Abró­chen­se los cin­tu­ro­nes

AUTOhebdo SPORT - - PIT STOP - Jo­sep Via­pla­na

El pa­rén­te­sis ve­ra­nie­go, bueno pa­ra re­car­gar las pi­las y ma­lo por­que los afi­cio­na­dos se ol­vi­dan del cam­peo­na­to, ha ter­mi­na­do. Lle­ga la ho­ra de la ver­dad. La Fór­mu­la 1 vuel­ve con emo­ción y en su má­xi­ma ex­pre­sión. Fernando Alon­so go­za de una bue­na ven­ta­ja al fren­te del Mun­dial, pe­ro les ad­vier­to pa­ra que no se lle­ven a en­ga­ño que 40 pun­tos cuan­do que­dan 9 Gran­des Pre­mios por de­lan­te, es de­cir, 225 pun­tos en jue­go, no son na­da. Es­tá cla­ro que es me­jor te­ner­los a fa­vor que en con­tra, in­du­da­ble­men­te, pe­ro cuan­do me re­fie­ro a que no son na­da es por­que el as­tu­riano no lu­cha con­tra un so­lo enemi­go y las ca­rre­ras no se li­mi­tan a una lu­cha en­tre él y Vet­tel, o in­clu­so en­tre él, Se­bas­tian y Ha­mil­ton. En 11 ca­rre­ras dispu­tadas hu­bo 7 ven­ce­do­res di­fe­ren­tes, y creo, sin­ce­ra­men­te, que la tó­ni­ca de la igual­dad va a se­guir pre­si­dien­do la ba­ta­lla. En Spa, es­te fin de se­ma­na, pue­de ga­nar un Red Bull, un McLa­ren, un Lo­tus o un Fe­rra­ri, sin ol­vi­dar que Mer­ce­des y Williams tam­bién sa­ben qué es ga­nar es­ta tem­po­ra­da. La ba­se es­tá en la cons­tan­cia, fia­bi­li­dad y re­gu­la­ri­dad. Pre­ci­sa­men­te, las ar­mas que más y me­jor ha ex­pues­to Fernando Alon­so has­ta aho­ra. Es el úni­co que ha aca­ba­do to­dos los Gran­des Pre­mios en los pun­tos, sien­do con tres el que más ca­rre­ras ha ga­na­do, pe­ro, de la mis­ma for­ma que ha sa­bi­do es­tar en el po­dio, tam­bién ha sa­bi­do que­dar­se atrás cuan­do la si­tua­ción lo re­que­ría, evi­tan­do ries­gos que a fi­nal de año pu­die­ra la­men­tar. El as­tu­riano ha ex­pri­mi­do al má­xi­mo las po­si­bi­li­da­des del equi­po y el po­ten­cial de su F2012, un co­che que tie­ne que me­jo­rar os­ten­si­ble­men­te pa­ra po­der lle­gar al fi­nal con op­cio­nes. Ejem­plos te­ne­mos… y mu­chos. El más re­cien­te ha­ce dos tem­po­ra­das, cuan­do vi­vi­mos la “tra­ge­dia” de Abu Dha­bi, un tí­tu­lo que pa­re­cía en la mano y se es­cu­rrió por una ca­de­na de erro­res ab­sur­dos. Oja­lá me equi­vo­que y el cam­peo­na­to que­de vis­to pa­ra sen­ten­cia an­tes a fa­vor del es­pa­ñol, pe­ro mi sen­sa­ción es que vol­ve­re­mos a te­ner un fi­nal no ap­to pa­ra car­día­cos, y en esas con­di­cio­nes Fe­rra­ri ha­ría bien en evo­lu­cio­nar el co­che al má­xi­mo, mi­mar las es­tra­te­gias y apren­der de los erro­res del pa­sa­do. No hay que ba­jar la guar­dia en nin­gún mo­men­to. El col­chón de 40 pun­tos de­be ser­vir de es­tí­mu­lo y mo­ti­va­ción pa­ra tra­ba­jar más y me­jor. Los pe­que­ños de­ta­lles son, a la pos­tre, los que pue­den dar o qui­tar el éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.