SE ACA­BA­RON las Va­ca Ca­cio­nes

Ha lle­ga­do la ho­ra de la ver­dad. El tí­tu­lo se ju­ga­rá con in­ten­si­dad es­te mes de sep­tiem­bre, con tres ca­rre­ras en cua­tro se­ma­nas y con Fernando Alon­so dis­pues­to a de­fen­der con uñas y dien­tes la ven­ta­ja de 40 pun­tos con la que lle­gó al es­pe­ra­do pa­rón es­ti­va

AUTOhebdo SPORT - - PRUEBA - Jo­sep VIA­PLA­NA. Fotos: SUT­TON

El Mun­dial de Fór­mu­la 1 vuel­ve es­te fin de se­ma­na con má­xi­ma in­ten­si­dad des­pués de un mes de des­can­so en el que los pro­ta­go­nis­tas han re­cu­pe­ra­do fuer­zas de ca­ra a un fi­nal de tem­po­ra­da que se pre­sen­ta apa­sio­nan­te.

Las fá­bri­cas, ce­rra­das a cal y can­to du­ran­te dos se­ma­nas, lle­van días en ple­na ebu­lli­ción. Los equi­pos pre­pa­ran y ul­ti­man los desa­rro­llos que los coches es­tre­na­rán en Spa, pe­ro tam­bién la si­guien­te se­ma­na en Mon­za, un cir­cui­to que re­quie­re un pa­que­te ae­ro­di­ná- mi­co úni­co. Hay que po­ner to­da la car­ne en el asa­dor, por­que las pró­xi­mas ca­rre­ras se­rán de­fi­ni­ti­vas y se ha­rá la se­lec­ción fi­nal de pi­lo­tos y coches que op­ten a ga­nar es­te apa­sio­nan­te cam­peo­na­to, el más igua­la­do de los úl­ti­mos tiem­pos.

Fernando Alon­so, que ha dis­fru­ta­do de sus va­ca­cio­nes en Es­pa­ña, des­de su As­tu­rias na­tal a Ibi­za, pa­san­do por Ma­llor­ca, re­gre­só ya la pa­sa­da se­ma­na a Ma­ra­ne­llo pa­ra tra­ba­jar en el si­mu­la­dor de la Scu­de­ria, pe­ro tam­bién pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano las evo­lu­cio­nes que Fe­rra­ri ha pre­vis­to in­tro­du­cir en el F2012. Las pró­xi­mas dos ca­rre­ras se­rán muy im­por­tan­tes y mar­ca­rán el fi­nal de la tem­po­ra­da en el con­ti­nen­te eu­ro­peo an­tes de em­pren­der un lar­go via­je por Asia y Amé­ri­ca.

To­dos con­tra Alon­so.

Mark Web­ber es el se­gun­do en la cla­si­fi­ca­ción, pe­ro to­das las apues­tas cen­tran la ba­ta­lla por el tí­tu­lo en­tre Alon­so, Se­bas­tian Vet­tel y Le­wis Ha­mil­ton, que re­cu­pe­ró la con­fian­za con una vic­to­ria de pres­ti­gio en Hun­gría, gra­cias a un im­por­tan­te sal­to de ca­li­dad de McLa­ren. Ha­mil­ton y Vet­tel son los prin­ci­pa­les ri­va­les de Fernando, quien ha sa­ca­do par­ti­do en la pri­me­ra par­te de la tem­po­ra­da a su cons­tan­cia, fia­bi­li­dad y re­gu­la­ri­dad. El as­tu­riano es el úni­co pi­lo­to que ha aca­ba­do to­das las ca­rre­ras en los pun­tos y ya lle­va 23 Gran­des Pre­mios se­gui­dos su­man­do, des­de el GP de Eu­ro­pa de 2011, y es­tá a una ca­rre­ra de igua-

lar la mar­ca que es­ta­ble­ció Mi­chael Schu­ma­cher en 2003.

Los 40 pun­tos de col­chón de los que dis­po­ne el as­tu­riano no son de­fi­ni­ti­vos, y él es el pri­me­ro que es cons­cien­te de ello. “No es im­po­si­ble re­cu­pe­rar la di­fe­ren­cia que hay en­tre los cin­co o seis pri­me­ros. Úni­ca­men­te ne­ce­si­tas una bue­na ca­rre­ra o dos y ya es­tás ahí arri­ba. A ve­ces sa­be­mos que po­de­mos es­tar en el po­dio, otras ve­ces qui­zá so­lo po­de­mos ser sép­ti­mos, pe­ro no po­de­mos per­mi­tir­nos el lu­jo de co­me­ter erro­res”, ex­pli­ca­ba el pi­lo­to de Fe­rra­ri.

Spa, un cir­cui­to a la vie­ja usan­za, es el más lar­go del ca­len­da­rio. Alon­so tie­ne en él una cuen­ta pen­dien­te, ya que su úni­ca vic­to­ria aquí fue com­pi­tien­do en la F3000. Su me­jor pues­to fue un se­gun­do en 2005 con Re­nault, su­bien­do tam­bién al po­dio con McLa­ren en 2007, y ca­be re­cor­dar que en es­te es­pec­ta­cu­lar tra­za­do de las Ar­de­nas nun­ca ha con­se­gui­do la po­le position.

Fernando afron­ta la se­gun­da par­te de la tem­po­ra­da con una ven­ta­ja que no es de­fi­ni­ti­va. Vet­tel, por su­pues­to, tam­bién tie­ne al­go que de­cir.

Ha­mil­ton lle­ga con mu­cha mo­ral tras ven­cer

en Hun­gría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.