­rác­ter di­fí­cil, in­tro­ver­ti­do, que tu­vo di­fi­cul­ta­des con sus com­pa­ñe­ros de equi­po y que co­no­cían a la per­fec­ción Pu­ras y Sainz, ya que am­bos con­vi­vie­ron con él den­tro de la fir­ma fran­ce­sa. Des­pués de j ugar­se la vi­da ex­pri­mien­do al má­xi­mo sus vehícu­los, rea­li­zan­do du­ran­te gran par­te de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal las la­bo­res de pi­lo­to pro­ba­dor, Phi­lip­pe Bu­gals­ki per­dió la vi­da al caer­se de un árbol en su ca­sa mien­tras lo es­ta­ba po­dan­do. La muer­te más ines­pe­ra­da, pro­ba­ble­men­te, pa­ra aquel que ha vi­vi­do siem­pre aso­cian­do to­dos los ries­gos. El fran­cés pa­sa a for­mar par­te de ese gru­po de per­so­nas que, per­so­nal­men­te, ca­li­fi­co co­mo “hé­roes anó­ni­mos”, aque­llos que han con­tri­bui­do a es­cri­bir una his­to­ria, pe­ro que no han si­do los pro­ta­go­nis­tas de la mis­ma. Ade­más de sus tres tí­tu­los en el Cam­peo­na­to Fran­cés ab­so­lu­to y uno en el de 2 Li­tros, Bu­gals­ki con­si­guió las ci­ta­das vic­to­rias en el Mun­dial. Ro­zó en al­gu­na oca­sión más el triun­fo, pe­ro fue su com­pa­ñe­ro de equi­po, el cán­ta­bro Chus Pu­ras, el que fi­nal­men­te lo­gra­ría la pri­me­ra vic­to­ria del Xsa­ra ver­sión WRC, el em­brión del co­che con el que Loeb ha ga­na­do to­dos los tí­tu­los des­de 2004. Cua­ren­ta par­ti­ci­pa­cio­nes en prue­bas del Mun­dial con cua­tro po­dios pa­ra es­te es­pe­cia­lis­ta en rall­yes de as­fal­to que en Es­pa­ña dis­pu­tó en 2003 su úl­ti­ma ca­rre­ra en el Mun­dial. Siem­pre habrá un hue­co pa­ra él.

BU­GALS­KI, QUE PER­DIó LA VI­DA EN UN AC­CI­DEN­TE DO­MéS­TI­CO, FUE UNO DE LOS Lí­DE­RES DEL AUTOMOVILISMO FRAN­CéS HAS­TA LA IRRUP­CIóN DE LOEB

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.