El ori­gen de las es­pe­cies

AUTOhebdo SPORT - - PRUEBA -

El ori­gen del Golf GTI Ca­brio hay que bus­car­lo en los A1, MK1 o Ti­po 155 que se fa­bri­ca­ron en­tre 1980 y 1993; los pri­me­ros Golf, va­mos, aque­llos de ca­rro­ce­ría con­ver­ti­ble. Nun­ca hu­bo ofi­cial­men­te un GTI Ca­brio (aun­que mu­chos pon­gan a esos pri­me­ros ca­brios la pe­ga­ti­na de los GTI), pe­ro sí hu­bo un mo­de­lo que se lo hu­bie­ra me­re­ci­do, pues ofi­cio­sa­men­te lo era. Se tra­ta­ba del Golf Ca­brio 1.8 de 112 ca­ba­llos de Karmann (to­dos los Golf des­ca­po­ta­bles eran ser­vi­dos por Karmann), cu­yo mo­tor era pre­ci­sa­men­te el del GTI de la ver­sión ce­rra­da. Da­ba la mis­ma po­ten­cia, te­nía si­mi­lar equi­po de rue­das, los mis­mos asien­tos con dis­tin­ta ta­pi­ce­ría e in­clu­so me­jor equi­pa­mien­to que los ce­rra­dos. Hoy en día si­guen sien­do coches muy res­pe­ta­dos, con un buen ni­vel de pres­ta­cio­nes, ase­qui­bles en es­ta­do acep­ta­ble y desea­dos.

La otra fa­ce­ta de es­te GTI es pre­ci­sa­men­te que pue­de desen­vol­ver­se prác­ti­ca­men­te de for­ma idén­ti­ca al GTI ce­rra­do. Pe­sa al­go más –1.555 ki­los, fren­te a 1.414–, por los re­fuer­zos del mar­co del pa­ra­bri­sas, de las puer­tas y de­más, pe­ro la di­fe­ren­cia en pres­ta­cio­nes es es­ca­sa y la sen­sa­ción de ace­le­ra­ción y agi­li­dad re­sul­ta prác­ti­ca­men­te la mis­ma. Con sus­pen­sio­nes si­mi­la­res, di­rec­ción cal­ca­da, cam­bio exac­to, fre­nos, equi­po de rue­das y llan­tas –es­tas úl­ti­mas, las Den­ver de se­rie ca­rac­te­rís­ti­cas del GTI–, las cua­li­da­des di­ná­mi­cas no de­jan na­da al azar.

El GTI Ca­brio es ca­paz de di­ge­rir ese es­tu­pen­do mo­tor de 2 li­tros con tur­bo y 211 ca­ba­llos con ab­so­lu­ta tran­qui­li­dad, has­ta el pun­to de re­sul­tar un co­che no so­lo rá­pi­do, sino ágil, va­lien­te y de­por­ti­vo tan­to o más que el otro. Es un vehícu­lo rá­pi­do, o me­jor di­cho, muy rá­pi­do, y sa­be ha­cer las co­sas que se le or­de­nan des­de el vo­lan­te, el ace­le­ra­dor y los fre­nos. Y con la fa­ci­li­dad in­na­ta de con­duc­ción del Golf, que per­mi­te que te adap­tes a él de for­ma ca­si na­tu­ral, lo que po­si­bi­li­ta ha­cer dia­blu­ras con lo que a prio­ri era un co­che pa­ra ver las es­tre­llas y to­do eso. La

es­ta­bi­li­dad, el aplo­mo en ca­rre­te­ra, la di­rec­cio­na­li­dad y un al­to pa­so por cur­va de­jan a es­te ca­brio co­mo un ca­brio de­por­ti­vo, ni más ni me­nos. Co­mo en di­ná­mi­ca de con­duc­ción es prác­ti­ca­men­te un cal­co del ce­rra­do, por su­pues­to con­ser­va el di­fe­ren­cial elec­tró­ni­co XDS en el eje de­lan­te­ro pa­ra lo que ha­ga fal­ta. Va­mos, que po­co o na­da tie­ne que en­vi­diar.

El Golf Ca­brio de los ‘80-’90

mon­tó la evo­lu­ción del pri­mer mo­tor del GTI, con 1,8 li­tros de ci­lin­dra­da y 112 CV. Fue, ofi­cio­sa­men­te, el pri­mer GTI Ca­brio si se

quie­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.