“Mi cor­to pal­ma­rés es mi úni­co patrimonio”

AUTOhebdo SPORT - - EN TU REGIÓN - Vi­vi GAR­CÍA

“Si quie­res as­pi­rar a al­go, tie­nes que com­pli­car­te la vi­da” “Pa­ra un no­va­to, el Prín­ci­pe de As­tu­rias es la ca­te­dral”

Por una vez, el lec­tor me va a per­mi­tir dos li­ber­ta­des. La pri­me­ra, que to­me par­ti­do por un pi­lo­to, y la se­gun­da, que ha­ble en pri­me­ra per­so­na. Creo que mi lar­ga ex­pe­rien­cia en com­pe­ti­ción, den­tro y fue­ra de ella, me per­mi­te te­ner cri­te­rio su­fi­cien­te co­mo pa­ra sa­ber cuán­do apa­re­ce un ta­len­to.

Y ello lle­va tam­bién a una re­fle­xión: ¿ cuán­tos pi­lo­tos con un po­ten­cial enor­me he­mos vis­to no lle­gar a lo más al­to por fal­ta de apo­yos? Sal­vo Sainz, Sor­do, Alon­so, De la Ro­sa y po­co más, ¿cuán­tos te­nían fa­cul­ta­des des­de el pri­mer día pa­ra ser cam­peo­nes y se han que­da­do en el ca­mino, al­gu­nos de ellos na­da más em­pe­zar?

He te­ni­do el ho­nor de co­rrer jun­to a pi­lo­tos que han te­ni­do esa fa­cul­tad, pe­ro que an­tes o des­pués han aban­do­na­do su ca­rre­ra: Ca­pi Sáiz, Javier Az­co­na o Cli­ment, por ci­tar al­gu­nos, son un ejem­plo de ello. Na­da más po­ner­se al vo­lan­te de un co­che de ca­rre­ras “can­ta­ban” una ca­li­dad muy por en­ci­ma del res­to.

Pues bien, es­ta es la ra­zón prin­ci­pal de es­ta en­tre­vis­ta a Ál­va­ro Fi­lip, hoy por hoy so­lo un cha­va­lo­te cha­pis­ta que ha co­rri­do es­ca­sa­men­te cua­tro ca­rre­ras, pe­ro “la ha lia­do en to­das”; un dia­man­te al que en­tre to­dos te­ne­mos que ayu­dar a pu­lir y dar­le for­ma.

Ál­va­ro tie­ne esa mez­cla de arro­jo y hu­mil­dad de los cam­peo­nes que to­dos co­no­ce­mos y que aún hoy de­cla­ran que si­guen apren­dien­do en ca­da ca­rre­ra, pe­ro sin sen­tir­se in­fe­rior a nin­guno de sus ri­va­les por im­por­tan­tes que sean. ¿Cuán­do em­pe­zas­te? Ha­ce na­da y ha­ce mu­cho tiem­po a la vez. Mi pa­dre tie­ne ta­ller y he cre­ci­do en­tre coches. Con 4 años ya iba con mi tío, Al­ber­to Her­nán, a sus rall­yes. En lu­gar de con un ba­lón, yo ju­ga­ba con la he­rra­mien­ta. Una vez me que­dé en­ce­rra­do en un co­che de ca­rre­ras y es­tu­vie­ron to­da una tar­de bus­cán­do­me por to­das par­tes, y yo fe­liz allí den­tro. Tam­bién, de crío, hi­ce al­go de kar­ting, pe­ro siem­pre muy ama­teur. A com­pe­tir he em­pe­za­do ape­nas el año pa­sa­do, pues me sir­vo so­la­men­te de mis in­gre­sos, ya que has­ta que no me he con­so­li­da­do la­bo­ral­men­te no me he po­di­do per­mi­tir ese lu­jo. Pa­ra ello, me sir­vo de la ayu­da de mi tío, mi prin­ci­pal va­le­dor y mi me­jor maes­tro, pues me apor­ta su apo­yo y los gran­des co­no­ci­mien­tos de su di­la­ta­da ex­pe­rien­cia en los Na­cio­na­les de As­fal­to y Tie­rra. Co­mo tu pal­ma­rés es muy cor­to, de­duz­co que ha­blar de él pue­de pa­re­cer po­co hu­mil­de… Una de las pri­me­ras co­sas que me ha en­se­ña­do Al­ber­to es que la va­len­tía den­tro del co­che de­be ir uni­da a la hu­mil­dad fue­ra de él. No pre­ten­do ha­cer­me el hu­mil­de, pe­ro, hoy por hoy, ten­go que apren­der de to­dos los que me ro­dean, sean ami­gos o ri­va­les, ya que mi cor­to pal­ma­rés es en la ac­tua­li­dad mi úni­co patrimonio. De­bu­té el año pa­sa­do en la Tie­rra de Na­val­car­ne­ro con el AX al­qui­la­do a Deys­com. Na­die del equi­po me qui­so dar re­fe­ren­cias de có­mo iba en ca­da pa­sa­da pa­ra que me cen­tra­se en mi con­duc­ción y en mis lí­mi­tes, pe­ro al aca­bar me en­con­tré con que ha­bía ga­na­do la cla­se, una de las más re­ñi­das, y es­ta­ba en un pues­to in­creí­ble en la ge­ne­ral. Un par de me­ses des­pués me metí en ha­ri­na y co­rrí la cita fi­nal del Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de As­fal­to en el Rall­ye RACECo­mu­ni­dad de Ma­drid con el mis­mo AX, y ahí me co­lo­qué cuar­to ab­so­lu­to del Re­gio­nal, por de­trás del Pors­che de Re­don­do, el Clio RS de Pita y el C2 de Del Rincón, y por de­lan­te de equi­pos y coches que ja­más pen­sé que po­dría ba­tir, y eso que el AX se me iba pa­ran­do por los tra­mos por pro­ble­mas en la bom­ba de ga­so­li­na, pe­ro, cuan­do to­do fun­cio­na­ba, es­ta­ba en el mis mis­mo se­gun­do que pi­lo­tos de r re­fe­ren­cia co­mo Mo­na­rri. Es­te año, en Chinchón, tam­bién con el AX de Deys­com, es­ta­ba ha­cien­do tiem­pos de los C2 R2 de ca­be­za, y si no es por al­gún pro­ble­ma de cam­bio que me hun­dió en la ta­bla, por tiem­pos hu­bie­ra po­di­do es­tar cer­ca de la lu­cha ab­so­lu­ta por el pó­dium, y fí­ja­te la de apa­ra­tos que ha­bía. ¿Qué vas a co­rrer has­ta fin de tem­po­ra­da? Mi presupuesto es mí­ni­mo, por eso co­rro con un co­che tan hu­mil­de, y no pue­do per­mi­tir­me ha­cer un cam­peo­na­to com­ple­to, ni si­quie­ra el Re­gio­nal, y eso que a Deys­com les de­bo mu­cho apo­yo, ya que he­mos cre­ci­do jun­tos; cuan­do les co­no­cí, el AX era so­lo una ca­rro­ce­ría pe­la­da. No obs­tan­te, quie­ro po­ner­me a prue­ba y apren­der lo más de­pri­sa que pue­da y se­pa, así que me voy a liar la man­ta a la ca­be­za y, si to­do sa­le bien, voy a co­rrer el Prín­ci­pe de As­tu­rias. Pa­ra un no­va­to co­mo yo, un rall­ye así es la ca­te­dral. Sus tra­mos es­tán en­tre los más di­fí­ci­les, bo­ni­tos y se­lec­ti­vos; van los me­jo­res afi­cio­na­dos de to­da Es­pa­ña, y quie­ro ver­me en un es­ce­na­rio tan es­pe­cial, pues si quie­res lle­gar a al­go has de ser ambicioso. Si sa­le bien, es­pe­ro de­mos­trar a quien pue­da ayu­dar­me lo que pue­do ha­cer, pe­ro aun­que sal­ga mal ser­vi­rá pa­ra dar un gran pa­so en mi for­ma­ción. Lo me­jor es que voy a co­rrer sin pre­sión al­gu­na, pues no soy na­die, no sé na­da y no ten­go na­da que per­der, pe­ro, si con­si­go se­guir ade­lan­te en las ca­rre­ras, es­pe­ro que es­ta ex­pe­rien­cia me sir­va pa­ra tem­po­ra­das pos­te­rio­res. Des­pués co­rre­ré el RACECAM. Las ra­zo­nes son muy si­mi­la­res. Ya sé que su­po­ne ser “co­la de león” en lu­gar de “ca­be­za de ra­tón”, pe­ro creo que, si quie­res as­pi­rar a al­go, es me­jor com­pli­car­te la vi­da des­de el prin­ci­pio y apren­der aho­ra, que no ten­go la res­pon­sa­bi­li­dad de es­tar arri­ba, pa­ra cuan­do lle­gue el mo­men­to de de­fen­der al­go de ver­dad, con una me­cá­ni­ca po­ten­te. ¿Con qué me­dios cuen­tas pa­ra tu fu­tu­ro de­por­ti­vo? ¡ Buff! Lo ten­go to­do me­nos di­ne­ro: to­da la ayu­da de­por­ti­va de Al­ber­to Her­nán, ade­más de un equi­po pe­que­ño, pe­ro bas­tan­te pro­fe­sio­nal, que con­fía en mí co­mo es Deys­com. Ten­go fe cie­ga en mi co­pi­lo­to, Car­me­lo Aba­jo, que es mi me­jor ayu­da den­tro y fue­ra de los tra­mos y sus co­no­ci­mien­tos son enor­mes, pues sus 42 años son “ga­lo­nes” fren­te a mi inex­pe­rien­cia. Yo pon­go mis ma­nos, una vo­lun­tad muy fuer­te y to­da la aten­ción po­si­ble en apren­der. So­lo fal­ta al­guien que quie­ra apos­tar por mí y me apo­ye eco­nó­mi­ca­men­te. Pue­de es­tar se­gu­ro que me de­ja­ré la piel en no de­frau­dar­le y en ren­ta­bi­li­zar con re­sul­ta­dos su in­ver­sión.

A ve­ces la pasión por es­te ben­di­to de­por­te me pue­de, por eso os pi­do dis­cul­pas, ami­gos lec­to­res, si es­ta en­tre­vis­ta se apar­ta de lo que sue­le ser ha­bi­tual, pe­ro es que no quie­ro que se nos es­ca­pe otra vez un po­si­ble cam­peón.

Con el apo­yo de Al­ber­to Her­nán y su enor­me ca­li­dad co­mo pi­lo­to, Ál­va­ro Fi­lip pue­de ser to­da una re­ve­la­ción.

Ya en su de­but so­bre Tie­rra, la pa­sa­da tem­po­ra­da, sor­pren­dió a to­dos.

Tras los “gor­dos”, fue sin du­da Fi­lip quien más hi­zo vi­brar a la afi­ción en el úl­ti­mo rall­ye del Na­cio­nal del año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.