Da­ni Sor­do

“aBa­jo, arri­Ba... y p’aBa­jo”

AUTOhebdo SPORT - - NUEVO FORD FIESTA -

Po­co más o me­nos así es co­mo de­fi­ni­ría mi ac­tua­ción en es­ta edi­ción del Rall­ye de Ale­ma­nia, en el que em­pe­za­mos con un pe­que­ño con­tra­tiem­po lo­gís­ti­co cuan­do se nos co­mu­ni­ca­ba que, al no ser equi­po ofi­cial, no po­día­mos dis­po­ner de los ou­vreurs. Es­to era un po­co i nquie­tan­te, por­que en­tre pa­sa­da y pa­sa­da por los mis­mos tra­mos, si llo­vía y sa­lía ba­rro, co­mo en más de un si­tio su­ce­dió, las cur­vas po­dían cam­biar bas­tan­te, lo cual su­po­nía un ries­go aña­di­do que, sí o sí, te­nía­mos que asu­mir. No obs­tan­te, no era una ex­cu­sa pa­ra que los cro­nos no nos sa­lie­ran co­mo que­ría­mos. La cues­tión es­ta­ba en que pa­ra un rall­ye de es­te ti­po, y a pe­sar de las evo­lu­cio­nes, nos se­guía fal­tan­do po­ten­cia y unos desa­rro­llos de cam­bio más acor­des con el rall­ye. La sen­sa­ción que te­nía era la de es­tar arran­can­do y pa­ran­do con­ti­nua­men­te. Pro­ba­ble­men­te he­mos ga­na­do al­go en las pres­ta­cio­nes, pe­ro nues­tros ri­va­les qui­zá más. El pri­mer día por la tar­de me­jo­ra­mos al­go, y te­ner a Hir­vo­nen en el pun­to de mi­ra fue un es­tí­mu­lo. Tan­to es así, que con­se­gui­mos pa­sar­lo en el úl­ti­mo tra­mo de la jor­na­da, aun­que el sex­to pues­to no nos re­sul­ta­ba muy gra­ti­fi­can­te. De to­das for­mas, nos fi­já­ba­mos ya en dar al­can­ce a un Neu­vi­lle que no es­ta­ba le­jos, e in­clu­so a Lat­va­la, ya que de es­te a no­so­tros ha­bía en torno a unos 16 se­gun­dos, y ya se sa­be que pue­de pa­sar cual­quier co­sa. Por ello, el se­gun­do día de­ci­di­mos sa­lir a por to­das. En el pri­mer tra­mo llo­vió y nos ca­yó una bue­na en el crono; aun así, a Neu­vi­lle le se­guía­mos te­nien­do a ti­ro en el cuar­to pues­to, y ese fue nues­tro ob­je­ti­vo in­me­dia­to, que se nos pu­so fá­cil cuan­do tan­to Thierry co­mo Lat­va­la me­tían la pa­ta por sen­dos des­pis­tes. Nos pa­re­cía un sue­ño, ya que, vis­to lo que me­cá­ni­ca­men­te nos fal­ta­ba, nos re­sul­ta­ba di­fí­cil creer que es­tá­ba­mos ter­ce­ros en la cla­si­fi­ca­ción. Lo ma­lo es que des­pués nos to­có a no­so­tros su­frir, cuan­do pin­cha­mos y per­di­mos más de 2 mi­nu­tos y me­dio. Ahí se nos vino to­da la “pro­gra­ma- ción” aba­jo, pe­ro, bueno, to­da­vía es­tá­ba­mos en el sex­to pues­to, an­tes de un fa­tal re­ma­te cuan­do en una de­re­cha sa­li­mos muy de cos­ta­di­llo, im­pac­tan­do con una pie­dra, aun­que lo peor fue que, de re­bo­te, to­pa­mos con otra de fren­te y se da­ñó un ra­dia­dor. Es­tas pie­dras al bor­de de las tra­za­das o en las sa­li­das han da­do ya mu­chos pro­ble­mas a más de un pi­lo­to. Los ár­bo­les no se pue­den ta­lar, pe­ro las pie­dras se pue­den mo­ver. En cual­quier ca­so, el ba­lan­ce, a pe­sar del re­sul­ta­do, no ha si­do del to­do ma­lo. Ya ve­re­mos en Fran­cia.

NOS PA­RE­CíA UN SUE­ñO, YA QUE, VIS­TO LO QUE ME­Cá­NI­CA­MEN­TE FAL­TA­BA, NOS RE­SUL­TA­BA DI­Fí­CIL CREER QUE ES­Tá­BA­MOS TER­CE­ROS EN LA CLA­SI­FI­CA­CIóN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.