Las cLa­ves

AUTOhebdo SPORT - - NUEVO FORD FIESTA -

¿Blan­dos o du­ros?

En al­gún mo­men­to, y con una me­teo­ro­lo­gía cam­bian­te, la elec­ción de los neu­má­ti­cos fue de­ter­mi­nan­te en los cro­nos. Ca­da pi­lo­to ju­gó su ba­za, in­clu­so in­ter­cam­bian­do com­pues­tos en los tre­nes ro­dan­tes. Pe­ro los acier­tos ya se vie­ron. Loeb no fa­lló na­da.

la suer­te del cam­peón

En el pri­mer tra­mo de la se­gun­da eta­pa, Loeb de­jó a to­dos sus ri­va­les a ver­las ve­nir. Sa­lien­do el pri­me­ro, “Seb” se en­con­tró los 26 km del re­co­rri­do de la sép­ti­ma es­pe­cial ca­si se­cos. Los de­más, con mu­cha agua, las pa­sa­ron ca­nu­tas y pal­ma­ron tiem­po por do­quier.

el pre­cio de cor­tar

En va­rios equi­pos los pin­cha­zos es­tu­vie­ron a la or­den del día. Los que te­nían cla­ras las tra­za­das no fa­lla­ron. Otros, co­mo Sor­do, se en­con­tra­ron con un neu­má­ti­co que se fue des­in­flan­do po­co a po­co sin sa­ber por qué, mien­tras que pi­lo­tos co­mo Be­ni­to Gue­rra o “Cohe­te” Suá­rez arries­ga­ron… y per­die­ron.

El dis­cre­to re­sul­ta­do de Sor­do fue el cú­mu­lo de una se­rie de in­ci­den­tes. El peor, su sa­li­da en el Pan­zer­plat­te.

Al prin­ci­pio no pa­re­cía que Hir­vo­nen fue­ra a con­se­guir una bue­na cla­si­fi­ca­ción, pe­ro fi­nal­men­te hi­zo po­dio.

Ott Ta­nak lle­gó a fir­mar na­da me­nos que dos scratchs en es­ta cita.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.